Política y conflictos

Bea Fanjul (PP): «Si fuera Lehendakari haría una sociedad más a lo Ayuso»

Hablamos con Bea Fanjul, diputada vasca del PP en el Congreso y presidenta de Nuevas Generaciones

por Rodrigo Isasi Arce

Actualizado:

«Inconformista, rebelde y canallita», así se define Bea Fanjul, la diputada vasca del Partido Popular y recién elegida presidenta de Nuevas Generaciones, las juventudes del partido. Religiosa y sin pelos en la lengua, se declara fiel admiradora de Gregorio Ordóñez, el político popular asesinado por ETA en 1995. Desde los 18 años ya formaba parte del Partido Popular. Es del centro de Bilbao, de Indautxu, y no habla euskera, pero a sus 29 años tiene claro que su objetivo es tomar Ajuria Enea, ser la próxima lehendakari.

Hablamos con la política popular que, con una cruz colgando al cuello y una pulsera de «comunismo o libertad» con la enseña nacional en la muñeca izquierda, no duda en cargar contra el Gobierno socialista y asegura que su objetivo es que «Nuevas Generaciones sea la casa común del centroderecha y del centroizquierda» en España.

«437 días lleva Joaquín Beltrán enterrado bajo la basura del Vertedero de Zaldibar. 437 días en nuestro recuerdo». Cada día pones este mensaje en Twitter.

Cada tweet, cada día, y así voy a seguir hasta que lo encuentren. Empecé con eso porque fue una desgracia y lamentablemente no se habla de eso y creo que cada vida importa, ya sea por una causa o por otra, que hayas muerto por coronavirus o por una serie de negligencias que haya tenido el Gobierno vasco. Esa persona se merece que alguien la recuerde.

Hay un mensaje en tu twitter en el que contestas a una chica con «evoluciona, amiga». ¿En qué crees que tenemos que evolucionar?

En el momento en que cualquier hombre o mujer recibe un ataque de muy mal gusto creo que todos deberíamos dar un paso atrás y decir que no está bien, independientemente de la ideología del color político. Por eso digo que evolucione, porque su feminismo no es mejor que el de otro, el feminismo, como yo lo contemplo, es la suma del esfuerzo de todos, de los hombres y las mujeres, no me vale que se le consienta un ataque o que lo justifiquen con él «y tú más». Yo voy a apoyar siempre a cualquier persona que se le insulte o que se diga barbaridades.

¿Cómo crees que podemos ser mejores ciudadanos y políticos?

Siendo más libres. Yo creo que en el momento que cada uno es libre de decidir qué tipo de vida quiere llevar, que es libre de pensar por sí mismo, libre en toda su concepción de esa palabra, con respeto, con coherencia, con humildad, pues así seremos todos mejores. Hay millones de españoles, cada uno de su madre y de su padre, todos muy distintos, pero nos respetamos, nos queremos, nos entendemos y tratamos de ayudarnos. Yo creo que así es como uno se hace mejor político y mejor persona.

¿Cuántos insultos recibes al día?

Ufff, no sé, he perdido la cuenta. Creo que tengo todo el abecedario de insultos, desde facha y fascista y algunos que te los pondría con asterisco. De todo, pero me lo tomo con humor, me da igual y hay muchos que ni llego a leer. También me sueltan algún que otro piropo, entonces compensa, y esos sí que los leo.

Ayuso habla de «comunismo o libertad».

Yo no creo que sea Ayuso o el PP. Yo creo que son los madrileños, los españoles, que están un poco hartos y nos han llevado a ese eslogan, el de «comunismo o libertad», pero vamos a hablar de libertad. 

Foto: Eva Cubas.

¿Tienes miedo al comunismo?

Tengo miedo a Iglesias, tengo miedo a Sánchez, siento auténtico pavor. Me parece que son personas que no son conscientes de las sensibilidades que tiene la gente, del momento por el que estamos pasando. Creo que son egoístas y que son mentirosos. Una persona joven como yo que concibe la política como una vocación absoluta al servicio, en ayudar a los demás, me cuesta entender que tengamos un presidente de Gobierno así y a un ex socio del Gobierno así.

