The objective

Further

Cultura viral

Cultura viral

Las tres bodegas insignia del barrio del Clot

Foto: Kevin Horvat | Unsplash

Aunque está encajado entre dos de las vías con más tráfico de Barcelona, la avenida Meridiana y la Gran Vía de las Cortes Catalanas, El Clot tiene un ritmo distinto. Atravesar este barrio por su Rambla Rogent hasta llegar al Parque del Clot, mirar los escaparates de sus comercios familiares o detenerse en alguna de sus bodegas es dar con el súper poder de frenar en seco la celeridad de la ciudad.

Una caña con torreznos en la Carol; un vinillo con boquerones en la Sopena o un vermú con mollete de pringá en Ca la Paqui son la fórmula perfecta para arreglar el mundo. Y si de esa ruta no sales con la solución a todos los problemas, vuelve otro día, porque algo se te ha quedado sin hacer.

Las tres bodegas insignia del barrio del Clot

Fotos vía Bodegas Carol Facebook.

Bodega Carol

De las cosas más importantes que ha hecho Lola en su vida, dos se llaman Carol. La primera fue su hija, a la que le dio este nombre. Después su bodega, a la que quiso tanto que la rebautizó con el nombre de su hija. La Carol —la bodega— ni siempre se llamó Carol, ni siempre fue de Lola y Manolo. En la bodega original los clientes esperaban su vino a granel escuchando al hijo del propietario tocar el piano. En 1983, 84 quizá, llegó Lola. Puso la barra, una tragaperras y montó al fondo un pequeño colmado que mantuvo hasta mediados de los 90.

Llegó el 2015 y con él el momento de que Lola disfrutara de su jubilación. Por entonces Alberto García Moyano, un abogado conocedor —y frecuentador— de los bares más diversos de Barcelona, ya era amigo de Shawn Stocker. Aunque Shawn es americano, su sueño era español: montar una bodega “cañí”. Se lo contó a Alberto y dicho y hecho. Así comenzó la nueva etapa de la Bodega Carol.

La pizarra de la Carol es un road trip por España con nombres de tapa. Chicharrón de Cádiz —no te lo pierdas si vas—, queso de Ciudad Real —en esta casa no tomarás el nombre del manchego en vano—, madejas de Aragón, cecina de León, callos, mojama, rabo de cerdo frito o torreznos, esos torreznos de Soria que te ponen el corazón contento y las arterias pidiendo tregua. “Queríamos reivindicar productos que se salen del circuito habitual en Barcelona y el objetivo era no poner las tapas a más de 6 o 7€”, dice Alberto. Eso y no complicarse en la cocina, que Pep Forés, a quien encontrarás al otro lado de la barra, no puede estar en misa, pinchando heavy y repicando. Y si los clientes de Lola llenaron una pared con llaveros que aún se conservan, los parroquianos de la actual Carol nutren las vitrinas de la entrada con todo tipo de ofrendas: muñecos de El Fary, discos de Manolo Escobar, fotos de Chiquito de la Calzada… Porque si algo se cumple en esta bodega es su lema: “¡Que no falte de ná!”.

Bodega Carol: c/ Aragó, 558. 08026 Barcelona.

Horario: M-V: 13-23h. S-D: 12-17h.

Las tres bodegas insignia del barrio del Clot 2

Bodegas Sopena | Foto: Hedofoodia vía Bodegas Sopena Facebook.

Bodega Sopena

La Bodega Sopena lleva en la plaza del mercado del Clot desde 1845. Nació como fábrica de licores y vinos, y dentro albergaba un sinfín de botas de madera que abastecía a vecinos y foráneos. Cuando cerró, aquellas barricas se quedaron sin uso durante años. Los suficientes años como para que sus nuevos propietarios, Pilar y su marido, decidieran quitarlas y darle un nuevo giro a ese espacio. Conservaron algunas, redistribuyeron el local y pusieron más estanterías. Así lleva desde hace casi medio siglo.

