The Objective
Publicidad
España

Policías y expertos, sobre las cartas 'bomba' contra el Gobierno: «No llegan a ser un petardo»

Distintos expertos minimizan la peligrosidad de estos paquetes, aunque advierten de la facilidad que supone fabricarlos consultando internet

Policías y expertos, sobre las cartas ‘bomba’ contra el Gobierno: «No llegan a ser un petardo»

Uno de los sobres incendiarios. | TO

La llegada de seis sobres con material pirotécnico a distintas instituciones del Estado, entre ellas el Palacio de la Moncloa o el Ministerio de Defensa, ha roto con la cotidianeidad política habitual. Lo que comenzó siendo un capítulo aislado en la Embajada de Ucrania se convirtió, pocas horas después, en un continuo hallazgo de sobres supuestamente explosivos en controles policiales del Gobierno, delegaciones y empresas que terminó por crear cierta alarma social. Lo cierto, sin embargo, es que se trata de dispositivos que dañan levemente —de abrirse correctamente— y tienen más intención mediática que de provocar un impacto en la víctima. 

Es en lo que coinciden las fuentes policiales consultadas por este periódico, y también distintos expertos en pirotecnia, que descafeínan la supuestas «cartas bomba» y minimizan sus efectos, describiéndolas como «un intento de petardo», pese a que en algunos casos contenían metralla. Esta realidad, no obstante, ya quedó bastante clara el pasado jueves, cuando el secretario de Estado de Seguridad, Rafael Pérez, restó importancia a la peligrosidad de los artefactos e insistió en que todos los sobres contenían «sustancias pirotécnicas» y, en ningún caso, podían tener capacidad detonante. «Producen una deflagración, una llama súbita», explicó. 

Distintas fuentes policiales, especializadas en artefactos explosivos, explican que la activación de la sustancia pirotécnica que contenían los polémicos sobres produce «una llama de gran intensidad pero muy corta en el tiempo». «No llega a ser un petardo, es muy leve, y puede llegar a quemarte o cortarte, pero tiene un efecto muy breve», señala un agente, en conversación con THE OBJECTIVE. «Si lleva metralla y entra en contacto con el fuego, puede ocasionar una pequeña explosión, pero en cualquier caso insignificante», insiste. 

Hasta ahora, el paquete que se abrió fue el de la Embajada en Ucrania y provocó heridas leves a un funcionario. Aunque admiten el leve riesgo que pueden conllevar artefactos de este tipo, otros expertos en esta materia sí advierten de la facilidad que supone su adquisición y fabricación.  Es relativamente sencilla. Cualquier persona con acceso a internet, y sin muchos conocimientos, pudo enviar los sobres. Existen, indican estas fuentes, tutoriales para su fabricación, y la pólvora que contienen se puede comprar en cualquier establecimiento comercial especializado en pirotecnia. 

El sedal

Todos los paquetes interceptados por las fuerzas de seguridad eran de fabricación casera, y se activaban al abrir el sobre, que tiraba de un sedal ubicado en una pequeña carga de pólvora, que ante el cambio de presión, estaba pensado para provocar una pequeña deflagración, es decir, una llama. Según las primeras investigaciones, a cargo de la Comisaría General de Información e la Policía Nacional, y lideradas por la Audiencia Nacional, todas las cartas incendiarias tienen características similares: han sido de fabricación casera, son de color marrón, tienen idéntica letra y, en algunos casos, el mismo mensaje.

Todo apunta a que habrían sido enviadas a las distintas instituciones y autoridades del Estado por la misma persona desde España. Las fuentes consultadas señalan que podría tratarse de un un lobo solitario, autodidacta, con base en el país, puesto que el remitente coincide en los seis sobres; y relacionado con grupos activistas prorrusos. Por esta razón, los investigadores están peinando todas las redes sociales, así como foros relacionados con la guerra entre Ucrania y Rusia.

En cualquier caso, la Policía continúa analizando también la caligrafía, las huellas, la trazabilidad e incluso cámaras de seguridad para tratar de localizar al emisor de los sobres. Los agentes centran las pesquisas, sin embargo, solo en una de las seis misivas, la de la Base Aérea de Torrejón. Los Tedax de la Policía Nacional lograron neutralizarlas, evitando su detonación, para que los investigadores pudieran averiguar el origen del envío.

El sobre de Moncloa 

Otra cuestión todavía difusa es el retraso del Ministerio de Presidencia a la hora de remitir los hechos a la Audiencia Nacional para que investigase los hechos. Las fuerzas de seguridad remitieron informes previos sobre la investigación una semana después. Cuestionado por este asunto, el secretario de Estado de Seguridad insistió en que agentes de Policía y Guardia Civil ya iniciaron el pasado 24 de noviembre las primeras investigaciones, tras recibir el aviso del Departamento de Seguridad Nacional. Y que fue este miércoles, al advertir la similitud entre todos los paquetes explosivos, cuando se decidió remitir estos hechos a la AN, que ya ha incoado diligencias. 

Por el momento, desde Interior han descartado aumentar el nivel de alerta terrorista dado que los «hechos», en palabras de Pérez, «no tienen entidad suficiente» y, por tanto, no se ha planteado convocar a la mesa de evaluación. No obstante, se ha dado orden de reforzar por tiempo indefinido los dispositivos de seguridad en embajadas y consulados, de los que se encargan Policía y Guardia Civil, así como de todas las instituciones del Estado.

También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D