The Objective
Publicidad
España

Roberto Sotomayor: «Yolanda Díaz va a ser muy buena presidenta para nuestro país»

El precandidato a la alcaldía de Madrid nos visita para hacer un repaso de la política nacional y municipal, sus retos y sus objetivos de cara a las elecciones

El tres veces campeón de Europa en 3.000 metros y subcampeón mundial en pista cubierta tanto en 3.000 metros como en 1.500 en Máster 35 colgó las zapatillas y se dedicó a los barrios, tanto al que le vio nacer como deportista -el madrileño barrio de La Concepción- como a tantos otros. Desde allí empieza su carrera hacia la cabeza de cartel en la candidatura de Podemos para el Ayuntamiento con la mirada puesta en lo que llama el abandono de los barrios y de la gente, a la que el alcalde José Luis Martínez-Almeida se niega a escuchar. Esquivo cuando se trata de hablar de la unidad de la izquierda en la candidatura de Madrid, no escatima en elogios, sin embargo, hacia el proyecto Sumar, que lidera la vicepresidenta segunda del Gobierno, Yolanda Díaz, de quien asegura que será una «muy buena presidenta del Gobierno» y será «la mejor ministra de Trabajo de la historia de España». Roberto Sotomayor, admirador de Pablo Iglesias, le anima a seguir adelante con sus ironías, a pesar de la reprobación que recientemente le ha hecho el Ayuntamiento de Madrid. Con respecto a su propias expectativas, Sotomayor asegura que no teme al fracaso, porque su filosofía siempre ha sido «salir a ganar».

PREGUNTA.- ¿Qué le ha llevado a lanzarse al mundo de la política?

RESPUESTA.- El ver que Madrid tiene una serie de irregularidades que se llaman desigualdad; el abandono de los barrios. Tras estos años de trabajo con los colectivos y las asociaciones vecinales y en la Plataforma contra las Casas de Apuestas, tenía ganas de afrontar esta aventura y cambiar la ciudad.

P.- ¿Por qué en este momento, en el que Podemos está, según las encuestas, en un momento de caída ante el electorado, especialmente si lo comparamos con los primeros tiempos, en los que llegó a tener hasta 71 escaños en el Congreso de los Diputados?

R.- Precisamente por eso. Creo que hay un clamor social en la calle para cambiar Madrid frente al abandono sistemático por parte del Ayuntamiento, que tiene abandonados los barrios y no escucha a los vecinos. Creo que ha llegado el momento de darles una solución a todos esos vecinos y vecinas de la ciudad de Madrid, a los que no se está escuchando.

P.- ¿Cree que la izquierda debería unirse y reducir todas las opciones con las que se presenta en Madrid, para intentar sumar fuerza y representación y no comparecer divididos a las elecciones municipales de mayo de 2023, si es que quieren aspirar a gobernar?

R.- Esta pregunta me la hacen mucho, pero creo que el secreto para poder gobernar es que nadie se quede sin votar; que nadie se quede en casa. Madrid tenía un gobierno progresista hace dos décadas. Y eso se logró porque todo el mundo iba a votar y se generó ilusión. El secreto de esta candidatura es tender la mano para que todo aquel que quiera sumarse a este gran proyecto que es alcanzar la alcaldía de Madrid y revertir la situación de abandono sistemático a la que nos tiene sometidos el PP, pueda hacerlo. Es posible y en eso estamos.

P.- ¿Qué le diría al alcalde, José Luis Martínez-Almeida, de tenerlo enfrente?

R.- ¡Que pise los barrios! ¡Que escuche a los vecinos, que los tiene abandonados!

«Más Madrid tendrá que explicar por qué quiere ir en solitario a las elecciones»

P.- ¿Por qué cree que esos vecinos de los que habla se quejan, pero no salen después a votar por ustedes u otras opciones de izquierdas?

