The objective

Further

Cultura viral

Cultura viral

Los 5 jóvenes malagueños que buscan convertir los residuos plásticos en combustible

Foto: Final Startup Programme 04/05

Cinco jóvenes malagueños de entre 21 y 22 años están dando mucho de qué hablar. El multidisciplinar equipo de ingenieros Fernando Matías Canale y Daniel Gil-Félez Velazco; las expertas en marketing Melanie Carril Caccia y Victoria Rubio Sánchez, y el responsable de ventas Marcelo Alejandro Hornillos Páez han creado una startup llamada Biofy para convertir los residuos plásticos que no pueden ser tratados actualmente, que se acumulan en los vertederos y en espacios naturales, en un fuel oil ligero bajo en azufre.

Si bien todos son estudiantes y deben dedicar largas horas a sus carreras, estos chicos afirman que cuando se quiere hacer un proyecto que pretenda cambiar al mundo hay que tratarlo como si fuese un hijo.

Los jóvenes han contado a The Objective que incluso en los pasillos de la Universidad se hacía evidente el exceso de plástico que hay. Este año, el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés) ha advertido de que al paso que vamos en 2050 habrá más plástico que peces en los océanos. La startup creada por estos jóvenes tiene una motivación de conservación medioambiental. “El gas, aunque no es sano para respirar, es menos contaminante que el que se obtiene directamente del petróleo. La startup es cleantech. Es decir, fabricamos tecnología con el medioambiente y la sostenibilidad como prioridad”.

Por esta razón, el sistema de Biofy para reciclar plásticos en fuel oil ganó la X edición del ‘Startup Programme España’ y se prepara para representar a España en el Junior Achievement Europe Enterprise Challenge 2018 que se celebrará del 25 al 27 de junio en Helsinki (Finlandia), al que concurren los ganadores de otros 17 países.

Fernando Matías Canale ha explicado a The Objective que Biofy surgió en un decatlón que organizó la Universidad de Málaga. “Entonces nos surgió la idea de hacer algo con el plástico que hay. Somos dos ingenieros en el equipo. Yo soy ingeniero eléctrico mecánico”, ha señalado antes de asegurar que el proceso de conversión del plástico a combustible no es tan complicado.

“Cogemos los restos de plásticos que no se pueden reciclar y los sometemos al proceso de pirólisis con el que transformamos el plástico en gas. Luego limpiamos ese gas de los gases nocivos, y de ahí resulta un combustible que es como petróleo gasificado”. La pirólisis consiste en la descomposición química de los materiales plásticos por degradación térmica en ausencia de oxígeno.

¿Qué le recomendarían a jóvenes que quieran lanzar su propia startup? “Les recomendaríamos que por muy loca que sea la idea la lleven adelante porque la acabas disfrutando. Si de verdad se van a poner a desarrollar un proyecto, cuando se es estudiante, hay que mentalizarse de que van a tener que dedicarle tiempo como si fuera un hijo”, han respondido.

Biofy ya ha realizado pruebas de concepto de su combustible con éxito, que iría orientado en una primera fase a clientes industriales (especialmente grandes hornos, como cementeras y metalurgias) y petroquímicas, para luego extenderse a asociaciones agrícolas e incluso barcos mercantes.

Noticias en tu inbox

¿Sin tiempo para las noticias? Nuestro equipo de redacción selecciona lo más relevante de la actualidad del día y confecciona para ti una Newsletter diaria que va directamente a tu bandeja de entrada. Suscríbete para recibir las noticias de última hora, los reportajes más fascinantes y las opiniones más razonadas.