Jon Navascues

Yo pito, tú pitas

Aguirre llora, Tebas mama, Mas se lo toma con naturalidad, Felipe VI ensaya su cara solemne frente al espejo, Iniesta pasa y Pedrerol enciende.

Opinión

Yo pito, tú pitas

Aguirre llora, Tebas mama, Mas se lo toma con naturalidad, Felipe VI ensaya su cara solemne frente al espejo, Iniesta pasa y Pedrerol enciende.

Es un tema cargante, estúpido y fuera de lugar. Una opinión más era necesaria. Pitidos a un himno. El debate de la nación; el de verdad, dejémonos de tonterías.

Aguirre llora, Tebas mama, Mas se lo toma con naturalidad, Felipe VI ensaya su cara solemne frente al espejo, Iniesta pasa y Pedrerol enciende. Y, a todo esto, Athletic y Barça van a jugar una final de Copa del Rey. Hablamos de fútbol; por si las moscas.

Durante un minuto sonará el himno de España, y personas con ilusiones nacionalistas o independentistas lo pitarán como acto de protesta; creo. El resto callará, algunos ofendidos, otros indiferentes.

Y aquí viene el dilema. Falta de respeto o libertad de expresión. Qué profundidad, Dios. La libertad de expresión siempre ofende. Ya está. Y expresar no es insultar, ojo, aunque a veces sea inevitable que otros así lo sientan.

Pitará el árbitro y se jugará un partido de fútbol, marcará Williams de chilena, y la final concluirá con tres pitidos más. Eso es todo. Mientras energúmenos de todos los colores cruzan insultos y una masa crédula se ofende y refuerza sus fobias ideológicas, en fin, eso era todo. Un partido de fútbol envuelto con ruido, y no el de los silbidos.

Ganará el Athletic, la gabarra surcará la ría y caerá alguna lagrimilla. Y, hasta nueva orden, de los pitos no se acordará nadie. Bueno; esperemos que las chavalas, con el jaleo, la emoción y tal, sí que lo hagan.

Más de este autor

Mensaje al vacío

Todos damos por sentado que no estamos solos, que más seres vivos, razas o incluso civilizaciones pueblan nuestro universo inmenso. Es lo lógico. Si hay un piojo, por pelotas tiene que haber más.

Opinión

El Arte escupe sangre

Yoko empezó a dar rienda suelta a sus instintos. Ella dice ser una artista. Una artista conceptual. Un campo donde las ideas son el valor. Pero aquí encontramos un problema: el confundir la idea con el más absoluto absurdo.

Opinión

Más en El Subjetivo

Javier Borràs

El 5G y el próximo coronavirus

Ya casi nadie se acuerda de él. El 5G había llenado portadas internacionales el año pasado y era “el gran tema del futuro”, hasta que el futuro nos golpeó en las narices en forma de coronavirus. Ante la emboscada de la naturaleza, nuestros antiguos debates sobre el 5G parecían discusiones sobre el sexo de los […]

Zibaldone