Hoy Pilar ha pasado a la segunda fila del negocio, ahora es su hijo Ferran, “el heavy del Clot”, el dueño y señor de este lugar emblemático. Ferran despacha vinos, saca bebidas a la calle, recoge los vasos, pone y dispone. Pilar resuelve una fila de 20 personas en un parpadeo y aligera las esperas con la misma alegría que te dan sus vinos.

Las tres bodegas insignia del barrio del Clot 3

Bodegas Sopena | Foto: Ampa Balaguer vía Bodegas Sopena Facebook.

A la hora del vermú, o cuando cae la tarde, la bodega se pone hasta los topes. En este ambiente nuevos clientes conversan con asiduos de toda la vida como Rogeli, que a sus más de 92 años tiene como uno de los grandes placeres de la vida tomarse un vermú en la Sopena.

No sabemos si el vermú de Reus que tanto le gusta a Rogeli es el secreto de su longevidad, lo que sí sabemos es que es de los mejores vermús que puedes tomar en Barcelona. Y para que no entre en estómago vacío, tienes encurtidos, conservas de primera calidad, boquerones en vinagre hechos por Ferran y una selección discreta, pero selecta, de embutidos de León. También puedes comprar el vino para tomarlo en casa, pero yo de ti, me lo llevaría puesto.

Bodega Sopena: c/ Clot, 55. 08018 Barcelona.

Horario: L-V: 10-14:30h / 17:30-22h. S: 10-14:30h / 18-22h. D: 10-15h.

Las tres bodegas insignia del barrio del Clot 4

Foto vía Celler Ca la Paqui Facebook.

Celler Ca la Paqui

Aunque muchos acuden a Ca la Paqui cuando tienen el capricho de anchoas, es justo y necesario reconocer que lo que mueve para visitar la bodega de Paqui y Juan no es una cosa sola. Las anchoas son una buena razón —las preparan ellos mismos—, pero cómo no mencionar el mollete de pringá, o el salmorejo marca de la casa. Y si te apetece algo de más al norte, elige las patatas de Olot, un platillo que no es fácil de encontrar en Barcelona. ¿Que tienes más hambre? Prueba los pulpitos. O las albóndigas con sepia. O las banderillas. O los mejillones enormes en conserva. ¿Y para beber? Pues vino, mucho vino, cerveza, la que se quiera, o su vermú casero.

Las tres bodegas insignia del barrio del Clot 5

Vermut de la Paqui vía Celler Ca La Paqui Facebook.

La bodega de esta sevillana que no ha perdido el acento de su Dos Hermanas lleva abierta desde 1983. La pequeña barra que hay al fondo es el reino de Paqui. Entra y sale de la cocina, te toma nota, te sirve la bebida y te cobra. De la barra para afuera es territorio de Juan: controla que en las mesas o en la calle todo el mundo esté servido, sale con los brazos hasta los codos de platillos, entra con las manos llenas de botellines vacíos. El local, con neveras de puertas de madera, vitrinas con vinos y cervezas y paredes con recortes de prensa y fotos con famosos, no es que sea grande, pero se queda diminuto cuando se acerca la hora del aperitivo. No importa cuánta gente haya: llena o vacía, en esta bodega la calidad no baja y su buen humor tampoco.

Celler Ca la Paqui: c/ Sant Joan de Malta, 53. 08018 Barcelona.

Horario: M-V: 8:30-15h / 18:30-21:30h. S: 9-16h / 18:30-21:30h. D: 10-16h.

Noticias en tu inbox

¿Sin tiempo para las noticias? Nuestro equipo de redacción selecciona lo más relevante de la actualidad del día y confecciona para ti una Newsletter diaria que va directamente a tu bandeja de entrada. Suscríbete para recibir las noticias de última hora, los reportajes más fascinantes y las opiniones más razonadas.