The Objective
Publicidad
España

El feminismo carga contra el «antidemocrático» veto del PSOE a los expertos en la 'ley trans'

FEMES y Contra el Borrado de las Mujeres cargan contra los socialistas por ceder ante las exigencias de Unidas Podemos y «traicionar al feminismo» en el proceso

El feminismo carga contra el «antidemocrático» veto del PSOE a los expertos en la ‘ley trans’

Tres ministras socialistas (Isabel Rodríguez, Nadia Calviño y Reyes Maroto) se manifiestan contra la violencia machista el pasado 25 de noviembre. | Europa Press

Las feministas clásicas consideran que la decisión del PSOE de claudicar ante la exigencia Unidas Podemos de tramitar la ley trans sin permitir la comparecencia de expertos supone «traicionar al feminismo» y es, ante todo, un «gesto antidemocrático». Así se han expresado los dos principales colectivos, la Alianza Contra el Borrado de las Mujeres y la Asociación Española de Feministas Socialistas (FEMES), en sendos comunicados remitidos a THE OBJECTIVE.

El primero de los dos colectivos ha reaccionado ante la decisión adoptada este miércoles por el Gobierno de avanzar en la tramitación de la norma impulsada por Irene Montero con un duro comunicado que censura que «el PSOE se sume a la decisión de vetar la comparecencia de expertos y expertas de diferentes ramas profesionales en un gesto antidemocrático que pone de manifiesto el miedo del Gobierno a que la sociedad española conozca las implicaciones ciertas de la aprobación de dicha ley».

La postura de FEMES, explicada ayer por este medio, no es menos crítica. La asociación presidida por Amelia Valcárcel considera que «que Unidas Podemos impida comparecencias está en su dinámica de cancelar todo lo que sea un discurso crítico», pero «que lo refrende el PSOE es certificar que ha perdido los principios feministas». Ambos colectivos, recordemos, habían solicitado retrasar -e incluso anular- la tramitación de la ley trans tras comprobar los efectos negativos de la ley del sólo sí es sí, que tampoco contó con los expertos penalistas, que advirtieron de que se producirían rebajas en las penas de agresores sexuales.

También la Asociación de Madres Adolescentes y Niñas con Disforia Acelerada (AMANDA) ha clamado contra la decisión del Ejecutivo, junto a sus socios habituales, de no celebrar comparecencias en la tramitación de la ley trans: «Será legal, pero no es ético. No se puede legislar de espaldas al conocimiento científico y a la población. Y mucho menos, pretender que se hace en pro de los Derechos Humanos, cuando se está faltando a algunos de los derechos más elementales de la infancia, como es el derecho a una atención médica integral, que debe incluir una valoración física y de salud mental del niño o la niña y su entorno ante malestares emocionales».

Las feministas están haciendo hincapié en cómo la norma preconizada por el Ministerio de Igualdad va en contra de la Ley Integral de Violencia de Género o del deporte femenino, dado que ambas se fundamentan en la división por sexos biológicos. Desde AMANDA, por otro lado, inciden en los efectos perniciosos que la hormonación para la transición puede tener sobre los menores de edad.

El PSOE podría necesitar al PP

Este punto -el relativo a la protección de los menores de edad- es el que divide al Gobierno de coalición. Pero PSOE y Unidas Podemos dirimirán sus diferencias más adelante. Este pasado miércoles la ponencia para trabajar el texto se abrió y se cerró en poco más de dos horas, lo que significa que la base de la norma se ha dado por terminada. Las enmiendas vivas, que tienen que ver con la autodeterminación de género y los menores de edad, se votarán la segunda semana de diciembre.

En sus enmiendas, los socialistas proponen que los jóvenes de 14 y 15 años también tengan que pasar por un juez para cambiarse de sexo, como pasaría con los de 12 y 13 años según el proyecto de ley. El problema es que el bloque de investidura está con Podemos y rechaza de plano aceptar un cambio así porque implicaría «recortar derechos». El PSOE, por tanto, habrá de confiar en que el PP apoye su enmienda, con las críticas que esto desataría por parte de sus socios parlamentarios.

La secretaria de Igualdad del PSOE, Andrea Fernández, señaló ayer que ahora arranca una «fase negociadora» que incluye a «todos los grupos parlamentarios», también al PP. Pero los populares evitan la cuestión y se aferran a que «nadie» les ha llamado todavía para negociar. También señalan que su posición es de rechazo al conjunto del texto: «El PP está en contra de esta Ley Trans porque no guarda la seguridad jurídica para las mujeres y porque estamos protegiendo a los menores por encima de todo», zanjó este miércoles la vicesecretaria social del PP, Carmen Navarro.

La relación del PSOE con el feminismo clásico, que aspira a representar, ha alcanzado este jueves su punto más bajo. Hasta el momento, las feministas habían cargado sólo contra el ala morada del Ejecutivo, por cuanto ha sido la encargada de impulsar la ley del solo sí es sí y la ley trans, pero la defensa de los socialistas de la primera de estas iniciativas, y su asunción de postulados de Unidas Podemos en la tramitación de la segunda ha provocado que las críticas se extiendan al ala que lidera Pedro Sánchez.

También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D