Carmen Maura: la niña bien que pasó de esposa aburrida a primera chica Almodóvar

Cultura

Carmen Maura: la niña bien que pasó de esposa aburrida a primera chica Almodóvar

Con más de 150 películas a sus espaldas, Maura sigue al pie del cañón, y está convencida de que tiene un ángel de la guarda inteligente que es responsable de que nunca haya estado en el paro

por Álex Ander

Actualizado:

La actriz Carmen Maura es una de las ‘gatas’ más ilustres del cine. Aunque sea poco vanidosa, puede presumir de ser la primera chica Almodóvar y de haberse ganado el cariño y reconocimiento de un público tan exigente como el francés. El documental de Fernando Méndez-Leite ¡Ay, Carmen! que en 2018 aterrizó en la plataforma Movistar Plus da fe de que, cuando la interpretación se lleva en las venas, a uno le sale una Maura. Hija de un médico y una aristócrata, la actriz ha contado que no la llevaban al teatro y que nunca recibió clases de interpretación, pero que siempre se le dio bien la cosa. No en vano, con siete años ya montaba funciones con sus amigas y se ocupaba de todo las hacía en su propia casa, y cobraba una peseta a los papás que iban a verlas —.

La ‘Gorda’, como la llamaba cariñosamente su familia por su rechoncho aspecto, estudió en un colegio de monjas, donde aprendió a hablar francés. Sus padres siempre fueron bastante estrictos con ella; por lo tanto, la dejaban salir de casa, siempre que estuviera de vuelta a la nueve, y no querían que por nada del mundo fuese actriz una profesión que para ellos equivalía a algo así como ser una puta. Quizá esta fue una de las razones por las que decidió irse de casa a los diecinueve años, casándose con el abogado Francisco Forteza, que entonces llevaba una compañía de aficionados y era director del Colegio Mayor San Pablo, donde Maura estudiaba entonces.

Carmen Maura: la niña bien que pasó de esposa aburrida a primera chica Almodóvar 4

Maura en ‘¿Qué he hecho yo para merecer esto?’. | Foto vía IMDB.

La actriz, que el 15 de septiembre celebrará setenta y cinco primaveras, se incorporaría algo tarde al mundo actoral. De hecho, tenía veinticinco años cuando comenzó en eso de la interpretación. En aquel momento, Maura estaba casada, trabajaba como directora en una sala de arte, tenía una hija y estaba embarazada del segundo. La cosa es que su trabajo le aburría y un día vio un anuncio en el periódico donde ponía que se buscaban actores semiprofesionales para el Ateneo de Madrid. Sin decir nada a nadie, se presentó a la prueba y la superó, entrando así a formar parte de esa compañía y descubriendo un mundo que le encantaba. Tanto es así, que tomó la decisión de ser actriz profesional después de que el crítico teatral Alfredo Marquerie se acercase a ella un día y le dijera que era muy buena y que debía dedicarse a ello. Ella, ni corta ni perezosa, se armó de valor y un día, tras volver a casa, le dijo a su marido que quería dedicarse a la interpretación. Forteza se tomó fatal el anuncio. Le dijo que estaba loca y que no tendría ningún futuro. Pero ella, que siempre ha sido una mujer valiente, decidió jugársela y desoyó los consejos de su marido y familia.

Durante varios años, Maura trabajó en el Teatro Español Universitario (TEU), pero también hizo café-teatro, cabaret y fotonovelas. Después, empezó a participar en cortometrajes de compañeros del grupo y de aspirantes a director de cine como Pedro Almodóvar o Fernando Colomo, que sería quien le daría su primer papel protagonista en la comedia Tigres de papel (1977). Y luego vendrían varios papeles secundarios en diversas películas. Toda una sorpresa para ella, que consideraba que solo podría ser actriz de teatro porque las de cine eran más rubias y más altas que ella.

Carmen Maura: la niña bien que pasó de esposa aburrida a primera chica Almodóvar 5

Carmen Maura con Miguel Arribas y Joaquín Hinojosa en Tigres de papel (1977). | Imagen vía IMDB.

Ya no había vuelta atrás. Maura empezó a prosperar en lo profesional más rápido de lo que imaginaba. Pero su vida personal se convirtió en un infierno: se separó de su marido (que la acusó de abandono de hogar) y, durante años, se vio obligada a separarse de sus hijos, que por decisión judicial crecieron con su padre en Canarias. Por si esto fuera poco, tenía treinta años cuando, en su propia casa, fue víctima de la violencia machista. ¿El motivo? Le abrió inocentemente la puerta a un fan vestido de militar que acabó resultando un tarado que la violaría a punta de pistola. “El proceso posterior fue peor que la violación en sí. Yo estaba bastante equilibrada y tomé las medidas oportunas para que no me traumatizara”, relataría la propia actriz en ¡Ay, Carmen!

