The Objective
Publicidad
España

El Govern aprovechó el bloqueo aduanero para beneficiar a su 'conseguidor' de mascarillas

Los empresarios denuncian que en el afán del Ejecutivo de mostrar autonomía del Estado se aceptó la compra de material sanitario por 35 millones a Basic Devices

El Govern aprovechó el bloqueo aduanero para beneficiar a su 'conseguidor' de mascarillas

El Govern pagó 35 millones a la empresa intermediaria Basic Devices, de Roger Parellada, por la compra de mascarillas y batas de protección en marzo de 2020. Esta operación se realizó pocos días después de que el Ministerio de Sanidad enviara la orden a aduanas de confiscar las importaciones de aquellos empresarios que, por iniciativa propia, adquirieran material antipandémico en un momento en el que escaseaba en los hospitales de todo el país.

Este hecho facilitó que las empresas con contactos con las administraciones autonómicas tuvieran mayores facilidades para acceder al mercado chino en busca de material sanitario, pese a su falta de experiencia en este ámbito. Según los mensajes a los que ha tenido acceso THE OBJECTIVE, el 16 de marzo de 2020 empezó a circular entre empresarios e intermediarios del sector sanitario el riesgo de que las autoridades aduaneras confiscaran o bloquearan sus compras en el exterior.

Como este mensaje, hubo otros de la misma naturaleza que se enviaron en distintos formatos y a través de distintas instituciones y de las delegaciones territoriales. Estas órdenes, según las fuentes consultadas, también se produjeron en puertos y aeropuertos de Cataluña y eso ahuyentó a muchos empresarios a continuar con sus negociaciones o, directamente, a cancelar sus pedidos por el temor a que el Gobierno no les reembolsara de forma íntegra el dinero invertido.

‘Diplomacia catalana sanitaria’

En esta coyuntura, el Govern, de igual modo que el resto de gobiernos regionales, empezó a movilizarse para importar el material que escaseaba. A diferencia de otros ejecutivos que lo anunciaron públicamente y con fotos, el Govern pidió «discreción» en las operaciones con el fin de que el Estado no intentara aplacar su gestión. Se llegó a hablar incluso de «diplomacia sanitaria catalana» ante las «trabas» del Gobierno de Pedro Sánchez.

Ahora, y tras la información publicada por El Confidencial de que el intermediario Roger Parellada obtuvo unas ganancias de 24 millones de euros en esa operación de 35 millones con la administración catalana, más empresarios muestran su indignación y su disposición a compartir la información que las autoridades comunicaron en esas fechas en las que acceder a los mercados internacionales era una suerte de jungla.

Como informó THE OBJECTIVE, la transacción del Govern estuvo bajo la lupa de la Oficina Antifraude de Cataluña, un ente independiente del Ejecutivo autonómico, por considerar que no tenía «cobertura legal» y que se realizó sin justificar la urgencia. El montante logrado por Parellada en apenas tres semanas fue superior a los 5,6 millones ganados por Luis Medina por su mediación en la presunta venta irregular de mascarillas, guantes y pruebas diagnósticas al Ayuntamiento de Madrid en abril del 2020.

Parellada no tenía experiencia en el sector

Pese a que el pelotazo del empresario catalán no ha generado tanto revuelo mediático, sí que ha soliviantado a los empresarios del sector. Son pocos los que se atreven a hablar públicamente, pero las pérdidas que muchos de ellos acumulan por la gestión de la pandemia del Gobierno, y de las administraciones autonómicas, les anima a hablar. Uno de ellos es Javier Candela, portavoz de la plataforma PEACovid-19, de afectados por los cierres durante la covid-19.

«La Generalitat provocó en aduanas la alarma confiscatoria, además en plan prudente. Para que entendiéramos que algo grande había detrás. Y mira, ya ha salido», lamenta. Y es que los empresarios del sector sanitario afirman que Parellada no tenía experiencia en el sector, pero que mientras el Govern «podía comprar caro y mal», los «importadores con experiencia no».

Una política para evitar la especulación

El hecho de que la Generalitat retirara su denuncia contra la empresa de Parellada dos días después de interponerla también ha elevado las sospechas sobre la buena gestión. Incluso en el supuesto que las investigaciones e informaciones sobre Basic Device no prosperen legalmente, ven «vergonzoso» que el Govern estuviera dispuesto a pagar hasta «10 veces más» del precio que las empresas con experiencia manejaron esos días.

Desde Salut no han respondido a la petición de este medio de si el bloqueo aduanero facilitó su operación con la empresa de Parellada. En aquel momento, uno de los argumentos para justificar la política confiscatoria era para evitar la especulación de empresas privadas con un tipo de material sanitario que era de vital importancia. Sin embargo, esta medida tuvo, en el caso catalán, un efecto contraproducente.

El portavoz de PEACovid-19 no tiene dudas de que se optó por empresas desconocidas, que en algunos casos se sospechó de que tenían vínculos con los políticos, antes que trabajar con importadores expertos que llevaban tiempo negociando con el país asiático. «Vimos que muchas empresas recibieron contratos millonarios y multiplicaban por 10 el coste real de las fábricas en China. Hubiera sido más fácil y transparente hacer el pedido a través de la Cámara de Comercio, que tienen el contacto directo con fábricas que son fiables», explicó el empresario a este medio el pasado mes de febrero.

Con la llegada del virus a nuestro país, Candela iba a empezar a traer por primera vez esa línea de productos sanitarios con su empresa New Trade Concept Import Export S.L.U, situada en Sant Boi de Llobregat. Pero canceló la operación por el temor de que le sustrajeran el pedido y no asumieran el coste.

Tres contratos del Govern

En plena competición por la llegada de materiales que permitieran hacer frente a la crisis de la covid-19 a España, el Govern salió a los mercados a buscar todo tipo de equipamiento sanitario: mascarillas, equipos de protección individual (EPI) o guantes protectores. La dificultad para encontrar proveedores propició el contacto con estas compañías que, sin experiencia previa, se ofrecieron a hacer de intermediarios.

La conselleria de Salud asignó tres contratos públicos a Basic Devices. La operación se llevó a cabo a través del Institut Català de la Salut (ICS), que en esa etapa dirigía Josep María Argimon, actual titular de Salud. Según las informaciones de El Confidencial, el Govern bloqueó el pago ante las sospechas de que fuera una estafa, pero una llamada de la mujer de Quim Torra con Roger Parellada dio luz verde a la operación.

Parellada, además, buscó refugió fiscal en Singapur. Son muchos los que piensan que no fue una operación ejemplar. Y que Parellada, que evita cualquier exposición pública, se recurrió a sus amistades con el independentismo para lograr una gran ganancia aprovechándose de la situación de emergencia sanitaria.

Envía el primer comentario
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D