Creo que Pedro Sánchez no ha dicho ni una verdad, lo cierto es que tenemos un 40% del paro juvenil, siempre hablan de los jóvenes y de que somos el futuro y la realidad es que a los jóvenes nos están dejando sin presente.

Pablo Iglesias era el que hace unos años hablaba de la sociedad obrera y de sus compadres y sus amigos y de que jamás se iría a vivir a otro sitio. Esa gente que hablaba de jarabe democrático cada vez que se hacía un escrache. Te puedo poner 20.000 ejemplos. Por ejemplo, yo también puedo formar una familia con cuatro o cinco hijos si me pago la niñera con el impuesto de los ciudadanos, yo también puedo agitar a las masas y llamar a la violencia y justificarla viviendo en un chaletazo aislado de todos los insultos que él mismo provoca.

¿Qué decir sobre la decisión de Pablo Iglesias de presentarse a Madrid?

Yo sinceramente creo que se quiere marchar de la política. Ha decidido presentarse a la Comunidad de Madrid para que Ayuso le meta un 4-0 y se vaya a su casa, y estoy segura de que se va a ir a casa. 

¿Por qué Ayuso es la mejor candidata a la presidencia de Madrid?

Porque es una mujer con mayúsculas, es una gran persona que se ha hecho a sí misma. Hay que recordar el proceso de evolución de Ayuso, los ataques que ha recibido, no ha habido un día que no le hicieran la vida imposible y ¿qué es lo que ha hecho Ayuso?, seguir apostando por las personas, ha dejado que sean libres, que no dependan de nadie. De Ayuso se ha dicho que ha sido muy irresponsable, pero luego están todos estos (Iglesias y Sánchez) tomando cositas en los bares, y tomándose una cervecita y saltándose los confinamientos como les da la gana, y luego resulta que la culpa es de Madrid y los madrileños son muy malos porque en Madrid gobierna el Partido Popular. Ayuso ha montado un hospital para nuestros enfermos y dicen que es una aberración. Ya no sé quién les compra esos argumentos, porque tratan a los españoles como tontos.

¿Cómo se le gana a la izquierda?

Con libertad y en las urnas, que ahora ya no les gustan tanto. Es que antes decían tantas cosas… tendría que tener una lista, pero acabaríamos mañana. Antes siempre decían que la gente tiene que elegir en las urnas cada voto, cada español, y ahora no les interesa, porque nos quisieron colocar una moción de censura que ellos negaban cuando Ayuso convoca elecciones porque le meten en una tesitura, la arrinconan, la quieren echar, y Ayuso dice: yo creo en la democracia, que decidan los madrileños qué gobierno quieren tener, pero ellos no querían eso, ellos querían su tripartido o sus chorradas varias para mangonear Madrid.

Foto: Eva Cubas.

Te afiliaste al PP con 18 años. Lo tenías claro.

No te creas, no era la típica persona que le gustara la política, no era como el alcalde José Luis Martínez Almeida, que con 13 años consumía todos los periódicos habidos y por haber, no soy así. Yo tenía vocación, en el colegio ya representaba a todos los estudiantes cuando estaba en 2º de la ESO y participaba en muchos voluntariados. Daba la casualidad que tenía dos amigos del colegio que estaban afiliados al Partido Popular y yo decidí acompañarlos, pero a mí lo que me chocaba, lo que me llamaba la atención, era ver a todos mis compañeros rodeados de escoltas por querer mejorar su municipio, mejorar Bilbao, y que se están jugando el pellejo por la libertad, para que unos u otros distintos pudiesen ser lo que quisieran, entonces eso te mueve la conciencia, te mueve el alma.