R.- Creo que en los últimos años ha habido una desafección política, causada por esa dejación de funciones de la clase política, que no ha sabido atender y escuchar las quejas y reclamaciones de los vecinos. En todos los barrios que he visitado en los últimos meses escuchaba las mismas quejas: desde los PAU de San Chinarro, el ensanche de Vallecas, pasando por Usera, Tetuán o el barrio de Guindalera: que el Ayuntamiento no escucha. Y los vecinos están hartos de que no se les escuche.

P.- Volviendo a la unidad de la izquierda. ¿Estaría usted dispuesto a confluir en una lista que aunase esfuerzos y propósitos de partidos como Más Madrid, Recupera Madrid, IU…?

R.- Yo me centro en mi candidatura. Ya hablamos con Más Madrid y ellos dijeron que querían ir en solitario. Habrá que preguntarles a Más Madrid por qué quieren ir en solitario. Yo sigo tendiendo la mano, para que todo el mundo que quiera cambiar Madrid se sume a esta candidatura y a este proyecto. En cuanto a Recupera Madrid no sé exactamente en qué punto están en su debate interno.

P.- Procedentes ambos del mundo del deporte, ¿teme que su candidatura tenga un efecto similar a la que tuvo en su día el exseleccionador de baloncesto Pepu Hernández, que encabezó, con escasa fortuna, la candidatura del PSOE de Madrid? ¿Nadie cercano le ha prevenido frente a ello?

R.- (Se ríe) Yo no tengo miedo al fracaso, de verdad. Yo vengo a ganar, como he hecho siempre cuando he competido. Quiero ganar Madrid para devolvérselo a los ciudadanos. En eso estoy ahora mismo: centrado en conquistar Madrid, para dar solución a los vecinos y vecinas con necesidades que no se han satisfecho en mucho tiempo.

«Sugiero a Feijóo que se lea el Título VI de la Constitución, a ver si así se anima a cumplirla»

P.- Doy por hecho que está al corriente de las negociaciones entre PSOE y PP para renovar el CGPJ y cómo han acabado en ruptura estrepitosa. ¿Qué opinión le merece?

R.- Europa nos está pidiendo que renovemos el CGPJ y con razón, porque es una institución clave, que lleva casi cuatro años caducada. Esto genera un mal funcionamiento en el poder judicial y en el sistema democrático, que en muchos casos está limitando las conquistas sociales del Gobierno de coalición. En este contexto nos encontramos con un PP instalado en el ‘cuanto peor, mejor’, que ha decidido convertir al CGPJ en su rehén personal en esta guerra que tiene contra el Gobierno de España. Creo que esto responde a que el PP y la ultraderecha no tienen un proyecto de futuro. Se han quedado solos, sin argumentos económicos ni sociales para hacer oposición y recurren al bloqueo. Cuando el señor Feijóo termine de leerse 1984, le sugiero que empiece con el Título VI de la Constitución Española, a ver si así se anima a cumplirla.

P.- ¿Cree que el proyecto ‘Sumar’, de Yolanda Díaz, puede ser una buena apuesta que aúne a parte de la izquierda y haga salir a votar a los que se quedan en casa el día de las elecciones generales? ¿O piensa que ya llega muy tarde, a un año de los comicios?

R.- ‘Sumar’ es un proyecto ilusionante, que encabeza Yolanda Díaz, que va a ser una muy buena presidenta para el Gobierno de nuestro país. Ha sido la ministra que ha conseguido hacer la reforma laboral que tanto ansiaba la clase trabajadora, y es la mejor ministra de Trabajo que ha tenido este país. Todo pinta muy bien.

«La marca Podemos va a estar siempre ahí»

P.- ¿Será posible una fórmula satisfactoria para la articulación de Podemos dentro de ese proyecto? No parece tan fácil a día de hoy.

R.- Nosotros somos una marca ya consolidada que vamos a seguir protegiendo, que va a estar siempre ahí. Somos una fuerza de Gobierno. Siempre estaremos donde se nos necesite, porque el país requiere una serie de reformas. Y lo que hemos hecho en los últimos años es fundamental. La marca Podemos va a estar siempre ahí.

