The objective

Further

Cultura viral

Cultura viral

Alexa y los niños no acaban de entenderse

Foto: Amazon | Amazon

A los niños pequeños les encanta jugar con Alexa, el asistente de voz de Amazon. Los asistentes virtuales son una fuente inagotable de entretenimiento; ofrecen chistes, historias curiosas y respuestas a las inquietudes de las personas. Solo hay un problema: la inteligencia artificial de Alexa y los más pequeños de la casa no terminan de llevarse bien y no acaban de entenderse.

Por regla general, hasta los cinco años los niños todavía están aprendiendo a hablar, lo que implica desarrollar las habilidades lingüísticas de su idioma materno para obtener una pronunciación clara y ampliar el vocabulario. No obstante, durante sus primeros pasos en la lengua, los pequeños cometen las denominadas “fallas de comunicación”, es decir, el niño entiende mal una palabra como otra cosa o los adultos no están seguros de lo que el pequeño está tratando de decir. Pero debido a que los niños son persistentes, por lo general intentan y vuelven a intentar expresar su opinión, en lo que se conoce como “reparación de la comunicación”.

El problema es que los asistentes de voz inteligentes tienden a funcionar mejor para un cierto perfil de consumidor, según una investigación del Washington Post, que desveló que en general, Alexa y otros asistentes de voz funcionan mejor con un consumidor de raza blanca, bien educado y nativo inglés de la costa oeste; en otras palabras, alguien muy similar a los ingenieros y diseñadores de mayoría blanca que crean los asistentes de voz. Eso deja a muchas personas fuera, incluidas las que tienen acentos regionales muy marcados y, en el caso de los estadounidenses, aquellos cuyo primer idioma no es el inglés.

Dentro de los excluidos también se encuentran los niños. En numerosas ocasiones, los asistentes virtuales, que no entienden a los pequeños, responden con: “Lo siento, no lo entendí del todo”; y eso es todo.

Alexa 1

Amazon Echo Dot Kids, el asistente virtual para niños de Amazon. | Foto: Amazon

Las grandes compañías ya están trabajando en intentar solucionar el problema. “Estamos trabajando continuamente en formas en que el Asistente puede comprender mejor y comunicarse”, señaló un portavoz de Google a Quartz. El empleado aseguró que Google está realizando esfuerzos para mejorar sus algoritmos para todos los usuarios, que incluyan a los niños, y recopilen audio a través de su proveedor externo y usen los datos para entrenar modelos de discurso para comprenderlos mejor.

Por su parte, Amazon lanzó a principios de 2018 un Echo Dot específicamente dirigido a niños que, según Mat Honan de BuzzFeed News, es “más indulgente con las formas en que los niños pueden hablarle, un Alexa menos pronunciado”.

No obstante, se trata de asistentes, no de educadores. Al menos así de claro lo tiene el profesor de la Escuela de Información de la Universidad de Washington, Alexis Hiniker, que asegura que le resulta difícil imaginar que los asistentes inteligentes puedan algún día convertirse en participantes activos en el desarrollo del lenguaje infantil. “Pero quién sabe, tal vez sea un fallo de imaginación”, señala.

Los grandes riesgos de los asistentes virtuales

La preocupación de los padres con la idea de que los asistentes inteligentes ayuden a sus hijos a aprender a comunicarse es real. Un temor común es que los niños usen Alexa y otros asistentes virtuales como un sustituto de la conexión humana real. Según los expertos, esto podría suponer un riesgo para el desarrollo cognitivo y emocional normal de los niños porque cambia las formas en que éstos consumen información y desarrollan conocimientos.

Alexa 2

Un grupo de niños juega alrededor del Amazon Echo Dot Kids, el asistente virtual para niños de Amazon. | Foto: Amazon

También hay problemas de privacidad relacionados con algunos de estos dispositivos. Por eso, en 2017, Mattel anunció que cancelaría los planes para producir un altavoz inteligente específico para niños llamado Aristóteles , que habría tenido un acceso casi constante, tanto por micrófono como alimentación de vídeo, a la vida de un niño.

Lo queramos o no, ha llegado la revolución de los altavoces inteligentes: uno de cada seis estadounidenses mayor de 18 y años ya posee un altavoz inteligente, según un estudio realizado por NPR y Edison Research. Por lo tanto, tiene sentido encontrar formas de hacer que Alexa y otros asistentes de voz beneficien a los millones de niños que interactúan con ellos todos los días. No en vano, los niños ya los están usando, aunque en una versión que no ha sido diseñada específicamente para ellos.

Noticias en tu inbox

¿Sin tiempo para las noticias? Nuestro equipo de redacción selecciona lo más relevante de la actualidad del día y confecciona para ti una Newsletter diaria que va directamente a tu bandeja de entrada. Suscríbete para recibir las noticias de última hora, los reportajes más fascinantes y las opiniones más razonadas.