Eres admiradora de Gregorio Ordoñez… él era un hombre echado para delante, que no tenía pelos en la lengua. ¿Así es también Bea Fanjul?

Era un político de raza. Sin conocerlo en persona, me han hablado muchísimo de él y me parecía una persona de grandes convicciones, ponía a San Sebastián por encima de todo, se pasaba el día trabajando, tenía don de gentes, tenía carácter y tenía desparpajo y esa nobleza que se ve de lejos, que la transmite incluso en una pantalla, y a mí me conmovió mucho y me pareció maravilloso. Ojalá yo fuera como Gregorio.

¿Qué significa ser de derechas en España?

Ser de derechas en España significa ser un tío sensato, gente de bien (ríe). Al final es ser una persona que cree en la libertad.

¿Cómo afrontas la presidencia de Nuevas Generaciones?

Con muchas ganas y mucha ilusión. Tenemos 35.000 compañeros afiliados, somos la organización juvenil más grande de toda España y tenemos en nuestras manos el poder llevar a cabo cosas de manera real, porque tenemos representación en el Congreso, en cada ayuntamiento, diputación o parlamento autonómico. Además tenemos un equipo humano muy bueno y esa experiencia que quizás no tengan otros partidos y estamos en cada rincón de España. Quiero aprovechar esas oportunidades que tenemos para representar a todos los jóvenes, incluso a aquel joven de izquierdas que todavía está un poco confundido.

¿Qué cambios te gustaría ver en Nuevas Generaciones?

Ya hemos empezado a hacerlos. Creo que se tiene que hablar de emprendimiento y mezclo un poco también España rural y deporte, hablo mucho de formación y de universidades. Pero vamos, que tampoco tengo que hacer grandes cambios porque Diego Gago lo hizo muy bien, ha dejado una organización que está muy unida, muy motivada.

Foto: Eva Cubas.

Apostáis porque el PP sea la «casa común» del centroderecha.

Yo iría más allá. Quiero que Nuevas Generaciones sea la casa común del centroderecha y del centroizquierda, porque al final todos los jóvenes tenemos los mismos problemas, la diferencia es la forma de encararlos, hay algunos que ponen la mano y se conforman con que Papá Estado te equilibre un poco la balanza y hay otros que simplemente pedimos una oportunidad.

¿Unas Nuevas Generaciones más progresistas?

No, yo de progre no tengo nada, pero sí que soy totalmente transversal, la juventud no está tan marcada por unos colores o un dogma político, sino porque tengo a muchísimos chavales que no tienen ni presente. 

¿Crees que el PP debería acentuar su discurso, dejar de ser tan moderado?

Lo que el Partido Popular tiene muy bueno es la suma de muchos perfiles y muy distintos. Yo estoy en el Congreso y tengo compañeros de bancada que nos ponemos hablar de cosas y parecemos cada uno de un partido distinto. Lo bueno del PP es que sabe aglutinar todo eso, que sabe encontrar el espacio para cada uno y que se sienta cómodo y entendiendo que estas son nuestras siglas  y nuestro proyecto, el partido de las personas. Yo soy un poco más canallita y más rebelde, creo que viene a ser por la edad o porque soy muy vasca y siempre se me ha dado la libertad de decir lo que quiera siempre y cuando sea fruto de una convicción y sea coherente con eso.

Algunas voces de Vox os acusan de ser demasiado blandos.

Vox nos puede llamar moderados pero es que llevan años llamándonos derechita cobarde, que no me parece justo, pero Vox es como en su momento Ciudadanos, que también quería darnos el sorpasso y mira dónde está ahora. No quiero entrar en comparaciones pero supongo que cuando no gobiernas y eres un partido que tienes poca vida política te puedes permitir elevar más o menos el tono. Creo que se equivocan que de cobarde no tengo nada.

Estás siendo muy crítica con el Gobierno y su gestión de la pandemia. Es más, tuya es la frase en twitter «¿En qué fase abren los prostíbulos y marisquerías para que os entretengáis menos en Twitter?»

