José Carlos Rodríguez

Viva la democracia de Hong Kong

El Consejo Legislativo de Hong Kong tiene 70 miembros, de los cuales la mitad, 35, son elegidos por sufragio universal. Del resto, cinco son extraídos por una circunscripción orgánica y el resto los votan poco más de 200.000 electores. Hay 7 millones más de hongkoneses, pero para ser elector tienes que ser empresario o un profesional cualificado. Esos electores eligen también un colegio electoral de 1.200 miembros, que son quienes a su vez eligen el gobierno.

Opinión

Viva la democracia de Hong Kong
José Carlos Rodríguez

José Carlos Rodríguez

Elegí vivir de contar lo que acaece. De todas las ideas sobre cómo debemos convivir, la libertad no me parece la peor.

El Consejo Legislativo de Hong Kong tiene 70 miembros, de los cuales la mitad, 35, son elegidos por sufragio universal. Del resto, cinco son extraídos por una circunscripción orgánica y el resto los votan poco más de 200.000 electores. Hay 7 millones más de hongkoneses, pero para ser elector tienes que ser empresario o un profesional cualificado. Esos electores eligen también un colegio electoral de 1.200 miembros, que son quienes a su vez eligen el gobierno.

En la mitad del órgano legislativo que surge del sufragio universal han entrado, en las últimas elecciones, varios representantes de la llamada “revolución de los paraguas”. Ese movimiento exige una mayor democratización del sistema político, y tiene un cariz netamente contrario a Pekín. China ha filtrado su pócima dictatorial por las costuras de la democracia hongkongesa, por ejemplo, secuestrando a varios libreros y realizando detenciones sin garantías de los líderes de la oposición al sistema.
No hay nada más congruente que oponerse a la interferencia de la dictadura china y defender la democratización de Honk Kong. Pero por un lado, hacer que su sistema político responda por completo al sufragio universal no asegura que China, cuyo aprecio por la democracia se puede describir en términos muy escuetos, vaya a respetarlo más.
Por otro, Hong Kong ha prosperado durante 174 años sin ser una democracia plena y, quitando la época de ocupación japonesa, sin grandes sobresaltos. Cambiarlo no asegura un mayor éxito. El buen camino es el del Estado de Derecho, y éste y la democracia son como el hombre y el perro: El perro protege al hombre, pero también puede matarlo.

Contexto

    Más de este autor

    Monarquía, pandemia y profilaxis

    «Desde que Nietzsche proclamó la noticia de que Dios ha muerto, las monarquías cristianas son sistemas políticos republicanos. Eso es lo que podrá salvar la monarquía en España, que Felipe VI y sus sucesores actúen como republicanos ejemplares»

    Opinión

    Marea baja

    «Pablo Iglesias ya está ahí, sentado en la mesa en la que se juega el poder, a punto de romper la baraja»

    Opinión

    Más en El Subjetivo

    Guillermo Garabito

    España de vacaciones

    «Es agosto y que Pedro Sánchez se haya ido de vacaciones, acogiéndose a esta sacrosanta tradición nuestra de que pase lo que pase habrá verano, es una cosa que me resulta estupenda contra lo que, sorprendentemente, le ha parecido a todos los demás; incluso con oleada de rebrotes y todo»

    Opinión

    Víctor de la Serna

    De aquella bronca a una buena colaboración

    «En cierto modo Kamala Harris es una versión femenina de Barack Obama: familia burguesa de alto nivel cultural, su negritud es relativa ya que es hija de profesores universitarios extranjeros, india y negro, sin antecedentes dentro de la población descendiente de los esclavos»

    Opinión