Sobre la Ley de Vivienda: «A veces pienso que el PSOE está más con los fondos buitre que con la gente»

P.- Podemos está en el Gobierno gracias al acuerdo que sellaron Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, con una serie de compromisos de legislatura. ¿Cuál es el balance que hace del grado de cumplimiento del mismo y del funcionamiento del Gobierno de coalición?

R.- La sensación es buena. Ha sido necesario que el Gobierno de coalición se haya puesto en marcha. Me imagino que, con todo lo que ha pasado (La pandemia, Filomena, la erupción del volcán, la guerra en Ucrania, que estuviera el PP en el Gobierno…) no era fácil. En resumen, que el balance es bueno aunque hay dos elementos pendientes, la ley trans, que ha conseguido romper al PSOE, y la Ley de Vivienda, que se tendría que poner ya en marcha. Respecto a la Ley de Vivienda, a veces pienso que el PSOE está más con los fondos buitre que con la gente. Y esto traducido a nivel municipal o autonómico es el mismo mensaje que el PP. En la Comunidad de Madrid  hay 250.000 viviendas vacías. Lo que no es de recibo es que se pida a los jóvenes que se vayan a vivir a 40 kilómetros de distancia. Yo abogo por un sistema en el que los jóvenes se gasten 400 euros en un piso para poder tener un proyecto vital. Una vez más, tenemos que seguir presionando a un PSOE que parece que también se ha roto en la Ley de Vivienda.

Roberto Sotomayor y Esther Jaén. | Víctor Ubiña

P.- La operación Campamento se remonta a muchos años atrás y ya Zapatero en su día anunció que se iba a poner a disposición de la Comunidad y el Ayuntamiento para hacer vivienda pública. ¿Qué problema tiene Madrid que, desde entonces hasta ahora, no hizo nada; se acaba de firmar la cesión de los terrenos, recientemente por parte del Gobierno Sánchez y hasta ahora sólo hay constancia de la celebración de tres reuniones técnicas con el Ayuntamiento, cuando uno de los grandes problemas de Madrid es el déficit de vivienda pública?

R.- Es un tema que sigue enquistado desde hace muchos años. En la operación Campamento, hablamos 12.000 viviendas públicas. ¿Por qué es tan difícil construir vivienda pública para que la gente joven tenga proyectos de vida? ¿Por qué es tan difícil? Estamos basando nuestro sistema de vivienda en los grandes pelotazos urbanísticos. Ahora mismo, en la Ermita del Santo, hay un proyecto para construir pisos de lujo en lugar de vivienda pública. Me da la sensación de que no hay voluntad para cometer las grandes reformas que necesita este país. Una de ellas es la Ley de Vivienda, que es un tema transversal, que preocupa a los ciudadanos.

«El modelo del PP es el de la privatización, el recorte y la precarización»

P.- Parece que los últimos Presupuestos de la legislatura van a salir adelante, sin que se apruebe la Ley de Vivienda. ¿Es una muestra de la debilidad de Podemos? ¿Filibusterismo del PSOE?

R.- A mí me gusta ver el vaso siempre medio lleno y creo que estos Presupuestos son los más sociales de nuestra historia. Son coherentes y hay que poner en valor esto, frente al modelo que nos ofrece el PP. Su modelo es el de la privatización, el recorte, la precarización. En general, hay que valorar estos Presupuestos de forma muy positiva.

P.- ¿Le preocupa que las cifras de las que parten estos Presupuestos no coincidan con las previstas por el FMI, el Banco de España, el BBVA… Se convierten los Presupuestos en papel mojado, como dice la oposición?

R.- A mí no me lo parece. Son Presupuestos que protegen a las familias, con el objetivo de que nadie se quede atrás. Dan seguridad. Por ejemplo, se incrementan las pensiones un 8,5%, se contempla la gratuidad en los cercanías, las ayudas de 100 euros a las familias, etc. Me gustan estos presupuestos porque son buenos para la gente. Hay que entender que a quien se le pide que aporte más, en momentos de crisis, es a los que más tienen: a las eléctricas, a los bancos y a las grandes fortunas.

