Encontrados supuestos testamentos escritos a mano por Aretha Franklin

Mundo ethos

Encontrados supuestos testamentos escritos a mano por Aretha Franklin
Foto: Paul Sancya

Tres documentos escritos a mano y firmados supuestamente por Aretha Franklin han sido encontrados en un cuaderno de espiral hallado bajo los cojines de un sofá en el salón de su casa, así como en un gabinete cerrado bajo llave al que no se había podido acceder hasta ahora.

Estos documentos, publicados por el diario Detroit Free Press y que dan instrucciones sobre el destino del patrimonio de la cantante estadounidense, contradicen lo que se creía de que no había dejado testimonio.

Las 16 páginas escritas a mano están fechadas entre 2010 y 2014 y, según informa el diario de Detroit, distribuyen sus bienes, incluidos inmuebles, joyas y equipos de música, entre los miembros de su familia.

Franklin, que murió a los 76 años en agosto de 2018, se declara en el documento del 21 de junio de 2010 sana de mente y salud, salvo por su “presión arterial elevada” y una “masa en el páncreas”, un cáncer que le provocó la muerte tras una larga batalla.

Tras su fallecimiento, se generaron dudas sobre el futuro de sus bienes, pues su familia, que incluye a sus cuatro hijos, creyó que no había dejado testamento escrito.

David Bennett, que fue abogado de Franklin durante un largo periodo de tiempo, ha presentado los documentos ante un tribunal de Michigan, aunque ha dicho que no está seguro de su validez según la legislación del estado.

Los herederos, a través de sus abogados, no han sido capaces de llegar a un consenso entre ellos sobre la admisión y validez” de los supuestos testamentos, según explican los documentos entregados al tribunal. Tras la entrega de los documentos, hay una audiencia judicial prevista para el 12 de junio.

La normativa en Michigan determina que si ningún testamento es declarado como legal, el patrimonio, que según reportes corresponde a unos 80 millones de dólares, será dividido en partes iguales entre sus cuatro hijos, informa AFP.