en colaboración con

Cinco formas (y tres posturas) en las que el verano favorece nuestra sexualidad

Desde Platanomelón nos dan algunos consejos para que nuestras relaciones íntimas no se vean arruinadas por el sofocante calor

Cinco formas (y tres posturas) en las que el verano favorece nuestra sexualidad

La primavera la sangre altera, y del verano se podría decir prácticamente lo mismo: el sol, el calorcito, más horas de luz, más vida social… Si bien es cierto que cada persona es un mundo y que tanto hombres como mujeres tenemos sexo cuando queremos y con la frecuencia que deseamos, el verano es conocido como la estación del sexo por algo. Y es que el calor, sin duda, llama al calor.

La explicación científica nos la da Monica Branni, psicóloga y sexóloga de Platanomelón, la marca líder de juguetes eróticos online en España, que nos explica que la luz solar estimula la producción de sustancias como la oxitocina, dopamina y noradrenalina, que son hormonas relacionadas con el deseo sexual. «Como consecuencia, aumenta el interés por relacionarnos con otras personas, tanto a nivel emocional como sexual», cuenta. Pero, ¡no sólo eso!, según la experta durante la época estival «mejora nuestro estado anímico, se reduce el estrés y aumenta nuestro nivel de energía, con lo cual, tendremos más ganas de planear actividades de ocio y pasarlo en grande con otras personas».

Así, si bien hay estudios que especifican que la luz del sol aumenta también la producción de testosterona, es posible que el factor más importante en determinar un aumento del deseo sea la relajación y la mejora de nuestro estado anímico. Además, nuestra actitud positiva y los planes de ocio son la clave para que estemos más a gusto con nuestra sexualidad.

Cinco formas (y tres posturas) en las que el verano favorece nuestra sexualidad 2

Si bien es cierto, que las altas temperaturas del verano pueden ser un auténtico engorro a la hora de tener sexo con tu pareja, y el sudor en exceso y la incomodidad del calor pueden acabar con tu libido. Pero no hay que preocuparse,  desde el equipo de sexólogas de Platanomelón nos dan algunos consejos para que nuestras relaciones íntimas no se vean arruinadas por el sofocante calor. ¡Aprovecha estos días para probar cosas nuevas que sean igual de refrescantes y excitantes a la vez!

    1.  Hidratación

No hay que olvidar que el sexo es un completo ejercicio físico, capaz de poner a prueba y mejorar nuestro sistema cardiovascular, por lo que estar bien hidratado es esencial para evitar algún que otro golpe de calor en plena faena. Además, aprovechemos las altas temperaturas para dejar volar nuestra imaginación e incorporar elementos refrescantes. En este sentido, el hielo puede ser nuestro gran aliado. ¡No hay nada más excitante que un par de hielos posándose sobre nuestra piel, aliviando nuestro calor y aumentando las ganas de querer continuar y seguir descubriendo el cuerpo del otro!

Otra muy buena opción que nos proponen desde Platanomelón es aprovechar el calorcito para probar complementos nuevos, como la Crema Dragón de Shunga un estimulante que os permitirá jugar con los contrastes calor y frío.

    2. Rome la rutina sexual bajo el agua

El medio acuático siempre se ha relacionado con la sexualidad. Tener relaciones sexuales en el agua rompe con la rutina sexual, añadiéndole chispa y diversión al sexo e impulsa al crecimiento de nuestro nivel erótico. Por lo que desde Platanomelón recomiendan mudar el erotismo de la cama a la ducha (o bañera). Sin duda, el agua puede convertirse en un escenario idílico para las relaciones sexuales, la fórmula perfecta para salir de la rutina. Y lo que es mejor, podéis llevaros a vuestros compañeros de juego como Mambo o Lucas con vosotros, ¡porque son sumergibles!

Cinco formas (y tres posturas) en las que el verano favorece nuestra sexualidad 1

    3. Alimentación equilibrada 

En esta época del año y con la operación bikini haciendo presión, hay más vulnerabilidad a realizar dietas severas. Por lo que Monica Branni recuerda que «es importante tener una alimentación equilibrada» ya que es imprescindible llevar una dieta saludable para conseguir un nivel correcto de hormonas sexuales. «De hecho, si la dieta es muy estricta y la persona se siente cansada, es más probable que aparezca irritabilidad y cambios de humor, asimismo es más difícil tener un deseo sexual alto, excitarse y disfrutar», explica.

    4. Juguetes eróticos… ¡que trabajen por ti!

Usar juguetes eróticos te puede ayudar a gozar de los preliminares sexuales sin sudar demasiado, ahorrando esfuerzos y energía y haciendo que la experiencia sea aún más emocionante, tanto a solas como en pareja. ¡Déjate llevar por la imaginación y las rebajas y hazle un regalo a tu cuerpo, hay muchos para elegir! Si somos más de vibración, Neo Plus es la bala vibradora más potente, precisa y versátil de Platanomelón, como ese alguien que nunca te falla cuando tienes ganas de fiesta; y para hombres y personas con pene podemos optar por Zumba, el masturbador para pene que generará sensaciones totalmente nuevas y potentes, gracias a sus texturas interiores.

Y Mambo es el succionador de clítoris más avanzado de Platanomelón, una innovación creada para que consigas los orgasmos más intensos y explosivos. Si aún no lo tienes, no sabes lo que te estás perdiendo. Estas mujeres que salen en el vídeo –el primer spot donde mujeres de diversas edades hablan sin tabúes del succionador– te lo explican alto y claro.

    5. Las posturas del verano

Durante la estación más cálida del año, es posible que no nos apetezca realizar posturas de gran contacto con nuestra pareja; así que, desde la marca de juguetes eróticos, nos recomiendan tres posturas perfectas para pasarlo en grande en verano

• La L: íntima e intensa. Una persona se estira sobre una mesa con las piernas en alto rodeando la cintura de la pareja. La otra puede realizar penetraciones profundas sin ningún esfuerzo y el mínimo roce.

• El trípode: sencilla pero eficaz. Cara a cara, una de las personas levanta la pierna, rodeando la cadera de la pareja mientras se sujeta a sus hombros. La otra sujeta la pierna y puede usar su mano para acariciar los genitales o realizar la penetración.

• La perezosa: clásica. Una persona se tumba boca arriba, con las piernas relajadas para abandonarse al placer. La pareja se estira a la altura de los genitales y practica sexo oral.

De esta forma, aprovechemos que estamos más relajados, felices y audaces en verano y aventurémonos a nuevas experiencias. Y aunque no hay estudios que demuestren que en época estival tengamos más fantasías eróticas, nuestra actitud es más positiva hacia el sexo y es posible que fantaseemos más con ello. Por lo que disfruta de cada momento y sácale provecho y diversión a cada estación. ¡El cuerpo te pide mambo, y tú lo sabes!