«El Gobierno de Ayuso subvenciona con 27,2 millones de euros a los medios de comunicación y eso tiene que ver con la opinión pública»

P.- Algunos estudios de opinión indican que a los ciudadanos les gustan las medidas tomadas por el Gobierno contra la crisis, pero que quien no les gusta es el propio Gobierno. ¿Es falta de simpatía, de empatía?

R.- Quizás hay una parte de la ciudadanía a la que le pasa esto. Creo que hay que poner en valor estos Presupuestos si comparamos de dónde venimos: de una crisis de 10 años. Hay una generación de jóvenes que creció con la crisis y sigue en ella. Pues estos Presupuestos dan certezas a los jóvenes. En cuanto a la percepción que tienen los ciudadanos, habrá que recordar que el Gobierno de Isabel Díaz Ayuso subvenciona con 27,2 millones de euros a los medios de comunicación. Eso es un dato. Y creo que tiene que ver con la opinión pública.

P.- ¿Cree que el PSOE está intentando torpedear la ley trans?

R.- El PSOE no es claro. Y me da la sensación de que se ha roto en ciertos temas, como la ley trans. Yo suscribo las palabras del expresidente Zapatero. Si comparo el discurso del PSOE ahora con el de la extrema derecha en Madrid, que quiere derogar la ley trans que aprobó el PP de Cristina Cifuentes, con el apoyo de todo el arco parlamentario…, creo que el PSOE no está a la altura.

«Todavía hay gente que piensa que la transexualidad es una enfermedad mental»

P.- ¿Debería darse una vuelta, por ejemplo, a que menores puedan operarse para cambiar de sexo, establecer alguna garantía adicional?

R.- Me preocupa que la transexualidad se siga viendo como una enfermedad mental. En Dinamarca o en Islandia se transiciona a una edad más temprana que la que se establece aquí. En España todavía hay gente que piensa que la transexualidad es una enfermedad mental. Eso pasó hace años con la homosexualidad y no puede ser.

P.- ¿Cree que como pide el PSOE habría que darle más tiempo al trámite de enmiendas, para intentar que sea una ley de todos y para todos?

R.- Se está tratando la ley trans desde el punto de vista de la frivolidad y no desde el punto de vista del sufrimiento de un colectivo. Se está tratando con muy poca seriedad. Hemos visto un claro ejemplo en el deporte: hace poco ha ocurrido que una mujer ha terminado ya la transición a hombre, pero en su DNI pone todavía su identidad como mujer. Tiene que participar, por tanto, en la liga femenina y no en la masculina. Y se suscita una controversia. La extrema derecha está intentando crear una imagen muy equivocada en la opinión pública sobre la ley trans.

«El PSOE tendría que escuchar más a Carla Antonelli y cumplir lo que firma»

P.- ¿Cree que se aprobará tal y como está o esa fractura dentro del PSOE, con el feminismo histórico, acabará haciendo mella y provocará cambios en el texto legal?

R.- El PSOE tendría que escuchar más a Carla Antonelli y cumplir lo que firmó en el pacto de Gobierno. Estoy convencido de que esta ley sale adelante sí o sí.

P.- Con respecto al Ayuntamiento de Madrid, parece que los presupuestos salen con los votos de Vox o no salen. ¿Le preocupa?

R.- Me preocupa, porque van a ser la continuación de lo hecho hasta ahora. Espero y deseo que la oposición no vuelva a morder el anzuelo y no blanquee la figura del señor Almeida. Pero no espero nada más de estos presupuestos, la verdad.

P.- El Ayuntamiento de Madrid ha quedado penalmente eximido de responsabilidad en el caso de las mascarillas. ¿Se dan por satisfechos?

R.- Pero habrá que asumir alguna responsabilidad política… En una empresa privada, esto merecería un despido, pero me da la sensación de que en este caso el señor Almeida se va a ir de rositas. Me preocupa especialmente que, en lo peor de la pandemia, cuando uno llega a casa y ve mil muertos diarios, hay unos señores que estaban llevándose el dinero público para comprarse coches, relojes y yates de lujo, mientras el alcalde miraba para otro lado. Si yo hubiese estado en el Ayuntamiento hubiese trabajado para que, por lo menos, hubiese una moción de censura, para sacar a Almeida del Ayuntamiento.

