Carmen Guitian

Yerno o suegro

Los Chiíes, representantes de aproximadamente el 10% de los fieles del profeta, creen que su sucesor es Ali, yerno del profeta.

Opinión

Yerno o suegro

Los Chiíes, representantes de aproximadamente el 10% de los fieles del profeta, creen que su sucesor es Ali, yerno del profeta.

A sus 27 años ya había enterrado a dos maridos, rica por nacimiento y decidida a no volver a casarse, disfrutaba trabajando con su padre en los fértiles negocios familiares.

Jadiya, rodeada de numerosos pretendientes que solicitaban su mano, estaba decidida a ser la única que dirigiera el resto de su vida.

Ahmad, nombre primitivo de Mahoma, conoció la soledad desde pequeño. Su padre había fallecido antes de que él naciera y su madre, Amina, murió cuando solo tenía seis años. Su infancia transcurrió bajo la tutela de su abuelo y poco después, en su adolescencia, pasó a ser amparado por su tío Abu Talib, comerciante de la ruta caravanera entre Damasco y La Meca.

Cuando Jadiya tenía 28 años conoció a Mahoma, y quedó tan impresionada al conocerle, que decidió abandonar su soledad y pedirle que se casara con ella, Mahoma, de 25, aceptó.

El matrimonio duró veinticuatro años, hasta la muerte de Jadiya. Tuvieron seis hijos, dos de ellos varones, que murieron en su infancia, y cuatro hijas.

Mahoma enviudó a los 49 años, y si Jadiya fue la mujer más importante de su vida, – aunque después de su muerte volviera a casarse en más de doce ocasiones – Aisha, su tercera mujer, hija de su amigo Abu Bakr, sería de la que estuvo más enamorado.

Fátima, una de las cuatro hijas de Mahoma y Jadiya, contrajo matrimonio con Ali, primo de Mahoma, y dio a su padre nietos que sobrevivieron al profeta.

En el año 632 muere Mahoma y surgen las discrepancias sobre su sucesor.

Los Suníes, más del 80% de los musulmanes, consideran a Abu Bakr, suegro de Mahoma, como sucesor de éste.

Los Chiíes, representantes de aproximadamente el 10% de los fieles del profeta, creen que su sucesor es Ali, yerno del profeta.

Ambos grupos están envueltos, por esa diferencia de criterios, en luchas permanentes desde hace casi 1.400 años.

La última de esas reyertas ocurrió el viernes pasado. Un terrorista suníe, disfrazado de mendigo y provisto de un cinturón con explosivos, se inmoló en medio del rezo del mediodía de una mezquita chií del este de Arabia Saudí.

Se trata, en origen, de una elección, yerno o suegro de Mahoma, esta ambivalencia de criterios ha causado cientos de muertos en el pasado y no me atrevo a predecir si serán cientos o miles los que pierdan la vida en un futuro.

Más de este autor

No quiero envejecer

A Dorian le daba miedo envejecer, sabía que el paso de los años le arrebataría sus rasgos perfectos, su increíble belleza y la tersura de su piel.

Opinión

Matar en nombre de dios

Ni Jesucristo, Alá, Buda, Yahveh, Krisna o Shivá predican raptar y violar niñas, impongan el apartheid, inciten a degollar a aquellos que no pertenezcan a su fe, animen a crear campos de concentración, propongan expulsiones en masa y masacres permanentes.

Opinión

Más en El Subjetivo

David Mejía

Garzón y los juegos del hambre

«Lo peor de Venezuela no es la tiranía, sino la cleptocracia que ha arruinado a un país, literalmente adelgazándolo, mientras engordaba los bolsillos de una minoría, feliz de lucrarse con el hambre ajena»

Opinión

Andrea Fernández Benéitez

La derecha que se agota

«Una de las claves del que podría ser un cambio en los marcos ideológicos a nivel mundial es precisamente la enorme producción de ideas típicamente progresistas que han acompañado a los acontecimientos de los últimos años»

Opinión

Aloma Rodríguez

Haz como que los escuchamos

«El Consejo Estatal de Participación de la Infancia y de la Adolescencia, según lo desarrolla el BOE, se parece a esas visitas escolares a los parlamentos regionales o al Congreso: te dejan sentarte en los sillones, te enseñan dónde está el botón para votar y en el mejor de los casos hasta te ponen el micro»

Opinión