Carlos Sobera: «El 'sex appeal' que tenía mi padre era muy especial y explosivo, y yo no lo heredé para nada»
Foto: Javier Naval| 'Asesinos todos'

Cultura

Carlos Sobera: «El 'sex appeal' que tenía mi padre era muy especial y explosivo, y yo no lo heredé para nada»

'Asesinos todos' en el Teatro Reina Victoria es una comedia sobre las ansias homicidas protagonizada por Carlos Sobera, Neus Asensi, Ángel Pardo y Elisa Matilla

por Álex Ander

Tras dos años alejado de las tablas, Carlos Sobera (Baracaldo, 1960) volvió a encontrarse con los telones y los aplausos del público el pasado día 5 de febrero. Lo hizo tras estrenar con éxito en el Teatro Reina Victoria —una mítica institución que él mismo adquirió en 2016 y vendió dos años después— la obra Asesinos todos, una comedia en la que comparte protagonismo con otros actores veteranos como Neus Asensi, Elisa Matilla y Ángel Pardo. ¿Tenías ya mono de teatro? «Un poquito sí. Ya sabes que esto del teatro engancha mucho».

El proyecto se gestó hace más de un año. Afortunadamente, hemos empezado muy bien, atrayendo al público, lo cual es siempre una buena noticia», comenta a The Objective el actor y presentador vasco, que atraviesa una buena racha profesional y lleva un lustro felizmente casado con la productora teatral Patricia Santamarina. 

Carlos Sobera: «El 'sex appeal' que tenía mi padre era muy especial y explosivo, y yo no lo heredé para nada» 2

Imagen de ‘Asesinos todos’.

Estrenas una comedia donde te toca dar vida a un funcionario de Hacienda algo miserable. ¿Eres de los que piensa que siempre es más divertido interpretar al malo?

No, no necesariamente. Es verdad que los malos suelen tener más matices y, desde ese punto de vista, sí suele ser más entretenido. Pero bueno, depende también de cómo sea el personaje bueno o el personaje malo, porque incluso los buenos tienen matices a veces.

Hablando de gente que recauda los ingresos establecidos, ¿dirías que el fisco español debería investigar menos a los autónomos y más a las grandes multinacionales?

Sí, pero me imagino que harán como todos en general: ir a lo fácil. Todas las personas somos así en el fondo, y vamos siempre a lo fácil.

Además de uno de los actores, eres el productor de la obra. ¿Cómo ves el panorama, con la que está cayendo?

Hombre, pues muy arriesgado. Cuando produjimos la obra y calculamos las fechas de estreno, no esperábamos que la situación estuviese tan caótica como lo está ahora. Además, se ha juntado todo. La tercera ola ha sido muy fuerte, la confusión entre comunidades también y, para colmo, está el tema de la vacunación, que ni se consigue la producción adecuada ni tampoco el ritmo de vacunación necesario. Hace nueve meses parecía que algunas cosas se iban a estar solventando ahora, pero resulta que estamos en el nudo de la cuestión. Además, los horarios se cambian cada dos por tres, como el toque de queda, y eso provoca más confusión y psicosis.

Carlos Sobera: «El 'sex appeal' que tenía mi padre era muy especial y explosivo, y yo no lo heredé para nada» 4

Elenco de ‘Asesinos todos’. | Foto: Javier Naval.

También llevas un tiempo ejerciendo de celestino en el programa First Dates. ¿Cuál es para ti la clave del elevado fracaso de las relaciones de pareja?

¡Uf, eso a mí no me lo preguntes! [ríe]. Supongo que habrá muchas razones. Mis padres siempre me decían que los jóvenes teníamos menos paciencia. Luego, la incomunicación entre los jóvenes ha crecido también con motivo de las redes sociales. Parece mentira, pero es más fácil comunicarse a través de la red que en vivo y en directo. Saber gestionar las emociones exige una práctica que muchos jóvenes no tienen. Además, la sociedad se ha vuelto más egoísta. Los hombres y mujeres tendemos cada vez más a cuidar de nuestros propios intereses y no queremos complicarnos la vida. Queremos vivir más intensamente lo que vivieron nuestros padres y no queremos compromisos. Hay tantas razones que habría que hacer casi un estudio de universidad.

