Economía y capital

Capchase, la startup que financia startups

Hablamos con Miguel Fernández, CEO de una empresa que busca potenciar el crecimiento de startups que funcionan por suscripción

por Néstor Villamor

Una startup para financiar startups. Capchase surgió de la idea de un grupo de jóvenes emprendedores interesados en el mundo de las fintech y con amplios conocimientos del mundo empresarial, en concreto de las empresas de software como servicio (SaaS, por sus siglas en inglés). Así, tuvieron la idea de financiar empresas que funcionan con un modelo de suscripción (al igual que Netflix o Spotify). Lo que hace Capchase es darles a esas startups el dinero que ganarían con sus suscriptores por adelantado, para que puedan invertirlo en crecer más rápido.

Hablamos con el madrileño Miguel Fernández Larrea, CEO de la compañía.

¿Cómo surgió la idea de Capchase?

Empezó todo en enero de 2020. Antes de eso, tres de los fundadores estábamos trabajando en la misma empresa, una empresa tecnológica también. Luego dejamos la empresa para irnos a estudiar MBA. Nos fuimos uno a Harvard, otro a INSEAD, otro a Berkeley. Siempre habíamos hablado de montar algo juntos y dijimos: «OK, ¿qué conocemos y qué nos gusta?». Conocíamos SaaS para B2B y nos gustaba mucho fintech. Entonces, en medio estaba hacer una fintech para una empresa B2B. El primer producto era: «Vamos a hacer algo para que las empresas puedan ofrecer pagos flexibles a los clientes, que paguen mes a mes durante los siguientes 12 meses, pero que pudiesen recibir todo el dinero por adelantado de Capchase». Y siempre lo veíamos como un medio para llegar a un fin, que es acabar construyendo toda la infraestructura tecnológica y financiera para las startups.

¿Cómo se logra financiar a una empresa para que dé el despegue inicial?

La mejor alternativa es ir al capital riesgo, al venture capital, porque, cuando no tienes nada, cuando solamente hay una idea y no hay clientes, tienes que conseguir que alguien te dé dinero para aprobar la idea. Entonces, en las etapas iniciales, sí tienes que vender una parte de tu empresa a un fondo que te dé dinero y lanzarlo. Pero una vez que empiezas a tener ingresos y, específicamente, ingresos recurrentes, sabes que tu base de clientes te va a ir pagando mes a mes y puedes empezar a calcular cuántos ingresos van a entrar en la empresa mes a mes en el futuro. Lo que hacemos en Capchase es que, en vez de que tengas que esperar a que todo ese dinero llegue, llegas a Capchase, le das a un botón y esos 12 meses de ingresos se te adelantan para que puedas reinvertir en crecimiento ahora en vez de esperar a que entre mes a mes.

Empezasteis trabajando. ¿Cómo fue el comienzo?

La verdad es que ha sido muy curioso porque empezamos todo en medio de la pandemia. Literalmente, la idea en enero, el primer modelo que hicimos fue a principios de marzo y ya a la siguiente semana estábamos todos encerrados. Incluso los socios, que somos cuatro, uno era un compañero mío de Harvard, pero no conocí a los otros dos hasta diciembre, o sea, estuvimos siete u ocho meses trabajando sin habernos conocido en persona y todo el equipo lo montamos sin habernos conocido en persona. Ahora tenemos dos sedes: tenemos la sede en Nueva York, que es, sobre todo, donde está la parte comercial y de finanzas y de mercados capitales, etcétera, y luego toda la parte tecnológica está en Europa, sobre todo en Madrid. Yo, si me hubieses preguntado hace un año si es posible formar una relación con alguien que no has conocido nunca en persona, solo por conferencia, te habría dicho que es imposible, pero ahora ha pasado. En cuanto nos hemos visto obligados, lo hemos tenido que hacer y ahora, cuando nos vemos en persona, es como si hubiésemos trabajado juntos casi un año.

¿Cómo os afectó empezar en plena pandemia?

Creo que nos hizo muy productivos al principio porque pasabas de poder hacer cuatro reuniones al día a poder hacer 12 ó 20 porque, al final, en Zoom puedes cambiar de contexto en un segundo: acabas una reunión y pasas a la siguiente y la siguiente y la siguiente y la siguiente; entonces, eso nos hizo que el tiempo se multiplicase un poco. Por otro lado, creo que el no estar en persona también afecta un poco a la creatividad, porque tú estás en persona, tienes una idea, la comentas, se le queda a otra persona y hay otras personas pensando sobre esa idea. La distancia en Zoom es mucho más complicada. «Tengo una idea, voy a ver si alguien tiene disponibilidad para contársela», entonces es como mucho más forzado.

