The Objective
Publicidad
España

Moncloa fija el 10 de diciembre de 2023 como fecha más probable para las generales

Las elecciones se celebraran en mitad de la presidencia rotatoria de la Unión Europea. El Gobierno cree que servirá de catapulta para afianzar el liderazgo internacional del presidente

Moncloa fija el 10 de diciembre de 2023 como fecha más probable para las generales

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. | Ricardo Rubio (EP)

Tras dos semanas negras y un Gobierno asediado por el escándalo de la valla de Melilla, la sedición, la malversación, la ley del ‘sí es sí’ y dos ministros en la diana –Fernando Grande Marlaska e Irene Montero–, el Palacio de la Moncloa presume de haber vuelto a alinear los astros a su favor. El cara a cara de Pedro Sánchez, la aprobación de los PGE, el impuesto a la banca, energéticas y grandes fortunas, el delito de sedición y el nombramiento este fin de semana de Sánchez como líder de la Internacional Socialista han conformado una cascada de sucesivos balones de oxígeno que permiten al Ejecutivo pasar del respiro de alivio a la hiperventilación con sensación de victoria. Aún queda por delante un mes de periodo de sesiones en el Congreso para culminar la tramitación final de los Presupuestos y otras leyes pendientes, aunque en el Palacio de la Moncloa enfilan el final de la legislatura ya con vista puesta en el calendario electoral en ciernes para 2023, primero con las municipales del 28 de mayo y después para las elecciones generales que ya tienen fecha. 

Según adelantan fuentes gubernamentales a THE OBJECTIVE, la fecha marcada en rojo en el calendario de Moncloa para las elecciones generales es el domingo 10 de diciembre de 2023. A falta de la confirmación y anuncio por parte del presidente del Gobierno, se trata de la fecha «más probable» que manejan en el Palacio de la Moncloa, exactamente un mes después de la fecha en la que se cumplen los cuatro años de rigor desde los últimos comicios. Según Moncloa, un retraso de un mes que es el que permite estirar la Ley Orgánica de Régimen Electoral General (LOREG) sin necesidad de recurrir a otras instancias que permitan posponer la fecha, como hizo Mariano Rajoy solicitando un informe a la Abogacía del Estado que finalmente no utilizó. 

Un informe que se debatió en el gabinete del presidente y que generó muchas «dudas sobre su aplicación» encontrando varios detractores del núcleo duro de Pedro Sánchez, entre quienes se encontraba el actual ministro de Presidencia, Félix Bolaños, cuyo criterio ha imperado. La consigna es que los comicios se celebren «en tiempo y forma para cumplir con la Constitución y la Ley Electoral». De esta forma, el sanedrín de sabios monclovitas desestimó el plan inicial de alargar la legislatura hasta enero de 2024, con la excusa de la presidencia española del Consejo Europeo, cuyo semestre irá desde julio a diciembre de 2023. Uno de los motivos para no tener en cuenta el informe de la Abogacía es el posible coste que podría sufrir el PSOE al estirar la legislatura más de lo debido: «a saber lo que dirían los que nos llamaron ocupas».

La Princesa de Asturias junto al Rey Felipe VI en los Premios Princesa de Asturias este 2022.

Juramento de Leonor

Había además una coartada perfecta: el juramento de la Princesa de Asturias, la Infanta Leonor, por su mayoría de edad el 31 de octubre de este año. Una cita que no puede celebrarse con las Cortes disueltas ya que sus señorías han entregado sus actas, salvo el reducido grupo de los miembros de la Diputación Permanente, máximo órgano parlamentario en periodo extraordinario de sesiones. Algo que obligaba a retrasar la fecha de las generales porque, de celebrarse cuando tocan el 10 de noviembre, las Cortes habrían de estar disueltas 54 días antes según la LOREG, a finales de septiembre. 

De esta forma, la Casa Real debe proceder a comunicar al Gobierno si retrasa el juramento de Leonor porque, si se confirma la fecha del 10 de diciembre para las elecciones generales, las Cortes estarán disueltas el 17 de octubre, quince días antes del 31 de octubre en que la Infanta cumple su mayoría de edad. Sin embargo, fuentes de Moncloa aseguran que, de momento, la Zarzuela «no ha comunicado nada al respecto de forma oficial» y no esperan que lo haga «hasta el ultimo minuto» porque no suele comunicar sus planes con antelación. 

Pedro Sánchez junto a Joe Biden, Emmanuel Macron y Olaf Scholz en la cumbre del G-20 en Bali este mes de noviembre de 2022.

Perfil internacional, campaña nacional

Así las cosas, en el Palacio de la Moncloa se vanaglorian de que «el presidente cumple su palabra: no habrá supermayo y vamos a llegar hasta el final de la legislatura. El Presidente no se deja influir por la opinión publica y la publicada. Hemos aprobado los presupuestos y hemos demostrado que, cuando creían que el Gobierno estaba mas débil, hemos salido a flote con el diálogo y el acuerdo», señalan en referencia a los pactos con Bildu y ERC. Pero también son conscientes de que su ‘baraka’ parlamentaria se acaba este mes de diciembre, cuando concluye el periodo de sesiones, porque a partir de febrero, cuando se inicia el siguiente periodo tras el mes de enero inhábil, será prácticamente imposible aprobar ninguna ley ante la cercanía de las elecciones municipales de mayo. 

Por ello, el presidente Sánchez intensificará su presencia municipal pero también la internacional. Este mismo fin de semana, Sánchez ha sido elegido presidente de la Internacional Socialista. Una cita que no es casual y por la que llevan meses trabajando desde Ferraz. «El mérito es de Hana Jalloul, ella vio una oportunidad de conseguirlo y lo hemos aprovechado. Sin duda, es a ella a quien hay que apuntarle el éxito», explican fuentes socialistas admitiendo que la IS languidece pero sin restar importancia a que Sánchez se convierta en el primer español en hacerse con este liderazgo. 

Se trata de una muestra más de la apuesta internacional de Sánchez y un aperitivo de una campaña de las generales que se valdrá de la presidencia europea para catapultar su imagen presidencial. Frente a quienes piensan que la presidencia europea no da votos, en Moncloa recuerdan el precedente de Macron y aseguran que «ayuda más que perjudica. Claro que aporta porque los españoles se sienten orgullosos de que pintemos en el plano internacional». La cumbre de la OTAN, la Internacional Socialista, la Copa América… todo ayuda, a juicio del Gobierno, para apuntalar la imagen de «una nación que cuenta, que no está en un rincón. Nos henos quitado la imagen de un país perteneciente a los PIGs, que ya lo hemos olvidado». Sabedores de que la apuesta europea «le valió muchos votos a Felipe González», Sánchez se encamina a intensificar su perfil internacional con el objetivo de ampliar su base de apoyos en el electorado nacional. 

También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D