The Objective
Publicidad
Distrito financiero

Almeida aplaza su medida estrella hasta después de las elecciones municipales

La nueva demarcación administrativa busca competir con otras zonas económicas europeas. La oposición la califica de «propuesta extemporánea»

Almeida aplaza su medida estrella hasta después de las elecciones municipales

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida. | Cézaro De Luca (Europa Press)

Madrid tendrá un distrito financiero, pero después de las elecciones municipales del próximo año. El alcalde, José Luis Martínez-Almeida, lo anunció a bombo y platillo a principios de julio, aunque sin precisar que no estaría listo en esta legislatura. La nueva demarcación administrativa, que sería la número 22 de la capital, busca competir con otras zonas económicas europeas, pero necesita unos pasos previos. Así lo determina el acuerdo adoptado por la Junta de Gobierno el 21 de julio. La oposición sostiene que es «una propuesta extemporánea» que somete a la capital a «los intereses de las grandes corporaciones».

«Supondrá la creación de una marca para la ciudad y con ello la capacidad de poder competir con la city de Londres o el distrito financiero de Frankfurt, pero a la vez una demarcación administrativa para singularizar los servicios públicos financieros que tiene unas características diferentes con el resto de distritos de Madrid», explicó Almeida durante su intervención en el debate del estado de la ciudad.

El proyecto de Almeida

El nuevo distrito, que tendrá personalidad jurídica propia, abarcará la zona comprendida por las cinco torres y Madrid Nuevo Norte, una operación urbanística aprobada por Manuela Carmena en la anterior legislatura después de tres décadas varada. Almeida aseguró en su alocución que se trata de «la mayor operación de desarrollo urbanístico que hay en cualquier capital europea» y que va a permitir visualizar cuál debe ser el modelo de ciudad del futuro. «En el siglo XXI las ciudades van a jugar un papel fundamental». El alcalde insistió en la situación privilegiada del proyecto, pero no informó de los plazos de su ejecución.

El distrito financiero no estará en funcionamiento en esta legislatura. Las informes y estudios pertinentes para su creación ni siquiera se presentarán antes de que se celebren las elecciones municipales, que tendrán lugar el 28 de mayo del próximo año. No hay una fecha fijada para que la nueva demarcación administrativa sea una realidad. La demora se desprende del acuerdo adoptado por los concejales del PP y de Ciudadanos en la Junta de Gobierno celebrada el 21 de julio, apenas dos semanas después del anunció de Almeida.

Recreación de Madrid Nuevo Norte, proyecto que Almeida quiere incluir en su nuevo distrito financiero.

«En el plazo de un año desde la adopción del presente acuerdo la coordinadora general de coordinación Distritos, Transparencia y Participación Ciudadana informará a la Junta de Gobierno del calendario y del programa de actuación detallado con los pasos y trámites conducentes a la creación del nuevo distrito», detalla el documento al que ha tenido acceso THE OBJECTIVE. Eso significa que la persona encargada de poner en marcha el proyecto tendrá que explicar el desarrollo de los trámites en julio de 2023 y, por tanto, después de los comicios.

La encargada de coordinar esos trabajos será la vicealcaldesa, Begoña Villacís, según el punto cuarto del acuerdo de gobierno. «Se faculta al titular del Área de Gobierno de Vicealcaldía a dictar los decretos precisos para el desarrollo y ejecución del presente acuerdo. En particular, los relativos a la constitución del grupo de trabajo previsto en el apartado segundo». Ese punto insta a la creación de un grupo compuesto por representantes de los distritos implicados y diferentes áreas del Ayuntamiento y del Gobierno municipal, como Desarrollo Urbano y Hacienda y Personal.

«Una propuesta extemporánea»

El documento aprobado por la Junta de Gobierno sostiene que la creación del distrito financiero tiene «una clara raigambre territorial», ya que afecta a tres distritos de la capital (Chamartín, Fuencarral y Tetuán). Los concejales creen que su impulso y desarrollo debe abordarse desde la vicealcaldía. El acuerdo establece un sistema operativo «de tipo dinámico». Se encomienda la coordinación de los trabajos a un órgano directivo especializado en materia territorial. «Las implicaciones cartográficas, estadísticas, urbanísticas y económicas que tendría este nuevo ámbito exigen la participación de todas las áreas municipales competentes».

La oposición sostiene que se trata de «una propuesta extemporánea». José Manuel Calvo, concejal del Grupo Mixto, autodenominado Recupera Madrid, afirma que las empresas que iban a salir de Londres por el Brexit ya lo hicieron. «Las que se quedaron no van a venir a Madrid porque exista un distrito financiero diferenciado. Lo harán si obtienen unas condiciones de fiscalidad equivalentes a las que tienen en la city». Calvo critica que, para eso, Almeida debería generar una zona franca con un régimen fiscal diferente al resto de la ciudad, de la Comunidad de Madrid y de España.

«Sería volver al modelo Eurovegas, con el que Sheldon Adelson pretendía modificar la ley Antitabaco, que le perdonaran impuestos y que las Administraciones hicieran ciertas inversiones», subraya Calvo. El magnate estadounidense, fallecido el año pasado, obtuvo en 2012 el beneplácito del Gobierno regional, presidido por Esperanza Aguirre, pero el Ejecutivo de Mariano Rajoy se negó a cumplir sus pretensiones. El proyecto fue tan polémico que quedó en el imaginario colectivo. Es justo lo que el edil que ostentó las responsabilidades de urbanismo durante el mandato de Carmena no quiere que suceda.

Calvo cree que la creación de un distrito diferenciado «no aporta nada más allá de lo que ofrece la operación Madrid Nuevo Norte». En su opinión, este es el gran atractivo de la capital para atraer empresas, ya que ofrece 1,5 millones de metros cuadrados de oficinas «en el entorno mejor conectado de Europa». El representante de Recupera Madrid, grupo escindido de Más Madrid, considera «marginal» el número de empresas que atraerá el proyecto estrella de Almeida.

Un estatus especial

«Se quedarán en la city para pagar menos impuestos. Lo contrario es someter a Madrid a los intereses de las grandes corporaciones», lamenta Calvo. Un escenario que también critica Podemos. En su opinión, la propuesta va «contra la democracia», ya que el nuevo distrito contaría con un estatus especial. «El alcalde tendría el voto del BBVA o de Telefónica antes que el de los vecinos», afirmó Carolina Alonso en la Asamblea. Para llevar adelante su proyecto, Almeida tendrá que modificar la legislación municipal. Se trata de su última oportunidad para dejar su impronta en Madrid.

A pesar de que el alcalde inauguró la remozada Plaza de España, el proyecto pertenece a su antecesora, que también ensanchó las aceras de Gran Vía. No obstante, la idea de un distrito financiero en la capital no es nueva. Ya se había propuesto alguna vez. Entre ellas, en los presupuestos participativos de 2017, Decide Madrid. Un ciudadano anónimo solicitó la creación de una nueva demarcación territorial que englobase las zonas de Las Tablas, Sanchinarro y Valdebebas, que pertenecen a distritos diferentes. La propuesta apenas contó con el apoyo de 422 personas.

Únete a la discusión
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D