Publicidad

España

El expresidente del TC rectifica y se jubila ahora para evitar volver al Supremo

Juan José González Rivas puede optar a una pensión indemnizatoria superior a la retribución que percibiría como magistrado de la Sala Tercera del Alto Tribunal

El expresidente del TC rectifica y se jubila ahora para evitar volver al Supremo
Juan José González Rivas, expresidente del Tribunal Constitucional.|EFE

Sucedió el pasado 19 de noviembre. El mismo día en que los magistrados del Tribunal Constitucional (TC) aprobaron por unanimidad el nombramiento de Pedro González-Trevijano como nuevo presidente, su antecesor en el cargo, Juan José González Rivas, se dirigió al Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) para poder jubilarse con efecto inmediato, pidiendo «interrumpir la prolongación de la permanencia en el servicio activo» que había solicitado once meses antes. 

Una petición que la Comisión Permanente del órgano de gobierno de los jueces aceptó el pasado 24 de noviembre, solo cinco días después. El objetivo cumplido de González Rivas era poder jubilarse sin tener que esperar a cumplir los 72 años de edad, en mayo de 2023. De paso, lograba evitar volver a su plaza como magistrado de la Sala Tercera (de lo Contencioso-Social) del Tribunal Supremo, la más afectada por el bloqueo en el CGPJ, donde además percibiría una retribución inferior a la pensión indemnizatoria a la que puede optar como expresidente del TC.

El mandato del conservador González Rivas como magistrado del tribunal de garantías había caducado en noviembre de 2019 e inicialmente le hubiera correspondido jubilarse en mayo de 2021. Sin embargo, ante el bloqueo político que impedía desde hace dos años la renovación del tribunal de garantías, y debido a la inminencia de su 70 cumpleaños, el pasado mes de enero solicitó a la Comisión Permanente del CGPJ retrasar su jubilación y mantenerse en el servicio activo por un periodo máximo de dos años, hasta mayo de 2023. La comisión tomó nota de su solicitud y González Rivas se mantuvo al frente del TC hasta la reciente renovación del tribunal de garantías.

La ley fija en 70 años la edad de jubilación de los magistrados, pero permite ampliar por un periodo máximo de dos años su permanencia en el servicio activo si lo comunican con dos meses de antelación. A esa opción se acogió en enero González Rivas. No obstante, tras la renovación del Tribunal Constitucional, el 19 de noviembre, dio marcha atrás y pidió interrumpir la prolongación de su permanencia en el servicio.

Solo cinco días después, la Comisión Permanente del CGPJ decidió aceptar su solicitud «y en consecuencia declarar la jubilación del citado magistrado el día 19 de noviembre de 2021, con los derechos pasivos que le correspondan por esta causa y cuya jubilación producirá efectos a partir de la fecha indicada».

Pensión como presidente emérito del TC

Quienes han desempeñado el cargo de presidente del Tribunal Constitucional, al cesar en el cargo, tienen derecho a percibir durante un plazo máximo de dos años una pensión indemnizatoria mensual equivalente a la doceava parte del 80% del total de las retribuciones asignadas en los Presupuestos Generales del Estado al presidente del tribunal de garantías. 

Los Presupuestos del 2021 establecen una retribución de 157.576 euros anuales para el presidente del TC, por lo que González Rivas ahora podría percibir como Presidente Emérito del tribunal de garantías hasta 126.060 euros anuales, a razón de 10.505 euros al mes

Esta pensión indemnizatoria como presidente del Constitucional está sometida al régimen de incompatibilidades establecido en el artículo 1 del Real Decreto-ley 20/2012, de 13 de julio. En caso de haber vuelto a su plaza como magistrado de la Sala Tercera del Tribunal Supremo, no podría optar a percibir la pensión indemnizatoria, y su sueldo sería inferior al que podría recibir como Presidente Emérito del TC. 

Los magistrados del Alto Tribunal perciben una retribución anual de 117.075 euros, según los Presupuestos de 2021, frente a los 126.060 euros al año que González Rivas podría llegar a recibir como Presidente Emérito del Constitucional. 

Fuentes del cercanas al expresidente del tribunal de garantías, consultadas por THE OBJECTIVE, atribuyen a motivos personales, profesionales y de salud la decisión del magistrado de jubilarse ahora y no esperar a mayo de 2013, como le había sido autorizado por el CGPJ hace apenas once meses.

La Sala del Supremo más afectada por el bloqueo en el CGPJ

Además de poder percibir unos 9.000 euros más al año, el expresidente del Tribunal Constitucional evita así volver a la Sala del Supremo más afectada por el bloqueo en la renovación de los vocales del CGPJ y por la ley impulsada por el Ejecutivo de Pedro Sánchez que impide que el Poder Judicial pueda realizar nombramientos mientras su órgano de gobierno esté en funciones. 

Según un reciente informe del Tribunal Supremo, en la Sala Tercera del Alto Tribunal hay actualmente seis vacantes de magistrados sin cubrir, casi un 20% de la plantilla, a las que se sumarán dos más en marzo y abril de 2022 por la jubilación de otros dos miembros de la Sala si no se desbloquea antes la renovación de los vocales del CGPJ. 

El informe destacaba el «grave perjuicio» que el elevado número de vacantes podría provocar en la pendencia y la tasa de resolución en esa Sala de lo Contencioso-Administrativo, siendo «muy probable» que sus magistrados dicten 450 sentencias menos durante el próximo año si no se cubren las vacantes. 

Envía el primer comentario

También te puede interesar

Publicidad

MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D