P.- ¿Y cuando esté en el Ayuntamiento va a promover esa moción o alguna forma de retomar el caso mascarillas desde el punto de vista político?

R.- Si los madrileños y madrileñas me dan su confianza, le aseguro que trabajaré todo lo posible para que la dignidad vuelva al pueblo de Madrid.

«No podemos consentir que los locales de apuestas estén a menos de 500 metros de los colegios, como pasa en Madrid»

P.- Una de sus batallas en sus contactos vecinales tiene como objetivo luchar contra la proliferación de los locales de apuestas. ¿Será otra de sus prioridades cuando llegue al Consistorio municipal?

R.- Las competencias son autonómicas, pero el Ayuntamiento tiene posibilidad de frenar lo que está ocurriendo. Es incomprensible que haya locales de apuestas con licencias de hostelería donde se ofrezcan cervezas a precio inferior con respecto al que se oferta en la calle, o que los locales de apuestas estén muy cerca de los colegios. Los locales de apuestas, en Madrid, están por debajo de los 500 metros de distancia de los colegios. No podemos consentir que los chavales entiendan las apuestas como un deporte en sí. Esto es un drama con el que hay que terminar. Y el Ayuntamiento tiene mucha responsabilidad en ello.

P.- ¿Qué pensó cuando se enteró de que pretendían convertir en persona non grata a Pablo Iglesias en el Ayuntamiento de Madrid?

R.- Que sobre unas declaraciones irónicas se haya suscitado todo esto, y no la reprobación del alcalde Almeida por el caso de las mascarillas, me preocupa bastante. Me parece sorprendente y me preocupa que se esté obviando un posible caso de prevaricación.

«Me preocupa que se repruebe a Pablo Iglesias y no a quienes mantienen seis calles con nombres de sanguinarios fascistas»

P.- ¿Le preocupa que, finalmente, haya sido reprobado Pablo Iglesias?

R.- Me preocupa que se repruebe a Pablo Iglesias, que está fuera de la política, y no se repruebe a representantes que están en el Ayuntamiento y que mantienen seis calles de sanguinarios fascistas que atentaron contra nuestro propio pueblo.

P.- ¿Ha tenido ocasión de hablar con Pablo Iglesias de este episodio?

R.- No, no he tenido tiempo.

P.- Y si lo tuviera, ¿qué le diría?

R.- Que siga con sus bromas y sus ironías. Un país sin ironía es un país muerto.

«Como ciudadano de Madrid me abochorna que se le dediquen calles al sanguinario Millán Astray»

P.- ¿Cree que con la Ley de Memoria Democrática mejora la situación de los españoles?

R.- Es una deuda que tenemos con nuestra propia historia y tiene que estar vigente y tenemos que aplicar esa Ley. Lo que ocurre en Madrid no ocurre en ninguna otra ciudad de Europa. Me cuesta creer que en Alemania se dedicasen calles a generales nazis. En Madrid vemos cómo se retiran calles a Justa Freire o se la dedican al crucero Baleares, o al sanguinario Millán Astray. Eso me abochorna como ciudadano de Madrid.

P.- Hay quienes dicen, por el contrario, que esta Ley reabre heridas que ya estaban cerradas.

R.- Lo que reabre heridas es no cerrarlas. Hay que hacer justicia y rendir homenaje a quienes defendieron la democracia en nuestro país.

P.- ¿Conoce la Ley del Deporte que ha elaborado el Gobierno? ¿Le parece acertada?

R.- Creo que la Ley del Deporte que está a punto de entrar en vigor tenía que ser actualizada. Abogo por la democratización del deporte. Me encanta el deporte y el fútbol, pero no podemos permitir que todo el fútbol esté en manos de un presidente de un club. No hay que olvidarse de los 39 clubes restantes.

También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D