Beto O'Rourke, el punky llamado a acabar con la pesadilla Trump
Foto: Adria Malcolm| Reuters

Política y conflictos

Beto O'Rourke, el punky llamado a acabar con la pesadilla Trump

Han pasado más dos décadas desde que Beto O’Rourke tocara el bajo en un grupo de punk. Hoy es la sensación política norteamericana que desafía a Trump.

por Cecilia de la Serna

Actualizado:

Han pasado más dos décadas desde que Beto O’Rourke tocara el bajo en un grupo de punk. Hoy es la gran sensación política norteamericana que desafía al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de cara a la carrera presidencial en 2020. ¿Quién es este texano de 46 años que ha batido el récord de recaudación en las primeras 24 horas de campaña?

Por qué esto es importante: la carrera presidencial para las elecciones de 2020 en Estados Unidos ya ha empezado. Beto O’Rourke se postula como favorito para enfrentarse a Donald Trump.

Las comparaciones son odiosas pero no si eres Beto O’Rourke, a quien se le ha comparado con Barack Obama y Bobby Kennedy. Este demócrata no es nuevo en política. Hijo de Pat O’Rourke, una figura política de El Paso (Texas) –su localidad natal–, y desde 2013 hasta antes de ayer ha sido congresista en la Cámara de Representantes.

 

Beto O'Rourke, el punky llamado a acabar con la pesadilla Trump 2

Beto O’Rourke, megáfono en mano, da un discurso en Texas. | Foto: Mike Segar | Reuters

 

En 2018 decidió cambiar de rumbo y presentarse al Senado, aunque se topó con un hueso duro de roer: Ted Cruz, el republicano latino más famoso del país que le disputó la candidatura en las primarias a Donald Trump en 2016. O’Rourke perdió contra Cruz en las midterms en Texas, pero logró un nada desdeñable 48,3% de los votos frente a un peso pesado de la política nacional. Además, ese fracaso sabe a victoria: perdió por solo un 2,7% de los votos en un estado, Texas, en el que los demócratas solían perder por un 20% o más.

 

Una apuesta progresista y moderada

Los demócratas quieren evitar a toda costa un segundo mandato de Trump, aunque la línea a seguir no es todavía clara. Ya son 15 los demócratas que han formalizado su precandidatura a la presidencia de Estados Unidos, y pronto podrían ser 16 si Joe Biden finalmente se decide y anuncia que se postula. Frente a nombres más radicales en el seno del partido, como el de Bernie Sanders –que ostentaba antes de la irrupción de O’Rourke el récord de recaudación en las primeras 24 horas–, o el de Kamala Harris, el texano destaca por mantener un perfil más moderado.

 

Beto O'Rourke, el punky llamado a acabar con la pesadilla Trump 3

Beto O’Rourke da un discurso improvisado encima de su coche en Las Vegas. | Foto: John Locher | AP

 

O’Rourke, que hasta hace poco era más bien un desconocido, no especialmente mediático, está subiendo como la espuma. Sus acalorados discursos encima de una mesa o de un taburete que lo empapan en sudor y su marcado carisma le están labrando una buena fama. Su entrega genera confianza, ilusiona.

 

Beto O'Rourke, el punky llamado a acabar con la pesadilla Trump 1

El sudor de O’Rourke en sus acalorados discursos se ha convertido en sello de identidad del candidato demócrata. | Foto: Brian Snyder | Reuters

 

En cuanto a sus ideas, a grandes rasgos mantiene la línea del Partido Demócrata. Aboga por un control más estricto de las armas –participó incluso en una sentada en la Cámara de los Representantes para intentar forzar un cambio legislativo–, es pro legalización de la marihuana y un activista contra el cambio climático. Su visión de la inmigración choca de frente con la de Trump, y le ha valido el primer enfrentamiento –aunque indirecto– con el presidente.

 

Proinmigración con acento hispano

La inmigración ha sido siempre un pilar de la sociedad norteamericana, fundada sobre los flujos migratorios de toda índole. No obstante, la polarización política sobre esta cuestión es más o menos reciente. El fuerte discurso antiinmigración del presidente Donald Trump y su polémico muro en la frontera con México ha hecho de una cuestión inherente a la historia de Estados Unidos un tema de debate. La posición de O’Rourke en temas de inmigración es inequívoca.

El texano ha llegado a proponer derribar la barrera fronteriza en El Paso, su ciudad natal. Su discurso proinmigración se ha convertido en uno de los más duros del panorama político actual. Tras la muerte de la niña guatemalteca de siete años en la frontera, el demócrata exigió un cambio para una “nación de inmigrantes”. “Debemos asegurarnos de que las leyes correspondan con nuestros valores, cosa que no ocurre ahora. Espero que no perdamos a otro niño”, aseguró.

 

Beto O'Rourke, el punky llamado a acabar con la pesadilla Trump 4

Beto O’Rourke recibe una medalla después de terminar la carrera Lucky Run en Iowa. | Foto: STEPHEN MATUREN | AFP

 

Precisamente en El Paso, O’Rourke acusó a Trump de infundir «falso terror» con la inmigración y de «mentir» sobre su ciudad, que Trump calificó de «lugar peligroso» antes de la construcción del muro. «En El Paso estamos seguros, porque nos tratamos los unos a los otros con dignidad y respeto. Así es como lograremos que nuestras comunidades y nuestro país sean seguros. Se sabe que los muros no salvan vidas. Los muros quitan vidas”, sentenció el demócrata. Estas declaraciones no le sentaron nada bien al presidente Trump, que despreció a O’Rourke con su tono habitual: «Nos está desafiando un jovencito que perdió unas elecciones contra Ted Cruz», dijo Trump.

Aunque el presidente desprecie a Beto O’Rourke, este punky de El Paso que no tiene problema en expresarse en español para atraer al votante latino es ahora el hombre que más dinero ha recaudado en las primeras 24 horas de campaña. Las expectativas son grandes, y es que la tarea no es sencilla: terminar con una pesadilla que podría alargarse cuatro años más.