The objective

Further

Cultura viral

Cultura viral

El arte menstrual, una manera de acabar con los tabúes sobre la regla

Foto: Jen Lewis y Rob Lewis | Beauty in Blood

La menstruación está rodeada de tabúes y estigmas en todo el mundo. La sangre se esconde, los dolores se minimizan y en algunos lugares las mujeres son discriminadas y apartadas cuando tienen la regla.

Cada vez más, las mujeres tratan de hacer visible a la sociedad todo lo que supone tener la menstruación una vez al mes para recordar que es un proceso natural que afecta a la mitad de la población y no debería ser un tema tabú.

A este movimiento se han sumado numerosas artistas, que desde exhibiciones en museos hasta fotografías en Instagram, utilizan diversas formas artísticas para intentar normalizar algo que nunca debería haber sido tratado como una rareza.

Bee Hughes y Kay Standing son dos de esas mujeres que quieren acabar con los tabúes de la regla. Para ello, estas dos académicas, ambas centradas en el estigma que rodea a la menstruación, organizaron una exposición en la que mostraban los trabajos de diferentes artistas que se centraron en la regla y los tabúes culturales que la rodean.

“Aunque es importante destacar aquello a lo que se enfrentan quienes menstrúan, centrarse en el estigma y los tabúes puede ser contraproducente”, explican las dos académicas en un artículo escrito para The Conversation, en el que defienden que “el arte puede ser una manera poderosa de confrontar y subvertir el estigma alrededor de la menstruación”.

Con ese objetivo se han creado los siguientes trabajos, cada uno de ellos centrado en uno de los aspectos más escondidos o menos normalizados de la regla.

La sangre

La sangre menstrual es algo tan natural como escondido. Los anuncios de compresas y tampones utilizan líquidos que parecen de todo menos sangre para ilustrar los beneficios de sus productos y muchas mujeres sienten que deben esconder su menstruación.

Uno de los proyectos más sonados contra este tabú fue Period, de la artista Rupi Kaur, que fue censurado en Instagram por mostrar la sangre del periodo en varias situaciones comunes.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

thank you @instagram for providing me with the exact response my work was created to critique. you deleted a photo of a woman who is fully covered and menstruating stating that it goes against community guidelines when your guidelines outline that it is nothing but acceptable. the girl is fully clothed. the photo is mine. it is not attacking a certain group. nor is it spam. and because it does not break those guidelines i will repost it again. i will not apologize for not feeding the ego and pride of misogynist society that will have my body in an underwear but not be okay with a small leak. when your pages are filled with countless photos/accounts where women (so many who are underage) are objectified. pornified. and treated less than human. thank you. ⠀⠀⠀⠀⠀⠀ ⠀ ⠀⠀⠀⠀ ⠀⠀⠀⠀ ⠀ ⠀⠀⠀ ⠀ this image is a part of my photoseries project for my visual rhetoric course. you can view the full series at rupikaur.com the photos were shot by myself and @prabhkaur1 (and no. the blood. is not real.) ⠀⠀⠀⠀⠀⠀ ⠀ ⠀⠀⠀⠀ ⠀⠀⠀⠀ ⠀ i bleed each month to help make humankind a possibility. my womb is home to the divine. a source of life for our species. whether i choose to create or not. but very few times it is seen that way. in older civilizations this blood was considered holy. in some it still is. but a majority of people. societies. and communities shun this natural process. some are more comfortable with the pornification of women. the sexualization of women. the violence and degradation of women than this. they cannot be bothered to express their disgust about all that. but will be angered and bothered by this. we menstruate and they see it as dirty. attention seeking. sick. a burden. as if this process is less natural than breathing. as if it is not a bridge between this universe and the last. as if this process is not love. labour. life. selfless and strikingly beautiful.

Una publicación compartida de rupi kaur (@rupikaur_) el

Las críticas a la red social fueron numerosas, y la artista desafió a Instagram y volvió a publicar la fotografía, que tres años después sigue en su feed. “Gracias, Instagram, por darme la respuesta exacta que mi trabajo critica”, dijo Rupi Kaur al volver a publicar la imagen. “Habéis borrado una foto de una mujer que está completamente cubierta y menstruando asegurando que incumple las normas de la comunidad, cuando vuestras normas dicen que es perfectamente aceptable”.

Otro proyecto que trata de normalizar la sangre menstrual es Beauty in Blood, de Jen y Rob Lewis. Con la sangre que ella recoge en su copa menstrual cada día de su periodo, la pareja toma cientos de imágenes del momento en que es desechada y se mezcla, con el agua del retrete.

El arte menstrual, una manera de acabar con los tabúes sobre de la regla 2

Una de las imágenes de Beauty in Blood. | Foto: Cedida por Jen Lewis

A veces simples, otras veces complejas y abstractas, estas fotografías retratan un momento habitual en la vida de las mujeres, una rutina que en muchos lugares se esconde y que muchos hombres evitan conocer.

La normalización de la sangre de la menstruación ha llegado también a la publicidad, aunque muy discretamente, pues este es un ámbito habitualmente criticado por utilizar eufemismos y símbolos lejanos a la realidad para vender compresas, tampones y otros productos relacionados con la menstruación.

La campaña de la marca Bodyform llamada Blood Normal muestra sangre en una compresa, a un hombre comprando compresas y una mujer sangrando en la ducha. “Al contrario de la creencia popular, las mujeres no sangran un líquido azul, sangran sangre. El periodo es normal, mostrarlo también debería serlo”, dice la marca en la campaña.

La exclusión social

En algunas culturas, las mujeres con la menstruación son consideradas impuras. La fotógrafa Poulomi Basu, en su obra Un ritual del exilio, quiere mostrar las consecuencias de la violencia que sufren las mujeres en algunos lugares del mundo, especialmente en Nepal, donde las mujeres son marginadas cuando tienen la regla.

En algunos pueblos de Nepal, a pesar de que estas prácticas están prohibidas, las mujeres y niñas son alejadas de sus hogares y consideradas intocables durante los días que dura la menstruación. En refugios al aire libre, las mujeres se enfrentan al frío y al calor, a los insectos y a animales salvajes, así como a la falta de comida, durante días debido a una superstición.

La economía

El gasto que supone tener la regla para una mujer a lo largo de su vida también es algo que quiere visibilizar el arte menstrual. De media, una mujer tiene el período de tres a siete días una vez al mes desde los 13 hasta los 51 años, lo que significa que tiene alrededor de 456 periodos, es decir, unos 6,2 años de su vida los pasa menstruando.

El gasto anual en productos como tampones y compresas, junto a los medicamentos para calmar el dolor en muchas ocasiones, asciende a alrededor de 300 euros.

Algunas artistas, como Amanda Atkinson, han querido visibilizar este hecho a través de diferentes obras, como £306, en la que con monedas de plata y cobre representa el gasto anual en productos relacionados con la regla.

El arte menstrual, una manera de acabar con los tabúes sobre de la regla 1

La obra de Amanda Atkinson muestra el gasto anual en productos relacionados con la menstruación.

En numerosos países, los movimientos feministas piden que se rebaje el IVA de estos productos para reducir el coste que supone a una mujer su menstruación a lo largo del año.

Noticias en tu inbox

¿Sin tiempo para las noticias? Nuestro equipo de redacción selecciona lo más relevante de la actualidad del día y confecciona para ti una Newsletter diaria que va directamente a tu bandeja de entrada. Suscríbete para recibir las noticias de última hora, los reportajes más fascinantes y las opiniones más razonadas.