Capchase, la startup que financia startups 1

Miguel Fernández, CEO de Capchase. | Foto: Néstor Villamor | The Objective

Estáis buscando nuevo personal. ¿Qué pueden hacer los interesados?

Pues mandarnos un e-mail a careers@capchase.com. Buscamos gente, sobre todo, que cumpla nuestros valores, buscamos gente que sea muy inteligente pero humilde a la vez, queremos personas que saben que son inteligentes, pero que saben que hay muchas cosas que tienen que aprender.

Financiáis otras startups, pero ¿cómo os financiáis vosotros?

Muy buena pregunta. Tuvimos que levantar una ronda de venture capital al principio para poner todo en marcha, pero, como avanzamos tanto dinero a las empresas, no sería suficiente lo que teníamos. Levantamos 4,6 millones de dólares y hemos avanzado ya decenas y decenas de millones, entonces, no daba. Tuvimos que levantar una línea de crédito gigante, de unos 75 millones de dólares, que ahora está ampliando a 300, para poder financiar todo eso.

¿Por qué os centráis en empresas de suscripciones?

Porque las de suscripciones, una vez que tienes suficiente base histórica, puedes prever muy bien qué va a pasar en el futuro. Tienes tantos datos y tanto histórico de pagos que puedes predecir quién va a pagar el mes que viene y dentro de dos meses y tres y cuatro y cinco. Es menos riesgo: es más fácil predecir qué va a pasar.

¿Cómo son las empresas que financiáis?

Estamos trabajando con unas 400 empresas, tanto en Estados Unidos como en Europa. El tamaño es muy grande: va desde unos pocos cientos de miles de facturación anual a más de 100 millones. Y lo que vemos es que todas crecen muy rápido y crecen más rápido cuando empiezan a utilizar Capchase. ¿Por qué? Pues porque toda la atención y todo el trabajo que requiere entender cuánta caja vas a tener, Capchase lo da hecho. Entonces, es mucho más predecible saber cuánta caja vas a tener si pasa esta situación o si pasa otra cosa. Todo eso, que normalmente lleva mucho esfuerzo, Capchase lo soluciona y, encima, te da la caja disponible para crecer lo más rápido posible. Hay dos grandes tipos de cliente: están los clientes que ya han levantado rondas de venture capital y luego clientes que han hecho todo desde cero con su propio capital y nunca han levantado y nunca van a levantar. Estos, que no quieren levantar nunca, generalmente tienen muy poquita caja, pero la manejan muy bien porque están acostumbrados a crecer solamente con sus ingresos. Entonces, cuando empiezas a adelantarles los futuros ingresos, empiezan a crecer súper rápido de forma muy eficiente. Luego tienes los que han levantado dinero de venture capital, que están acostumbrados, al revés, a tener mucho capital y saben cómo ponerlo a trabajar para multiplicar por tres la facturación al año o por cinco o por 10. A esos simplemente les das más gasolina al fuego. Hemos visto empresas que pasan de medio millón de facturación a 15 millones en seis meses; otras, de prácticamente cero —o sea, 100.000 de facturación— a tres millones y medio en dos meses y medio.

¿Algunos ejemplos de esas empresas?

Pues, por ejemplo, tenemos una que es una suscripción de cremas para la piel. Entonces, tú rellenas tus datos y te recomienda la fórmula perfecta para cada persona en función de cómo tienes tú la piel, te brilla o no te brilla, tienes ojeras o no, ¿no? Entonces, eso, que es una fórmula personalizada, lo que hacen es que te envían cremas una vez cada 60 días. Otro, por ejemplo, hace abogados asesores. Tú pagas una cuota de no sé si son 1.500 dólares al mes y tienes abogados que te hacen el papeleo de contratos, de laboral, etcétera. Hay realmente de todo tipo. Tenemos como más de 50 verticales.

Néstor Villamor

Gallego de nacimiento y madrileño de alquiler. Aprendí este apasionante oficio en La Voz de Galicia, Icon, BuenaVida, El País… Ahora sigo creciendo en The Objective.