¿Te han tirado la caña muchos de los participantes que han ido allí buscando el amor?

No, a mí poquitos. Además, creo que quienes lo hacían, lo hacían por compromiso. Estando acompañado como estoy por Matías [Roure] a la izquierda y por Lidia [Torrent] a la derecha, a mí pocas proposiciones me pueden llegar…

Comentas que has perdido la cuenta del número de pruebas PCR que te han hecho desde que empezó la pandemia. ¿Cuándo te tocaron las narices por última vez (en el sentido figurado)?

En sentido figurado, no me acuerdo. Alguna vez me las han tocado, pero de la última no recuerdo, lo cual quiere decir que, en términos generales, estoy bastante libre de que me toquen las narices si no es con palito.

Carlos Sobera: «El 'sex appeal' que tenía mi padre era muy especial y explosivo, y yo no lo heredé para nada»

Imagen de ‘Asesinos todos’.

Muchos desconocen que te licenciaste en Derecho con matrícula de honor por la Universidad de Deusto, y que llegaste a opositar a los cuerpos de Notarías. ¿Cuál es el trabajo menos convencional que has desempeñado?

Convencionales, ninguno. Fui profe, que no es nada convencional, pues se trata de una profesión de riesgo. Luego, la de actor y presentador es una profesión que te permite hacer cosas muy diferentes y novedosas que no tienen nada que ver con la vida ‘normal’. En ese sentido, he tenido pocas cosas convencionales en mi vida laboral.

A finales de los noventa, dejaste la universidad y te viniste a Madrid para dedicarte de lleno al mundo de la televisión, y no te fue nada mal. ¿Tenías un posible plan B ante la inestabilidad en esta profesión?

La verdad es que no tenía ningún plan B. Bueno, siempre pensaba que podría volver a la universidad (aunque no guardé plaza), que podría dedicarme al mundo del derecho, o que podía poner ladrillos en una construcción. Pensé ‘si me va muy mal, ya buscaremos la manera de prepararnos la vida’. Me vine entregado en cuerpo y alma, a por todas, y no tenía un plan B pensado.

Hace poco te escuché hablar de tu padre, al que comparabas con Clint Eastwood en su juventud. ¿A ti también te encontraban ‘sex appeal’ ya desde jovencito?

Me temo que no. El ‘sex appeal’ que tenía mi padre era muy especial y explosivo, y yo no lo heredé para nada. A saber qué hubiese sido de mi padre si hubiera vivido en otra época, en otra España, porque era un hombre francamente guapo y atractivo.

Carlos Sobera: «El 'sex appeal' que tenía mi padre era muy especial y explosivo, y yo no lo heredé para nada» 1

Imagen de ‘Asesinos todos’.

Encadenas un proyecto con otro y, de hecho, en primavera empezarás a grabar el concurso El precio justo. ¿Aún no ordenó tu mujer busca y captura nacional contra ti?

Debería hacerlo, porque empieza a no verme el pelo. Lo que más alejado me mantiene de casa, aunque parezca mentira, es el teatro. Las grabaciones, al fin y al cabo, se hacen en el horario laboral normal de cualquier persona, así que cuando mi mujer trabaja yo estoy también grabando. En cambio, el teatro llega en las horas de ocio, los fines de semana, y ahí es cuando sí se resiente un poquito la vida familiar.

¿Sigues teniendo en mente la idea de crear en un futuro una fundación de integración e inclusión a través del teatro en barrios deprimidos?

Sí, a mí me parece que es una idea fabulosa. El teatro es un vehículo de integración muy bueno, y también de educación en valores. Creo que se hace poco con el teatro, ya que es algo que tiene atractivo para la gente joven. A los jóvenes les gusta subirse a un escenario, hacer un papel, representar una función, etc. Pienso que es una buena idea y seguro que algún día consigo materializarla. 

Álex Ander

Madrileño de adopción. Periodisto. Escribo sobre sociedad, cultura y marcianadas. Defensor de causas perdidas. Alérgico a la gilipollez humana. No tengo una opinión para todo. Solo creo en John Waters.