The Objective
Publicidad
España

PSOE y PNV se enzarzan tras la negativa de Urkullu al plan de ahorro energético de Sánchez

El Gobierno vasco ha defendido la necesidad de medidas propias como las aprobadas por el Ejecutivo regional

PSOE y PNV se enzarzan tras la negativa de Urkullu al plan de ahorro energético de Sánchez

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. | Eduardo Parra (Europa Press)

El plan energético propuesto por el Gobierno de España para reducir el consumo de gas no ha convencido a la oposición, pero tampoco termina de convencer a sus socios. El Ejecutivo vasco se ha sumado a quienes dudan de la efectividad de estas medidas y ha defendido la importancia de apostar por la responsabilidad en lugar de planes generales para todas las comunidades. Por ello, el propio PNV ha recordado que País Vasco cuenta con su propio plan de ahorro, que entrará en vigor el próximo 1 de septiembre.

La consejera de Desarrollo Económico, Sostenibilidad y Medio Ambiente del Gobierno Vasco, la nacionalista Arantxa Tapia, ha recordado durante una entrevista radiofónica que su Gobierno y otras formaciones de la Cámara regional ya acordaron medidas particulares antes de que el Ejecutivo comunicara las suyas.

Tapia ha sostenido que País Vasco «ha ido más allá» de las medidas establecidas por el Gobierno de España «en la línea de lo que pide Europa». La clave, en su opinión, es tomar «medidas de largo recorrido, no puntuales». Entre otros ejemplos, ha citado que, a nivel de alumbrado, es más efectivo instalar leds, «o en vez de bajar el termostato, cambiar las ventanas». Asimismo, ha dicho que «no es lo mismo adoptar medidas en un hospital, donde hay enfermos, o en una escuela o en una comisaría».

También ha defendido que las medidas para hacer frente a la emergencia energética deben de ser de «largo recorrido y efectivas». Sobre las multas previstas por el incumplimiento de las medidas, Tapia ha manifestado que la sociedad vasca «es lo suficientemente adulta como para actuar con responsabilidad», y considera que, más allá de las sanciones, ella confía en «la responsabilidad de cada uno».

El Gobierno vasco reitera un plan propio

En una entrevista posterior, la propia Tapia no ha querido desdecir sus palabras sino que ha matizado el mensaje en favor de su Administración y los planes energéticos emprendidos «desde hace 40 años». La consejera ha apostado por «ser ambiciosos» en esta materia e «ir a máximos» en cuanto al ahorro energético, pero «cada uno desde sus posibilidades», priorizando «escuchar» a los sectores y atender a «casos particulares», en vez de recurrir directamente a las sanciones.

Preguntada por los medios sobre el Plan de Choque de Ahorro y Gestión Energética en Climatización para reducir el consumo de energía en edificios administrativos, recintos públicos y comercios y facilitar el cumplimiento de los compromisos europeos derivados del conflicto en Ucrania aprobado por el Gobierno central, la consejera ha destacado que «Euskadi ha sido y seguirá siendo ejemplar en su apuesta por la eficiencia energética».

En este sentido, ha opinado que en el Gobierno Vasco no ven «oportuno aplicar la misma medida a todos los colectivos y situaciones al mismo tiempo». Además, ha abogado, tras el contraste realizado con el Grupo de Sostenibilidad Energética de Euskadi el pasado viernes, por ser «ambiciosos» e ir «a máximos» en cuanto a ahorro energético pero «cada uno desde sus posibilidades».

El alcalde socialista de Santiago muestra «preocupación»

El alcalde socialista de Santiago, Xosé Sánchez Bugallo, ha admitido este miércoles que la medida del plan de ahorro energético que «causa más preocupación» en el Ayuntamiento es la obligatoriedad de apagar las luces de los escaparates de las tiendas y los edificios públicos, entre ellos la catedral.

Según el plan de ahorro energético aprobado por el Gobierno el lunes, el alumbrado de escaparates deberá mantenerse apagado desde las 22 horas, así como el de los edificios públicos que a esa hora estén desocupados.

En declaraciones a los medios, Bugallo ha considerado que apagar las luces de edificios como la Catedral de Santiago u otros de la zona histórica de la capital gallega redunda en «menor iluminación en determinadas áreas» de la ciudad ya que estas luces «forman parte de la iluminación pública».

«Y si se apaga lógicamente se produciría una situación que transmitirá una imagen de menor seguridad y de menor comodidad para las personas que están en la ciudad histórica, que son muchísimas», ha señalado Bugallo, respecto a los vecinos y a los miles de peregrinos que está recibiendo Santiago en este verano.

Por tanto, ha dicho que estudiarán «este tema», que ya se está abordando «con el resto de las ciudades Patrimonio de la Humanidad», porque tienen la misma problemática que Compostela.

Únete a la discusión
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D