8 películas para quitarte las ganas de ir al espacio
Foto: 'Gravity'| Warner Bros. Pictures

Cultura

8 películas para quitarte las ganas de ir al espacio

Richard Branson visitó el borde del espacio hace poco y Jeff Bezos lo hizo ayer, pero no todo es felicidad y cero gravedad cuando sales de la Tierra y estas películas están aquí para recordártelo

por Nerea Dolara

«El espacio, la última frontera»… una frase indeleble que se ha quedado corta ahora que los hombres más millonarios del mundo decidieron que su siguiente plan (luego de amasar esos cientos de miles de millones) era salir del planeta y mirar qué hay afuera.

Sí, ya no se trata de que a bordo de los cohetes vayan astronautas e investigadores perfectamente identificados con banderas de países específicos en su traje o de carreras espaciales con tanto valor científico como carga política e ideológica, ahora se trata de tíos con cuentas bancarias más grandes que los presupuestos nacionales de la mayoría de los países del mundo y sus amiguitos cumpliendo sus deseos de explorar más allá de los límites de la Tierra. Richard Branson (Virgin Group) llegó al borde del espacio hace poco más de una semana y Jeff Bezos (Amazon) lo hizo apenas ayer… A Elon Musk, extrañamente, le toca esperar aún un poco.

Lo cierto es que, quieras salir o no del planeta, el hecho de que el turismo espacial por ahora sea (como tantísimo) solo territorio del 1% deja un poco de mal sabor de boca. Y ya que la mayoría de nosotros, terrícolas, no tenemos los cientos de miles que requiere pagar ni un pasaje, y tampoco tenemos una amistad cercana con este trío de billonarios, te proponemos una lista de películas para hacerte un festival casero y olvidar esas ganas que tienes de subirte a un cohete… porque no todo sale bien cuando el hombre decide ir al espacio.

Apolo 13 (1995)

Aquí tienes un ejemplo real. En la segunda misión a La Luna tras la llegada de Niel Armstrong y compañía las cosas salieron muy pero que muy mal. En la película, dirigida por Ron Howard, los astronautas, interpretados por Tom Hanks (muy fan de los personajes de capitanes de todo tipo que mantienen la calma en el desastre), Kevin Bacon y Bill Paxton, logran salir con éxito de La Tierra solo para que poco después su cohete sufra daños irreparables que no sólo evitan que lleguen a La Luna sino que ponen en peligro real sus vidas y su regreso al planeta. Así que toda la Nasa y los tres tripulantes se ponen manos a la obra, muchas veces a contrarreloj. Es un drama hiperrealista (tanto Howard como Hanks querían representan con exactitud el suceso), entretenido y lleno de suspenso… y tiene a Tom Hanks.

Gravity (2013)

Si hay una cosa que queda clara después de ver varias series y películas sobre el espacio es que si un astronauta sale de su nave la probabilidad de que algo malo pase se dispara. Y Sandra Bullock y George Clooney son prueba de ello. La científica sin experiencia y el astronauta con experiencia están en medio de un proceso de reparación cuando los escombros de un asteroide comienzan a golpear su nave a gran velocidad. Se puede decir que lo que viene luego no es nada agradable… flotar sin rumbo en el espacio no es el sueño de nadie y es el miedo de todos. La película le ganó a Alfonso Cuarón un Óscar a Mejor Director y al verla se entiende por qué.

Alien (1979)

No pueden distar más de los viajeros reales que durante estos días han salido de nuestra atmósfera. Estos camioneros galácticos a bordo de Nostromo son de clase obrera y completamente prescindibles para la empresa que los ha contratado. Eso queda claro cuando una señal de una Luna cercana llega a sus comunicaciones y, siguiendo el protocolo, deciden acercarse en caso de que sea una solicitud de ayuda. Lo que encuentran es una nave extraterrestre destruida y, bueno, el alien del título. Entrar a la nave claramente no humana y dejarse invadir por seres asesinos es algo que nadie quiere cuando decide coger el curro de camionero estelar, pero lidiar con ello es lo que le toca a toda esta tripulación (con resultados, como sabemos, bastante desastrosos). Ripley emerge de este desastre terrorífico como uno de los mejores personajes del cine de terror y acción y como una de las más legendarias ‘final girls’ de la historia. Agradezcamos a Ridley Scott por su obra maestra.

