The Objective
Publicidad
España

El Estado paga más de 9.000 euros al año por mantener la tumba de Franco en Mingorrubio

Pedro Sánchez asegura que la exhumación del dictador del Valle de los Caídos será «una de las acciones» por las que pasará a la historia

El Estado paga más de 9.000 euros al año por mantener la tumba de Franco en Mingorrubio

Un hombre envuelto en una bandera preconstitucional ante la tumba de Franco. | A. Martínez Vélez (EP)

La exhumación de Franco continúa dando de qué hablar. Y sigue generando un coste económico a las arcas públicas. Concretamente 9.048 euros, que es la cantidad que cuesta cada año al Estado mantener su tumba en el cementerio de Mingorrubio, donde fue trasladado desde el Valle de los Caídos en octubre de 2019. Una de las acciones por las que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, cree que pasará a la historia. Las víctimas del franquismo y algunos partidos políticos critican la decisión de que los restos del dictador abandonaran un terreno público y fuesen a parar a otro, propiedad de Patrimonio Nacional.

«Las cosas se podrían haber hecho mejor. Su tumba se sigue pagando con dinero público», lamenta Emilio Silva, presidente de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH). El coste del mantenimiento de la tumba de Francisco Franco en el cementerio de El Pardo-Mingorrubio supone a las arcas públicas 754 euros mensuales, según informó el Gobierno en una respuesta parlamentaria a la que ha tenido acceso THE OBJECTIVE.

La pregunta fue realizada por Carles Mulet, senador de Compromís. El Ejecutivo no se limitó a relatar la cuantía que le costaba mantener la nueva sepultura de Franco, también desgranó el coste. La mayor parte del gasto, 714 euros, corresponde a labores de vigilancia y seguridad. El encargo a SEGIPSA (Sociedad Mercantil Estatal de Gestión Inmobiliaria del Patrimonio S.A.) para administrar el enterramiento cuesta otros 10 euros mensuales.

Un panteón para Franco

Los 30 euros restantes sirven para financiar los trabajos de limpieza, que no tienen un contrato periódico con una duración determinada, pero que se llevan a cabo de manera puntual. No contento con la respuesta, Mulet demandó conocer la titularidad de la parcela en la que está enterrado Franco en Mingorrubio.

El Ejecutivo afirmó el pasado septiembre que los terrenos pertenecían a Patrimonio Nacional, pero que habían sido cedidos en noviembre de 1959 al Ayuntamiento de Madrid, que puede «realizar las construcciones usuales en esta clase de recintos y conceder derechos de enterramiento y sepultura».

Un hombre realiza el saludo fascista ante el panteón de la familia Franco. | Foto: A. Pérez Meca (EP) 

La parcela solo volvería a poder de Patrimonio Nacional si deja de estar destinada a cementerio. El Pardo-Mingorrubio está gestionado por la Empresa Municipal de Servicios Funerarios y Cementerios de Madrid. La concesión del panteón a la familia Franco, en el que reposan el dictador y su esposa, Carmen Polo, «se gestiona actualmente por la Dirección General del Patrimonio del Estado» y es la única que administra esta entidad en el citado camposanto.

Franco llegó a Mingorrubio en octubre de 2019, tras ser exhumado del Valle de los Caídos, el monumento funerario que construyó para ser enterrado con mano de obra forzosa. Permaneció en Cuelgamuros 44 años, hasta que el Gobierno de Pedro Sánchez aprobó su traslado. Estaba previsto para principios de ese año, pero se retrasó debido a una suspensión judicial.

Reivindicar el republicanismo

El Tribunal Supremo avaló la exhumación en septiembre. El Ejecutivo decidió que fuera trasladado al lugar en el que reposa, tras rechazar la propuesta de la familia de llevarlos a la Catedral de La Almudena. Sánchez considera que la decisión de sacar al dictador del Valle de los Caídos será «una de las cosas» por las que pasará a la historia. Así lo ha asegurado este lunes durante el homenaje a la escritora Almudena Grandes en el Ateneo de Madrid, un año después de su muerte.

El presidente de Gobierno explicó que tomó la decisión no solo para dejar un legado, también por «la deuda pendiente que tenemos con los familiares que aún buscan los restos de sus seres queridos» y «para reivindicar un pasado luminoso oscurecido del republicanismo que fue segado por el Golpe y la dictadura». Sánchez insistió en que su interés era «reivindicar el legado de luz» que dejó el republicanismo con una decisión «tan importante para nuestra democracia».

Mulet afirma que en el cementerio de Mingorrubio están enterrados «otros altos cargos del franquismo, pero en el caso de Franco y su esposa nos cuesta 750 euros al mes». El senador valenciano sostiene que «es la tumba de un genocida en un panteón del Estado», mientras recuerda que «sus víctimas continúan en fosas y cunetas». Un asunto que «no quiso abordarse en la recién aprobada Ley de Memoria Democrática por la cerrazón del PSOE». Su partido presentó una enmienda para prohibir que los restos del dictador siguieran en un mausoleo público, pero los socialistas, PP, PNV y Bildu votaron en contra.

También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D