La primera musa de Almodóvar

Efectivamente, Maura fue la primera musa de Pedro Almodóvar. La actriz le conoció a finales de los setenta, mientras ambos interpretaban la obra teatral Las manos sucias, de Jean-Paul Sartre. En aquel momento, el manchego era un cineasta desconocido que, sin embargo, ya rodaba sus primeros cortos en súper 8 y le contaba a la actriz, que ya era bastante popular, las historias que iba escribiendo. Almodóvar, quien siempre tuvo mucho ojo y mucha labia, se fijó en ella enseguida y logró que se animase a participar en algunos de ellos. Y también la convenció para que apareciese en su primer largo amateur, Folle… folle… ¡fólleme Tim! (1978) la historia de una chica que tiene un novio ciego que toca la guitarra y que, después de que este se haga famoso, se queda también ciega—.

Carmen Maura: la niña bien que pasó de esposa aburrida a primera chica Almodóvar 2

Carmen Maura en ‘La ley del deseo’. | Imagen vía El Deseo Producciones.

Desde el principio, Maura se sintió cautivada por la imaginación y el sentido del humor de Almodóvar, a quien por lo visto ayudó en sus inicios en todo lo que pudo. “Yo no era nada moderna y él me metió en la movida [madrileña]. Era todo nuevo para mí. Y él me protegía, y yo lo trataba genial. Habiendo nacido en sitios diferentes, habiendo sido educados de manera diferente, teníamos un sentido del humor en el que nos encontrábamos mutuamente. Creo que entiendo sus chistes mejor que nadie”, contaría una vez la veterana actriz.

Entre ambos surgió una gran amistad que llevaría a la actriz a protagonizar el primer largometraje del manchego, la película de culto Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón (1980). Después seguiría poniéndose a las órdenes del director en cintas tan recordadas como Entre tinieblas (1983), ¿Qué he hecho yo para merecer esto? (1984), Matador (1986) o La ley del deseo (1987). Pero su colaboración con Almodóvar llegaría a su fin tras el rodaje de Mujeres al borde de un ataque de nervios (1988), que le brindó la oportunidad de hacerse con su primer premio Goya. Un rodaje tenso donde Maura lo pasó tan mal que llegó a pensar en tirar la toalla. “En el rodaje, [Pedro] era muy borde conmigo. Y no le gustaba nunca lo que hacía […]. Él, a veces, en los rodajes es borde con alguno. Casi siempre le tocaba a alguno, y esa vez me tocó a mí”, confesaría la actriz en una entrevista con Risto Mejide.

Carmen Maura: la niña bien que pasó de esposa aburrida a primera chica Almodóvar 3

Gabino Diego, Carmen Maura, Andrés Pajares, y Carlos Saura durante el rodaje de ‘¡Ay, Carmela!’ (1990) | Imagen vía IMDB.

Pero Maura superó aquello protagonizando el filme de Carlos Saura ¡Ay, Carmela! (1990), con el que consiguió un Goya a la mejor actriz protagonista y el galardón de la Academia de Cine Europeo. Después, la actriz empezó a trabajar en Francia, donde también ha labrado una carrera de éxitos a lo largo de estos años. Tanto es así que, en 2011, recibió la grande Medaille de Vermeil de la Ville de Paris. Mientras la alcaldesa de la ciudad pronunciaba su discurso, hubo un momento en que señaló que Carmen podía ser considerada como ciudadana de la ciudad de París, y a ella se le escapó un ‘por fin’. Y es que la espontánea madrileña llevaba ya casi veinte años trabajando en el país galo. Eso sí, aunque le costó, logró metérselos en el bolsillo y, como prueba de ello, en 2012 volvería a llevarse otro prestigioso galardón: el premio César del cine francés. Además del teatro y el cine, Maura también ha hecho sus pinitos en televisión. No en vano, la actriz llevaba poco tiempo haciendo películas cuando, en 1980, Fernando García Tola la contrató como singular presentadora del programa de entrevistas Esta noche, emitido en TVE y que le dio muchísima popularidad.

En lo personal, la camaleónica artista volvió a sufrir un duro revés cuando, a mediados de los noventa, descubrió que había sido estafada por su propia pareja, Antonio Moreno Rubio, con quien había convivido durante quince años. La intérprete le había otorgado poderes notariales para poder gestionarlo todo y este acabó dilapidando su dinero y generándole una serie de deudas que tardaría años en resolver. Para salir del atolladero y la depresión, Maura volvería a refugiarse en el trabajo una vez más. Ahora, con más de 150 películas a sus espaldas, la actriz sigue al pie del cañón. Y está convencida de que tiene un ángel de la guarda inteligente que le cuida en su profesión y que, entre otras cosas, es responsable de que nunca haya estado en el paro.

Carmen Maura: la niña bien que pasó de esposa aburrida a primera chica Almodóvar 6

Carmen Maura protagonizará una nueva serie de Netflix titulada ‘Alguien tiene que morir’. Imagen vía Netflix.

