The Objective
Publicidad
España

El Gobierno prevé «brotes verdes» en la economía a partir de enero de 2023

Fuentes del Ejecutivo creen que habrá un otoño caliente antes de que empiecen a aflorar los brotes verdes en enero de 2023.

El Gobierno prevé «brotes verdes» en la economía a partir de enero de 2023

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. | E. Parra (EP)

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunció este viernes que las medidas del nuevo decreto para paliar las consecuencias de la guerra de Ucrania se extendían hasta principios de 2023. Según explican fuentes gubernamentales a THE OBJECTIVE, la lógica de esta medida cuenta con un firme propósito: doblar el periodo de vigencia del nuevo decreto para «mandar un mensaje de estabilidad tanto a Bruselas como a los mercados» en un momento de vuelta a la convulsión y de multiplicación de los analistas que hablan de recesión económica. 

Oficialmente, tanto el Gobierno como el partido insistieron hasta el viernes en que la decisión no está tomada y que «el plazo está por definir», como señaló el portavoz parlamentario, Héctor Gómez. Incluso fue revelador el lapsus de la vicepresidenta primera del Gobierno y ministra de Economía, Nadia Calviño, quien aseguró en una entrevista en Canarias TV que «estamos ahora trabajando en la extensión de las medidas hasta final de año…» momento en que corrigió sus palabras para decir «… en los próximos meses ¿no? Y viendo cómo nos enfrentamos a la situación de aquí a septiembre. Y luego veremos qué es lo que hacemos de aquí a final de año»

Los brotes verdes de Sánchez

El subconsciente de Calviño concuerda con los motivos que aducen en privado a THE OBJECTIVE fuentes del Ejecutivo. El primero, «mandar un mensaje de estabilidad a Bruselas y a los mercados» en un momento en que se vuelve a hablar de la prima de riesgo y de una subida de tipos de interés para combatir la alta inflación. «Hacen falta mensajes claros, contundentes, hacia los inversores que digan ‘Si apostáis por desestabilizar a España, perdéis’». El segundo, hacerlo en un contexto que se antoja extremadamente complejo, con la inflación imparable y a las puertas de un otoño caliente, en el que los nubarrones negros colapsan el horizonte económico. 

La buena noticia para el Gobierno es que esto tiene un horizonte final: enero de 2023, justo el momento en que decaerían las medidas que alumbrará este sábado el Consejo de Ministros. «A partir de enero del año que viene, aflorarán los brotes verdes. La legislatura está pensada para que, si llegamos hasta enero del 23, a partir de ahí el ultimo año va sola… A principios de año subirán las pensiones, seguirá mejorando el paro, la inflación… y sobre todo, sin tener que enfrentarnos a una pandemia y a una guerra». Dos circunstancias sobrevenidas para un Ejecutivo que no estaba preparado y de hecho estaba pensado para un contexto favorable con la llegada de los fondos europeos. 

Sin acuerdo con Podemos 

Según las citadas fuentes gubernamentales, la decisión de extender estas medidas hasta principios de años está pensada desde hace tiempo. «Llevamos dos meses preparando esto». Pero se guarda con celo el anuncio para que sea el presidente quien lo solemnice este sábado en su comparecencia en Moncloa tras un Consejo de Ministros extraordinario que podría alargarse por la falta de acuerdo en el Gobierno de coalición. La negociación se extendió anoche hasta altas horas por la negativa del ala socialista a incorporar todas las exigencias que ya había publicitado la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, en Twitter. 

«Se le dejó hacer», explican fuentes de Moncloa que, sin embargo, no aseguran todas las iniciativas anunciadas. Las confirmadas son la extensión de las anteriores incluidas en el decreto en vigor (la bonificación de la gasolina, la limitación del precio del alquiler y ayudas a los sectores afectados), y medidas nuevas como la rebaja del IVA de la luz del 10% al 5% que supondrá un coste de entre 250 y 300 millones de euros. El principal escollo en la negociación entre los socios PSOE Y Podemos son las ayudas a las familias y el nivel de renta a partir del cual se accede a determinadas subvenciones.

El Ejecutivo admite que se quedó «corto» en el anterior decreto, que no ha servido para paliar la subida imparable de los precios y por ello admite ahora medidas que antes calificaba de «cosméticas» como la rebaja del IVA que negaron hace meses o la renuncia por ahora al impuesto a las eléctricas. Fuentes del Ministerio de Hacienda explican que «la fiscalidad no es un sacramento, no es un dogma de fe y estamos haciendo en cada momento lo que cabe hacer».

Sobre la bajada del IVA de la luz, sostienen que «ahora es posible porque lo permite la directiva de abril de la Unión Europea». Y sobre el gravamen para las eléctricas, el Ejecutivo insiste en que «queremos que haya más aportación de las eléctricas y petroleras pero tenemos que ver la figura».

Únete a la discusión
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D