Cultura

Carlos Lora: «La casualidad y el destino son protagonistas porque hay una parte de nuestra vida que no controlamos»

por Inés Bertrán

«Hay otros mundos, pero están en este», dice la cita de Paul Èluard. Y es así como comienza Cine de verano de Carlos Lora. Este libro es una recopilación de 11 relatos de viajes y aventuras ambientados en lugares insólitos: desde el Yemen en tiempos de paz, al Haití anterior al terremoto; del festival de Essaouira a los monasterios del monte Athos, pasando por las islas sarónicas o el castizo barrio de Lavapiés…

«Cine de verano es una evasión», dice el autor. El libro nace del deseo del escritor de compartir su mundo cosmopolita y sugerente. Es una invitación a viajar y soñar con mundos tal vez no tan lejanos.

Carlos Lora, madrileño, es general counsel de una multinacional en el que casi todo el trabajo se desarrollaba en inglés o en francés, por lo que decidió realizar el taller de escritura creativa de Carmen Posadas para reforzar su escritura en español y es ahí donde nació Cine de verano. «El ejercicio final en el curso era la preparación de un relato y el que yo preparé fue Cine de verano, que es el primer capítulo del libro y el que le da el título», cuenta el autor.

Su amor por la escritura nace como en la mayoría de los grandes autores, por su amor a la lectura. Y es que él ya no quería ser un receptor de historias, quería crearlas. Desde muy pequeño ya tenía parte del libro escrito, varios de los relatos que después se han centrado y han dado lugar al libro.

Carlos Lora: «El libro es muy autobiográfico, casi todas las situaciones me han pasado a mi» 1

Foto: Rodrigo Isasi | The Objective

¿Por qué un abogado con tantos años de trayectoria profesional y decide hacer el curso de escritura con Carmen Posadas?

Una parte fundamental del trabajo de los abogados es la redacción, sobre todo, cuando tienes que presentar escritos es importante el buen manejo y conocimiento del lenguaje. El curso no lo hice relacionado con mi profesión de abogado sino por mi vocación como escritor, por mi pasión con la literatura. Tenía una serie de experiencias personales y vitales que quería compartir con el mundo, sentía la necesidad o vocación de escribir mis propias experiencias en español pero pensaba que iba a estar limitada o adulterada por la falta de manejo en el idioma y por eso realicé el taller.

¿Y por qué escribir relatos cortos?

Yo tenía cosas escritas, cosas que no estaban del todo cerradas, ni bien estructuradas pero que eran independientes y tuve dos opciones: usarlas para hacer un conjunto y crear una novela en la que con diferentes capítulos y con diferentes historias se engarzaran o, por el contrario, convertirlas en relatos cortos, puesto que se desarrollan en ambientes muy diversos. También de alguna forma, como el libro lo he estado escribiendo durante bastante tiempo, los relatos cortos te hacían ir cerrando los capítulos. Además, una novela es un proceso muchísimo más complejo y por eso decidí escribir relatos.

Parece bastante evidente que estos 11 relatos no los escribiste seguidos, ¿guardabas algún diario o los escribías poco a poco?

Desde muy joven he ido tomando muchas notas, ya no solo de viajes, también de cosas que me llamaban la atención, ya fuera en Madrid o en el lugar en el que estuviera en ese momento viviendo. Todos los años compraba una libreta e iba tomando notas y sí que las he usado a la hora de tirar de descripciones y también para las experiencias personales que en aquellos momentos pude sentir.

Los lugares en los que se desarrollan los relatos son sitios bastante especiales, por ejemplo, el Yemen antes de la guerra o Haití antes del terremoto de 2010, son lugares muy complicados de describir, es decir, tienes que empaparte, te tienen que llegar, te tienen que gustar y te tienes que documentar para poder escribir, para poder hacer una ambientación exacta y completa.

Muchas de tus historias están condicionadas por la casualidad o el destino, ¿por qué?

La casualidad, el destino, las coincidencias o los presentimientos son muy protagonistas en el libro. La razón es que hay una parte de nuestra vida que controlamos y hay otra parte que no. No es un recurso literario ni es una especie de ejercicio poético, para mí es algo real y por eso la mayoría de los relatos participan del protagonismo de las coincidencias o de las casualidades. Puedes tener un plan, pero seguramente no va a ir por donde tienes pensado, sino por otro camino diferente y aunque nos encantaría conocer las reglas el problema es que muchas veces o casi nunca las entendemos bien.

¿Hablando de los personajes, son reales, son ficticios o están basados en alguien?

Muchos de esos personajes sí son reales, algunos son ficticios y en algunos hay una combinación entre reales y ficticios. Muchos no son un retrato al 100% de alguien que yo conozca pero que sí participan en buena medida de esas personalidades. Otros son ficticios, pero tampoco de forma taxativa porque reúnen en ellos elementos de otros personajes reales, es decir, recogen en ese personaje que no existe aspectos de otros que sí que existen y se crean personalidades semi reales.

Carlos Lora: «El libro es muy autobiográfico, casi todas las situaciones me han pasado a mi» 2

Foto: Rodrigo Isasi | The Objective

¿Estás detrás de alguno de los personajes?

Son 11 relatos y yo estoy detrás de todos, con diferentes personalidades y nombres. En un momento dado puedo ser un chico,  una chica, un abogado o un aventurero. Trato de que no se me note  porque si no, cambia un poco. He querido que los relatos no siempre estuvieran escritos en primera persona, porque te estás implicando mucho aunque sea ficción, y a veces lo que percibe es que quien está hablando no es el personaje sino el autor. Hay algunos relatos escritos en primera persona y otros en tercera. Además, es un libro muy autobiográfico, casi todas las situaciones me han pasado a mí o las conozco muy de cerca, por eso tiene mucho de mí.

¿Tres razones por las cuales creas que debemos incluir Cine de verano en nuestras lecturas de agosto?

La primera razón diría que está en el título, Cine de verano es una evasión. Llevamos unas vidas, sobre todo en los últimos tiempos, muy duras, muy tristes, complicadas y yo con este libro, como dice la primer frase, voy a intentar enseñaros un nuevo mundo.

La segunda razón es la parte divulgativa, es decir, hay escenarios donde se suceden los relatos que ya no existen más y creo que es interesante incluso como documento. Además, es una búsqueda de la belleza, en todos los relatos la belleza está muy presente.

¿Próximo libro?

Me gustaría continuar en la línea de Cine de verano con más historias ambientadas en viajes especiales o distintos, autobiográficos y darles una segunda parte.