Jordi Bernal

Y bailaré sobre tu tumba

Continúa el postureo del nuevo gobierno. Parece ser que entre sus medidas más urgentes y necesarias, aquellas que no pueden esperar por el bien común y el progreso de la ciudadanía, se encuentra la exhumación de los restos putrefactos del dictador Francisco Franco de la basílica de Cuelgamuros, en el hórrido Valle de los Caídos. Sólo he estado una vez en la inmensa explanada delante de la basílica. Llegaba yo por el Escorial de ingenuo y templado mediterráneo con mi abrigo de paño existencialista, y recuerdo las puñaladas de un frío cortante que aseguraron días de amigdalitis febril.

Opinión

Y bailaré sobre tu tumba
Foto: Francisco Seco
Jordi Bernal

Jordi Bernal

Periodista a su pesar y merodeador de librerías y cines. Autor del libro de crónicas Viajando con ciutadans (Ed. Triacastela, 2015)

Continúa el postureo del nuevo gobierno. Parece ser que entre sus medidas más urgentes y necesarias, aquellas que no pueden esperar por el bien común y el progreso de la ciudadanía, se encuentra la exhumación de los restos putrefactos del dictador Francisco Franco de la basílica de Cuelgamuros, en el hórrido Valle de los Caídos. Sólo he estado una vez en la inmensa explanada delante de la basílica. Llegaba yo por el Escorial de ingenuo y templado mediterráneo con mi abrigo de paño existencialista, y recuerdo las puñaladas de un frío cortante que aseguraron días de amigdalitis febril.

Estaba aquella cruz erecta de 150 metros de altura cuya sola presencia en medio del recién barrido y pictórico cielo mesetario ya lo decía todo. Aquellas piedras son un despropósito inmenso, una prueba monumental, gráfica y precisa de lo que significó la dictadura franquista. Sepultados están los cuerpos de casi 34.000 españoles -33.847, según datos oficiales-, muchos de ellos condenados a construir en régimen de esclavitud una aberración arquitectónica que no tenía otra finalidad que honrar la victoria de los desleales sublevados. Luego la cosa fue virando hacia la reconciliación y una memoria menos histórica que sentimental. Pero, en fin, tampoco podíamos pedirle peras al olmo.

Ahora toca el simbolismo lacrimógeno y futil para contentamiento de una izquierda que, a falta de proyecto propio, quiere convertir la historia en un arma de distracción masiva, o sea en perezosa propaganda. No deja de resultar curioso, en cualquier caso, que sean los supuestos laicos quienes quieran fuera del subsuelo de una basílica a un cruzado nacionalcatólico. Puestos a gesticular su indignación, en lugar de toquetear a los muertos fosilizados en su delirante covacha perpetua, bien pudieran organizar un botellón en el mausoleo pinchando a todo trapo aquel amenazante y festivo Rock’n’Roll de Siniestro Total: “Te degollaré con un disco afilado/de los Rolling Stones o de los Shadows./ Te tragarás la colección de cassettes/ de las Shan-Gri-Las o de las Ronettes./ Y bailaré sobre tu tumba,/ y bailaré sobre tu tumba…”.

Más de este autor

Lo facha empieza en los Pirineos

«Tanta es la decadencia del villorrio que, en las elecciones municipales del pasado domingo, el candidato del partido ultraderechista de Marine Le Pen se hizo con la alcaldía»

Opinión

Faltos de ironía

«Para entender el humor es necesaria una mínima dosis de ironía; esa misma de la que hasta un pueblo tradicionalmente irónico como el inglés escasea en los tiempos bobos del cólera»

Opinión

Más en El Subjetivo

Gregorio Luri

Acting white

«Ni el libro, ni el conocimiento, ni la evaluación son residuos del etnocentrismo blanco. Tampoco el multiculturalismo por sí mismo favorece la convivencia»

Opinión

Juan Mas

Código fuente

«El presidente de la dignidad seguirá interponiendo muros de plasma, niveles de mando y filtros entre su persona y la rendición de cuentas»

No Category -