Interstellar (2014)

Aquí va una con ese toque esotérico-físico-filosófico que tanto le gusta a Christopher Nolan. La existencia de La Tierra está amenazada y Matthew McConaughey será el responsable de una misión para entrar en un hoyo negro que puede llevar a otros mundos habitables a los que evacuar a la raza humana (todo esto precedido de una explicación complicada que es mejor ver). Lo que sigue es una extraña, larga y complicada travesía de este grupo que solo quiere cumplir con su objetivo y volver a casa. Pero eso se hace cada vez más difícil, contando con que los planetas donde aterrizan tienen condiciones específicas y a veces consecuencias irreparables. Es una historia sobre el espacio, pero también sobre el tiempo y el poder del amor. Lo dicho, ese tipo de argumentos esotéricos-físicos-filosóficos que Nolan y su hermano Jonathan tanto adoran.

2001: Una odisea del espacio (1968)

Un clásico como pocos. En esta obra maestra psicodélica, complicada y francamente extraña de Stanley Kubrick la historia tiene tres ‘capítulos’ y dos de ellos transcurren en el espacio. En el primero los viajes comerciales a La Luna son ya un hecho (lo que pretenden, suponemos, los millonarios actuales con sus compañías espaciales), pero en este caso uno de los pasajeros se dirige allí por un extraño fenómeno: un monolito aparecido de la nada. En el último, el más largo y el más perturbador, una misión científica emprende un viaje a Júpiter acompañados por un sistema operativo llamado HAL 9000. Cuando el sistema comete un error los dos astronautas al mando deciden desconectarlo… lo que termina con uno de ellos muerto, el otro encerrado fuera de la nave y HAL decidido a destruirlos a todos. Dave, el superviviente, logra entrar en la nave y ‘asesinar’ a HAL. Cuando llega a Júpiter otro monolito orbita alrededor del planeta, por lo que sale a explorar. Esto lo lleva a un viaje de espacio-tiempo que le muestra su vida ordinaria, su muerte y su simbólico renacimiento.

Marte (2015)

Una expedición en Marte sufre un contratiempo cuando una tormenta de arena los obliga a evacuar el planeta, pero atrás queda el botánico interpretado por Matt Damon, cuyo indicador de signos vitales del traje deja de funcionar… por lo que sus compañeros asumen que ha muerto. El astronauta está muy vivo, así que regresa al hábitat que habían construido, comienza un video-diario con esperanzas de comunicarse con la Tierra y decide prepararse para, posiblemente, quedarse abandonado en Marte. Cuando se descubre que está vivo (años después) se organiza un rescate. La película tuvo un gran éxito y en gran parte se debe al sentido del humor que Damon le pone a sus personajes, abandonado a su suerte en un lugar inhabitable pero siempre capaz de contar un chiste.

Moon (2009)

En el futuro un astronauta está a cargo (acompañado solamente por un programa llamado GERTY) de un campo de explotación de gas instalado en La Luna por una coorporación. Pronto volverá a La Tierra, de donde solo recibe comunicaciones grabadas de vez en cuando gracias a un fallo en las comunicaciones directas. Cuando falta poco para su vuelta comienza a alucinar a un hombre mayor y una niña… y luego tiene un accidente en una salida a la superficie. Y si esto no fuese lo suficientemente extraño, lo que viene es de locura (pero es mejor no contarlo… se merece ser vista sin spoilers). La dirige Duncan Jones y la protagoniza Sam Rockwell, que siempre hace que todo en lo que aparece sea memorable.

Solaris (1972)

Esta película de Andrei Tarkovsky es de esas que, como 2001, marcaron el cine y son consideradas obras de arte. En este caso un astronauta viaja a una estación espacial que estudia el planeta Solaris. Antes de él un tripulante, que volvió a La Tierra, aseguró haber tenido extrañas visiones (incluido un niño gigante). A su llegada los astronautas a bordo de la estación están, por decir lo menos, distantes, y uno de ellos se ha suicidado. Luego, nuestro protagonista se encuentra, al despertarse por la mañana, con su esposa, muerta hace 10 años…. y, bueno, ya ven por donde va la cosa. Una exploración psicológica y filosófica, este filme fue adaptado en 2002, pero merece la pena ver el original… y saber cómo termina.

Nerea Dolara

Periodista cultural. He colaborado en L’Officiel, Harper’s Bazaar, Univisión, Esquire y Forbes. Actualmente escribo en TO acerca de cultura y entretenimiento