La verdad es que me divertí mucho escribiendo eso, pero también me duele, porque tengo que reproducir sus barbaridades y las tengo que teclear. Y tengo peores. Mi Twitter es un reflejo de lo que hace el Gobierno socialista.

Eres aficionada al ajedrez.

Sí, pero últimamente lo he abandonado un poco, en Madrid no tengo tablero. Todos mis hermanos jugamos desde pequeñitos, nos lo inculcó mi padre, éramos muy frikis. Antes de entrar en el colegio ya teníamos una hora de clase de ajedrez, y cuando salíamos del colegio teníamos a nuestro profesor particular y los fines de semana nos recorríamos toda España para para jugar torneos. Era maravilloso, porque salíamos todos ganando, cada uno en su categoría, y tenemos la casa llena de trofeos.

¿Con qué político jugarías la partida definitiva? 

Pues depende qué partida. Me encantaría echarle una partida a Iglesias y decirle jaque mate, o echaría una partida con Toni Roldán si quisiera disfrutar. Con Juan Carlos Girauta yo creo que también me echaría unas risas y ahí sí que me tomaría una copa mientras hecho esa partidita. 

¿Qué es eso de «La revolución de la libertad», el lema del XV Congreso Nacional de Nuevas Generaciones?

Nuestra pequeña gran revolución. Elegimos ese lema antes de saber que iba a haber elecciones en Madrid. Sabíamos que debía tener la palabra libertad, porque a mí me parece una palabra preciosa, creo que recoge todo lo que uno defiende, y revolución porque tengo que ponerle ese punto canallita de despertar a los jóvenes porque muchas veces estamos todos un poco adormecidos.

Pablo Casado fue presidente de Nuevas Generaciones en Madrid y ha acabado siendo presidente del partido y candidato a la presidencia del Gobierno. ¿Sigues su pasos?

Pablo es muy listo y es muy rápido, ya me gustaría a mí ser como él. No, yo siempre he dicho que quiero hacer política en el País Vasco, creo que es importante, no podemos vaciar el País Vasco de cada talento que tenemos y hay mucho y creo que tenemos que apostar y reforzar nuestro proyecto en tierras como el País Vasco y Cataluña. Yo nunca he perdido el horizonte, nunca he perdido el objetivo y siempre llevo en el retrovisor la visión del País Vasco.

¿Pablo Casado es el mejor presidente del PP? ¿encarna el resurgir del partido?

En el Partido Popular han pasado muchísimos presidentes. Si tuviera que elegir, claro que me quedaría con Pablo Casado por una sencilla razón: Pablo es una persona que te enamora cada vez que tienes la oportunidad de estar con él, es un tío normal y corriente, no te marca las distancias, cada vez que tienes un problema ahí está y cree y confía en la gente, tiene buen olfato, te deja hacer, no es una persona con la que no puedas dialogar. A mí me lo ha demostrado, y mira el perfil que tengo, que de vez en cuando derrapo, pero él me pone en la autopista y me dice: «Yo confío, si esto es lo que crees, tira».

Es, además, una persona que apuesta por los jóvenes, ya que ha sido el primer presidente del partido que a mi generación nos ha pegado un buen empujón y ha dicho: «Yo quiero más personas como vosotros». Pablo nunca ha tenido miedo en apostar y en creer y comparte los mismos valores que yo.

Dices que te gustaría ser Lehendakari, pero no hablas euskera ¿no?

Sí claro, y luego ya de broma siempre añado: «Que se bailen aurreskus y sevillanas». Me cargaré las imposiciones esas absurdas que tienen, evidentemente el euskera es parte de nuestra tradición y me gustaría hablar euskera pero por ciertas circunstancias no aprendí euskera y lo que no voy a renunciar en el País Vasco es a cierto talento por poner el idioma obligatorio, es decir, yo quiero el día de mañana tener en Osakidetza, en el servicio público de salud vasca, a los mejores médicos, a mí me da igual como me hable, yo quiero que me opere el mejor. Claro que tienes que incentivar que la gente hable euskera, porque al final es nuestra lengua, pero no puede valer más el euskera que un doctorado, hay que ser un poco justo y ser inteligente y en el día a día en el País Vasco no todo el mundo habla euskera.

