La Audiencia Nacional accede a extraditar al guardaespaldas de Chávez reclamado por blanqueo de capitales

General

La Audiencia Nacional accede a extraditar al guardaespaldas de Chávez reclamado por blanqueo de capitales
Foto: Kimberly White| Reuters

La Audiencia Nacional ha accedido a extraditar a Venezuela a Adrián Velásquez Figueroa, que fue guardaespaldas y jefe de seguridad del presidente fallecido Hugo Chávez, y que es reclamado por delitos de blanqueo de capitales, asociación para delinquir y enriquecimiento ilícito. La Audiencia acepta su extradición al entender que Velásquez no puede estar siendo perseguido políticamente porque no es un opositor del régimen.

De esta manera, la Audiencia sigue el mismo criterio que con la mujer de Velásquez reclamada también por Venezuela, Claudia Patricia Díaz Guillén, que ejerció durante años como enfermera de Chávez y fue detenida junto a él en Madrid el pasado abril.

En el caso de Velásquez, el tribunal rechaza que pueda ser represaliado en Venezuela, porque, dicen los jueces, la persecución política en ese país es contra los opositores del régimen, no contra «los miembros de la Administración en tiempos del presidente Hugo Chávez» como es su caso, y más cuando, afirma, el actual gobierno de Nicolás Maduro «es continuista» con su línea.

Recuerda la Sala que el reclamado ocupó cargos relevantes en tiempos de Hugo Chávez, por lo que entiende que no ha sufrido personalmente ninguna clase de persecución política, ni tampoco se presume que pueda sufrirla por el hecho de haber formado parte de la Dirección General de Contrainteligencia y de la Guardia de Honor Presidencial con el presidente Chávez y “menos aún cuando tampoco se le conocen, ni relata, hechos o situaciones que puedan identificarle como opositor al régimen actual. Por el contrario todo indica que Velásquez abandonó Venezuela por motivos económicos y no por motivos políticos”, apunta el auto.

Venezuela reclama a este matrimonio por delitos de blanqueo y enriquecimiento ilícito a raíz de la publicación de los «papeles de Panamá», en los que aparecen empresas relacionadas con Velásquez con las que, según las autoridades venezolanas, lavaron dinero que sustrajeron de las arcas públicas.

La mujer de Velásquez, que fue enfermera personal de Chávez y luego, de 2011 a 2013, responsable del Tesoro de la nación, ha recurrido la decisión de la Audiencia Nacional de acceder a su extradición a Venezuela por los mismos motivos que su marido, y ha anunciado que pedirá asilo en España.

Respecto a la alegación de que en los hechos relatados en la demanda extradicional no es posible apreciar los delitos que le atribuyen las autoridades venezolanas, añadiendo que no son delictivos pues se le atribuye un enriquecimiento injustificado, conducta que en nuestro país no es constitutiva de delito.

No obstante, los magistrados aclaran que «utilizar un cargo público para la obtención de un beneficio económico que no sea el correspondiente a la retribución fijada para dicho cargo sí que es constitutivo de delito, bien sea en la modalidad de malversación de caudales público o de cohecho o de ambos”. Como también lo es, añaden, constituir sociedades en países extranjeros para transferir fondos obtenidos mediante el ejercicio espurio del cargo público, una conducta que puede integrar el delito de blanqueo.