The objective

Further

Cultura viral

Cultura viral

El libro que explora cómo Madonna cambió el mundo

Foto: Frank Micelotta | AP

Una noche de septiembre de 1984, cierta cadena de televisión celebró su primera entrega de premios de videoclips. Una de las invitadas a actuar en la gala era una recién llegada que había logrado un éxito moderado con su primer disco. La susodicha salió al escenario vestida con traje de boda y velo, guantes sin dedos, pelo ondulado con mechas rubias y más crucifijos y rosarios de los que cualquier católico razonable necesitaría jamás. A mitad de la actuación, a la iluminada le dio por simular un coito, revolverse por el suelo y dejar su lencería al aire. Su manager, recordó ella misma años más tarde, la esperaba entre bambalinas “blanco como un fantasma” para decirle que acababa de arruinar su carrera. No fue el único que hizo esa lectura de lo que acababa de ocurrir: otros dentro de la industria dijeron también que había muerto antes de empezar. Pero Madonna era más lista que todos ellos y lo que hizo en aquellos Premios MTV fue salir al escenario, interpretar ‘Like a virgin’ y ponerlo todo patas arriba.

“Madonna ha roto con muchas de las convenciones de la presencia de las mujeres en el pop-rock y se ha mantenido durante muchísimos años en lo más alto. Una de las cosas que distinguen a Madonna dentro de la historia de la música popular es que es la única mujer que llega a los 60 años estando en lo más alto y, además, lleva 35 años prácticamente sin bajones”. Quien habla es el doctor en Musicología y profesor de la Universidad de Oviedo Eduardo Viñuela, coordinador de Bitch she’s Madonna (editorial Dos Bigotes), un estudio de la impronta de la cantante en la cultura contemporánea escrito por musicólogos, músicos y hasta sexólogos y una excusa perfecta para celebrar su 60 cumpleaños (el próximo 16 de agosto) analizando su música, sus vídeos, sus conciertos, sus películas, sus anuncios publicitarios, su relación con el feminismo, su estatus de icono gay y su uso de la sexualidad como materia prima de la creación pop.

De todas estas facetas, es la primera, la música, la que cobra más importancia y la que intencionalmente abre el libro. “A Madonna se la valora poco por la música”, cuenta a The Objective Viñuela, artífice del primer capítulo del libro. Y lo ilustra con un ejemplo: “Vamos a buscar portadas de revistas [en las que aparezca Madonna], fuera de lo que sea Vogue y demás, sino revistas musicales, y prácticamente no las encontramos”. Viñuela señala a su condición de mujer como uno de los factores responsables: “El hecho de que sea mujer ha sido determinante en cuanto a la valoración que se ha hecho de su trabajo”. De nuevo, aporta un ejemplo: “Cuando se habla de Madonna y de cómo se rodea de un equipo para elaborar un disco, la gente siempre se pregunta si es que hay un grupo detrás que le hace los discos y ella no aporta prácticamente nada. Esto, cuando lo hace David Bowie, resulta que es un gran aglutinador de equipos y con él se consigue la magia”. Es decir, lo que la crítica veía en Bowie como muestra de buen gusto, visión y un olfato espabilado, en ella lo interpretaba como carencia.

Así es cómo Madonna cambió el mundo 1

Portada de ‘Bitch she’s Madonna’. | Foto: Dos Bigotes

Pero el libro, sin ser una biografía, trata otros temas además de su música. “Analizar a Madonna es profundizar en la evolución de muchos de los aspectos más relevantes de la sociedad de las últimas décadas”, reza el prólogo. Y Bitch she’s Madonna aborda esas áreas. La cultura visual que hoy YouTube e Instagram han trasladado a las pantallas del ordenador y del teléfono estuvo durante años monopolizada por la televisión. El nacimiento del videoclip ofrecía una nueva manera de llegar al público masivo y Madonna supo aprovechar como pocos este nuevo lenguaje: reinterpretaba el glamour de Marilyn Monroe en las referencias de ‘Material Girl’ a Los caballeros las prefieren rubias, profanaba lo sagrado al sexualizar la religión en ‘Like a prayer’ y mezclaba alta y baja cultura uniendo cuadros de Tamara de Lempicka con un vistoso baile popular entre la empobrecida comunidad LGTB afroamericana y latina de Nueva York en ‘Vogue’. Viñuela reconoce que la carrera de la reina del pop habría sido “diferente” sin el trampolín de la cadena musical, pero va más allá al plantear también otra cuestión: “¿Habría tenido el impacto que tuvo en la juventud MTV si no hubiera existido Madonna?”. Lo que está claro es que no hay influencer en el mundo que haya tenido con ninguna red social la simbiosis que la diva ha tenido con MTV. “Si hablamos de dos figuras que lanzan MTV fuertemente en los primeros años, una es Madonna y otra es Michael Jackson”, subraya Viñuela.

La huella de la ambición rubia está presente en la música y en el vídeo, pero también en el plano social. Su estatus de mujer en el pop (un género que, desde su llegada, no ha vuelto a estar nunca dominado por hombres ) y, ojo, de mujer femenina (“dentro del cánon del rock hay muchísimos nombres masculinos, pero muy pocos nombres femeninos y, cuando hay nombres femeninos, muchas veces han adoptado actitudes o incluso estéticas más masculinas”, apunta Viñuela) no pasó desapercibido para los colectivos feminista y LGTB, “que encontraron en Madonna un símbolo para crear comunidad”, refleja el libro.

Todas las transformaciones que introdujo la reina del pop cristalizaron en los años 90 en los Madonna studies o estudios Madonna, una disciplina académica de las ciencias sociales relativamente popular en Estados Unidos, pero que en España sonaba poco hasta que los autores de Bitch she’s Madonna decidieron importarla a la Universidad de Oviedo, donde en 2015 hicieron un monográfico sobre el tema en el Aula de Música Pop-Rock. Tres años más tarde, ese curso ha adquirido forma de libro para que cualquiera se pueda poner al día.

Noticias en tu inbox

¿Sin tiempo para las noticias? Nuestro equipo de redacción selecciona lo más relevante de la actualidad del día y confecciona para ti una Newsletter diaria que va directamente a tu bandeja de entrada. Suscríbete para recibir las noticias de última hora, los reportajes más fascinantes y las opiniones más razonadas.