Cuando yo estaba en el colegio existían los tres modelos, el euskera el bilingüe y el castellano, y en el castellano había tres o cuatro horas de euskera y de inglés a la semana, y la gente podía elegir libremente qué modelo quería y ahora es todo en euskera. Yo quiero que los padres decidan qué educación dar a sus hijos y así con todo.

Hay mucho vasco que no se saca el ega (nivel básico de euskera) y que coge y decide irse a Barcelona, a Madrid o a cualquier otro lado. Estamos perdiendo muchísimo talento, hay una fuga de jóvenes y de no de tan jóvenes.

¿Si fueras Lehendakari, qué cambios harías en el País Vasco?

Haría una sociedad más a lo Ayuso, más libre. Evidentemente lo del euskera que tenga sus puntos, que evidentemente es una lengua que hablas más, que además es nuestra, que la tienes que promocionar y la tienes que proteger, una cosa no quita la otra, apostaría por un sistema educativo distinto, quizás un modelo trilingüe, y por supuesto no hubiese pasado lo que pasó en Zaldibar.

El único lehendakari no nacionalista desde los 80 ha sido Patxi López y no le fue muy bien.

Patxi López fue un pluff, pudo hacer muchas cosas pero no hizo nada.

Hay quien defiende que el País Vasco no funciona sin el PNV.

Es que llevan muchísimos años. También decían lo mismo del PSOE en Andalucía y mira, Juanma Moreno le ha dado la vuelta a todo y han descubierto que se pueden bajar los impuestos y no tiene por qué haber tanto paro. Es acabar con un mito.

¿Hay futuro para los jóvenes en España?

De momento no hay ni presente. Tenemos que ser conscientes de la realidad que tenemos los jóvenes, no conseguimos despertar. Yo veo a un montón de señores mayores cómo se organizan para manifestarse por sus pensiones pero no he visto a ningún joven preocupado porque tengamos una tasa de paro del 40%, no he visto a ningún joven preocupado porque el ministro de universidades, que no sé ni cómo se llama porque lo he visto solo una vez en mi vida, haya bajado solo un euro la tasa de universidades. Hay algo que estamos haciendo mal, somos la generación más maltratada de todas.

¿Crees que debería haber más ayudas para los jóvenes en nuestro país?

Evidentemente tienen que existir ayudas, pero tienen que ser puntuales.  La explicación del Estado tiene que ser la de que yo te ayudo y te acompaño en este momento para que tú puedas valerte por ti mismo y el día de mañana seas dueño de tu vida. Yo lo que no quiero es tener una generación dependiente y que te acostumbres al aquí tienes a Papá Estado, que le tienes que agarrar de la chaqueta y que tienes que ir pegado a él, con lo cual, da igual lo que hagas pero tu futuro está condenado a que no le sueltes la chaqueta.

Se trata de hacer una generación de personas jóvenes libres. Yo creo que el mejor regalo que se le puede dar a una persona es que aprenda a valerse por sí mismo.

Primero pensamos, analizamos cuál es el problema, vamos a ver el origen y vamos a tratar de buscar otras soluciones, que no todo es poner pasta, esa es la solución fácil y rápida para tenerles un poco callados y es que yo prefiero las herramientas, pero para eso necesitas un análisis de una persona sensata, no pasa todo por Papá Estado, cheque  y aquí tienes y está todo pagado.


En el siguiente vídeo Bea Fanjul responde a nuestras 11 preguntas random:

Rodrigo Isasi Arce

Periodista especializado en Defensa, conflictos armados, mundo arabo islámico y cooperación internacional. Viajero empedernido y fotógrafo aficionado.