Así luce Bonampak, la restaurada "Capilla Sixtina de América"
Foto: Inah

Cultura

Así luce Bonampak, la restaurada "Capilla Sixtina de América"

Restauradores del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) de México han recuperado integralmente las escenas de los murales del Templo de las Pinturas del sitio arqueológico maya de Bonampak, conocido como la "Capilla Sixtina de América", y no es para menos, ya que las pinturas datan del año 790 y son una de las obras pictóricas más significativas y mejor conservadas pertenecientes a la cultura maya.

por Rodrigo Isasi Arce

Restauradores del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) de México han recuperado en su totalidad las escenas de los murales del Templo de las Pinturas del famoso asentamiento arqueológico maya de Bonampak, conocido como la «Capilla Sixtina de América», y no es para menos, ya que las pinturas datan del año 790 y son una de las obras pictóricas más significativas y mejor conservadas pertenecientes a la cultura maya.

Su descubrimiento, como suele ser habitual en los sitios arqueológicos, se produjo de casualidad. Un venado condujo por accidente al explorador Giles Greville Healey y a su guía, el indígena lacandón Chan Bor, a dar en 1946 con los murales de Bonampak. 71 años después de que las antorchas de Healey y Bor iluminaran por primera vez estas pinturas mayas, hoy los murales lucen con todo su esplendor. Bonampak es un sitio arqueológico maya, ubicado en la Selva Lacandona, en el estado de Chiapas, en México, y muy cerca de la frontera con Guatemala. Su nombre, en vocablo maya, significa «Muros pintados«.

Así luce Bonampak, la restaurada "Capilla Sixtina de América" 1

Zona arqueológica de Bonampak, donde se encuentra el Templo de las Pinturas | Foto: INAH/EFE

 

Los murales se encuentran en el Templo de las pinturas formado por tres cuartos, en los que se reflejan escenas diferentes. Los colores vivos que adornan las paredes cuentan la historia de la última familia reinante de Bonampak, encabezada por el Rey Chan Muan y su esposa la Dama Conejo.

El cuarto 3 fue el primero en el que se adentraron en 1946 el aventurero estadounidense y Chan Bor, y es también la primera habitación en la que trabajan los restauradores del INAH desde 2016.  El resultado obtenido en este habitáculo es clave para  para emprender las tareas de limpieza, conservación y reintegración cromática en el otro par de cuartos, los cuales tienen una mayor cantidad de intervenciones. Los tres aposentos albergan alrededor de 250 metros cuadrados de pintura prehispánica maya.

Las pinturas del cuarto 3 giran en torno a su muro central, donde se representa una escena del gobernante junto a su familia realizando un autosacrificio, y que es el leitmotiv del resto de las representaciones pictóricas de la sala en las que se pueden ver la ceremonia de victoria con dirigentes, músicos, danzantes y prisioneros de guerra. El cuarto 2 representa la batalla del 2 de agosto de 792, la victoria de Bonampak y la presentación de los prisioneros, mientras que el cuarto 1 acoge unas pinturas del gobernante Yajaw Chan Muwan II acompañado por sus esposas y presentando un niño pequeño, que podría ser el futuro heredero. Sin embargo, todavía quedan unos años por delante hasta que los arqueólogos consigan restaurar por completo estas dos salas y dotarlas del mismo esplendor del que ya goza el cuarto 1.

Así luce Bonampak, la restaurada "Capilla Sixtina de América" 3

Uno de los murales del Templo de las Pinturas | Foto: INAH/EFE

 

La doctora Diana Magaloni, ex directora del Museo Nacional de Antropología, asegura al INAH que “la amplia gama cromática usada por los pintores de Bonampak es sorprendente; encontramos hasta 28 mezclas de pigmentos que reflejan distintas calidades del mundo natural”. El color azul, por ejemplo, “presenta cuatro fórmulas distintas, y por tanto tonalidades, para ser aplicado como fondo de las escenas”. Y es que estas pinturas fueron realizadas mediante una compleja técnica donde, sobre un enlucido fresco de cal, se aplicaron los pigmentos en un medio de agua cal (lechada), mezclado con un aglutinante orgánico.

Al retirar poco a poco el velo blanquecino de sales que cubre la capa pictórica, el cual se retira de forma mecánica con bisturí y espátulas dentales, los restauradores van descubriendo que las escenas retratan un hecho real acaecido hace más de 1.200 años, en el periodo Clásico Tardío, una batalla que encumbró a Chaan Muan II, penúltimo gobernante de Bonampak, contra la ciudad de Sak’ Tz’i’. En la labor de restauración ningún trazo ha sido modificado o “inventado”, sólo en algunos puntos se ha utilizado la acuarela, material que es totalmente reversible, asegura el INAH. La aplicación de la técnica conocida como rigattino (a base de finas rayas) permite distinguir la intervención con respecto a la pintura original.

Así luce Bonampak, la restaurada "Capilla Sixtina de América" 2

Un especialista durante la restauración de uno de los murales del Templo de las Pinturas | Foto: INAH/EFE

 

Mediante la interpretación de estos murales prehispánicos se ha logrado conocer muchos aspectos sobre la cultura e historia de los antiguos residentes de Bonampak. Este yacimiento arqueológico fue decretado monumento nacional en 1992 y cubre una superficie de aproximadamente 4.357 hectáreas.

Rodrigo Isasi Arce

Periodista especializado en Defensa, conflictos armados, mundo arabo islámico y cooperación internacional. Viajero empedernido y fotógrafo aficionado.