Eso sí, Maura afirma que nunca le han preocupado los premios y que, de hecho, los tiene todos guardados al fondo de un armario, detrás de un montón de ropa otros los ha regalado o sujetan las puertas de casa“Cuando una película no hace taquilla pero tiene buenas críticas, te sientes como si hubieras hecho algo que no sirve para nada. Para mí, el mejor premio son las colas en el cine y la gente yendo”, diría una vez. Amante de la soledad, también ha reconocido que no volvería a meter a un hombre en su casa ni loca. Ni en el piso que tiene en el parisino barrio de Le Marais, ni en su ático del madrileño barrio de Alonso Martínez. En su hogar solo tienen cabida los perritos. Como soltó en una ocasión: “Yo con los animales siempre he tenido una relación estupenda. Con los hombres, no siempre. Claro que los animales no opinan, y eso es una ventaja”. Así es la Maura. Genio y figura, hasta la sepultura.

A continuación, os dejamos un listado con los que (posiblemente) son los seis títulos más emblemáticos de su filmografía.

 

¿Qué he hecho yo para merecer esto? (1984)

Una retorcida y divertida comedia negra dirigida por Pedro Almodóvar, en la que Maura borda su papel de Gloria, una ama de casa frustrada y adicta a las anfetaminas. Pocos saben que las actrices Esperanza Roy y Concha Velasco rechazaron el papel protagonista de esta cinta que hoy puede verse en la plataforma Netflix.

La ley del deseo (1987)

Un melodrama con una serie de buenos personajes entre los que destaca el de Tina, la actriz transexual a quien interpreta magistralmente Maura. Debido al ruido del agua, la madrileña tuvo que doblarse a sí misma en la famosa escena de la manguera que tuvo que rodarse dos veces—. Además de ser una de las pelis más aplaudidas de la actriz, fue también una de las más bonitas de rodar, según recordaría la propia Maura.  Este filme está disponible en Netflix.

Mujeres al borde de un ataque de nervios (1988)

Una mordaz comedia feminista que lanzó a la fama internacional a Almodóvar. Maura encarna en ella a Pepa, una actriz de doblaje que descubre que está embarazada de su mujeriego marido después de que este decida romper con ella. La madrileña confesaría años después que el rodaje de este filme fue tan tenso que provocó que el cineasta y ella pasaran casi dos décadas sin volver a trabajar juntos. La cinta puede encontrarse en Netflix.

¡Ay, Carmela! (1990)

Maura interpreta en esta comedia dramática a una cómica que ameniza la vida de los soldados republicanos durante la Guerra Civil española. Al principio, Carlos Saura se mostraba reticente a darle el papel protagonista a Maura, y así se lo hizo saber a la actriz. Pero esta, lejos de venirse abajo por ello, reaccionaría dándolo todo en la audición, y dejando al cineasta boquiabierto. Para hacer la peli, Maura tuvo que aprender a bailar flamenco y a cantar, yendo a las clases como una principianta. Saura llegó a decir de ella que era un monstruo y una superdotada, y que la admiraba por su capacidad de trabajo. El filme puede encontrarse en la plataforma FlixOlé.

La comunidad (2000)

La actriz da vida en esta entretenida comedia negra a una agente inmobiliaria que un buen día encuentra trescientos millones escondidos en el piso de un anciano muerto y decide esconder el dinero. Maura, quien ganaría el Goya y la Concha de Plata por este trabajo, dice que haciendo este filme se sintió como si estuviera en un parque de atracciones y que el cineasta es su director preferido. Aunque también ha reconocido que los rodajes del bilbaíno le parecen algo arriesgados: “Pasas por momentos peligrosos en el set. En La Comunidad me tuve que subir a un lugar alto y acabé toda llena de moretones y con cardenales”. La cinta puede verse en FlixOlé.

Volver (2006)

Un transgresor melodrama donde Carmen Maura da vida a Irene, una señora que pierde la vida en un incendio y regresa momentáneamente a la vida de sus hijas en forma de ‘abuela fantasma’. Este trabajo, por el que Maura ganó su cuarto y último premio Goya hasta la fecha, supuso el punto y final a la intensa colaboración entre la actriz y Almodóvar ella ha confesado en varias ocasiones que no cree que vuelva a trabajar con el manchego, ya que sus rodajes le parecen “tensos” y le da “pereza” la idea—. “El primer día de ensayos, [Pedro] me dio una indicación con una frase, la primera que me dio, y yo se la clavé. Nos quedamos los dos con carne de gallina, porque parecía mentira que después de veinte años la relación director-actriz siguiera exactamente igual: obediencia absoluta y conocer los tonos que él quiere, porque le conozco muy bien”, explicaría la actriz en una entrevista en televisión. La película puede encontrarse en Netflix.

Álex Ander

Madrileño de adopción. Periodisto. Escribo sobre sociedad, cultura y marcianadas. Defensor de causas perdidas. Alérgico a la gilipollez humana. No tengo una opinión para todo. Solo creo en John Waters.