Claves del plan del Gobierno para impulsar el hidrógeno verde
Foto: Johannes Plenio| Unsplash

Energía y medioambiente

Claves del plan del Gobierno para impulsar el hidrógeno verde

El Gobierno ha dibujado una hoja de ruta para impulsar el hidrógeno verde que prevé movilizar 8.900 millones de euros de inversión, tanto pública como privada, en 10 años

por Cecilia de la Serna

Cuando hablamos de energías renovables enseguida pensamos en turbinas y placas, en viento y sol. No obstante, hay un nuevo protagonista en el sector. Hablamos del hidrógeno, el elemento químico más abundante de la naturaleza y que no es una fuente primaria de energía como estas dos que acabamos de mencionar, pero que tiene muchas papeletas para convertirse en la energía limpia de referencia por su potencial de almacenamiento energético. De hecho, la importancia del hidrógeno es que utiliza estas energías renovables para almacenarlas y liberarlas gradualmente. Básicamente, el hidrógeno verde –llamado así si la electricidad almacenada proviene de energías renovables– es un vector que funciona por electrólisis del agua a partir de electricidad.

Este método utiliza la corriente eléctrica para separar el hidrógeno del oxígeno que hay en el agua, por lo que si esa electricidad se obtiene de fuentes renovables, se produce energía sin emitir dióxido de carbono a la atmósfera. Consciente de la importancia de este vector, el Consejo de Ministros ha aprobado recientemente la hoja de ruta para impulsar el hidrógeno verde que prevé movilizar 8.900 millones de euros de inversión, tanto pública como privada, en 10 años. Recopilamos aquí algunas claves de este plan pionero.

El hidrógeno verde, clave para alcanzar la neutralidad climática y para la generación de empleo sostenible

En la resolución salida del Consejo de Ministros, el Gobierno asegura que «el hidrógeno verde será clave para que España alcance la neutralidad climática y un sistema eléctrico 100% renovable no más tarde de 2050». Por ello, explica, «el despliegue del hidrógeno verde incentivará el desarrollo de cadenas de valor industriales innovadoras en nuestro país generando empleo y actividad económica, lo que contribuirá a la reactivación hacía una economía verde de alto valor añadido».

Claves del plan del Gobierno para impulsar el hidrógeno verde 2

El hidrógeno es verde o sostenible cuando almacena y utiliza energías renovables. Foto: Appolinary Kalashnikova | Unsplash

Esta hoja de ruta aprobada en el Consejo de Ministros pone énfasis en las nuevas oportunidades que se abrirán, tanto en la generación de empleo sostenible, como en la actividad en ámbitos tan variados como la fabricación de vehículos, astilleros, de depósitos a presión, de pilas de combustible etc.

Una reducción de emisiones de gases de efecto invernadero en 4,6 millones de toneladas equivalentes de CO2

El hidrógeno verde será «clave en la senda que ha emprendido el país para eliminar las emisiones de gases de efecto invernadero, responsables del cambio climático, así como de otros contaminantes ligados a segmentos como el transporte, la generación de energía y el sector industrial», asegura la hoja de ruta, que subraya el potencial del hidrógeno renovable para «descarbonizar sectores o procesos con mayor complejidad de descarbonización». como el transporte aéreo o los procesos industriales que requieran altas temperaturas.

La hoja de ruta plantea objetivos nacionales de fomento del hidrógeno renovable a 2030 y, en base a los mismos, diseña una visión a 2050, cuando España habrá de alcanzar la neutralidad climática y contar con un «sistema eléctrico 100% renovable». Según asegura el Gobierno, esta consecución de los objetivos a 2030 que refleja la hoja de ruta facilitarán la reducción las emisiones de gases de efecto invernadero en 4,6 millones de toneladas equivalentes de CO2 para ese año.

Actualmente la industria emplea la práctica totalidad de las 500.000 toneladas de hidrógeno que consume España al año y en su mayoría utiliza hidrógeno de origen fósil (o hidrógeno gris), que emplea gas natural como materia prima para su elaboración.

Para evitarlo, el Gobierno cuenta con ampliar considerablemente el despliegue renovable en nuestro país, con los efectos positivos asociados que tiene una mayor presencia de energías renovables en el sistema sobre los precios de electricidad y sobre la competitividad industrial. El hidrógeno verde como vector puede almacenar energía renovable a gran escala y de manera estacional, aportando estabilidad al sistema. Este despliegue, asegura el documento, se hará en línea con la Estrategia de Almacenamiento, cuyo borrador ultima el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO).

Entre los objetivos a corto plazo, es decir, a 2030, están:

– La producción de 4 GW de potencia instalada de electrólisis –el sistema de producción de hidrógeno renovable empleando energías limpias y agua–, lo que representa un 10% del objetivo marcado por la Comisión Europea para el conjunto de la UE. Adicionalmente, como hito intermedio, se estima que para el año 2024 sería posible contar con una potencia instalada de electrolizadores de entre 300 y 600 MW.

– Un 25% del consumo de hidrógeno industrial será de origen renovable en 2030. En la actualidad, la industria emplea la práctica totalidad de las 500.000 toneladas de hidrógeno que consume España anualmente. En su mayoría, el producto utilizado es hidrógeno de origen fósil (o hidrógeno gris), es decir, emplea gas natural como materia prima en su elaboración. Por cada kilogramo de hidrógeno renovable que sustituye a un consumo existente de hidrógeno no renovable, se evitan 9 kg de CO2 a la atmósfera.

– En cuanto a movilidad, para 2030, se plantea una flota de al menos 150 autobuses; 5.000 vehículos ligeros y pesados; y 2 líneas de trenes comerciales propulsadas con hidrógeno renovable. De igual modo, debería implantarse una red con un mínimo de 100 hidrogeneras y maquinaria de handling propulsada con hidrógeno en los 5 primeros puertos y aeropuertos.

60 nuevas medidas para impulsar el hidrógeno verde

El documento del Consejo de Ministros plantea un conjunto de 60 medidas para hacer posible este impulso del hidrógeno verde en España. Todas, agrupadas en cuatro «ámbitos de actuación».

En primer lugar, explica, se recogen actuaciones «de carácter regulatorio» que incluyen, entre otras, la introducción de un sistema de garantías de origen que asegure que el hidrógeno se ha producido a partir de energía 100% renovable.

Después, el documento recoge las medidas «de carácter sectorial» para incentivar el uso de hidrógeno renovable y la puesta en marcha de proyectos en ámbitos como el industrial, el energético o el de la movilidad.

Claves del plan del Gobierno para impulsar el hidrógeno verde 1

El hidrógeno verde como vector puede almacenar energía renovable a gran escala y de manera estacional. | Imagen: MITECO

Además, la hoja de ruta del Gobierno recopila una serie de «medidas de carácter transversal» para fomentar el conocimiento del potencial del hidrógeno renovable en el conjunto de la sociedad.

Y, por último, el cuarto ámbito de actuación aborda el fomento de la I+D+i vinculada estas tecnologías.

¿En qué se traduce todo esto? Por ejemplo, en que el Gobierno impulsará el diseño de instrumentos financieros de apoyo a la industria española «consumidora intensiva de hidrógeno» para la adaptación de sus procesos e infraestructuras al suministro continuo de hidrógeno renovable. Para ello, el Ejecutivo confía –como decíamos– en movilizar esos 8.900 millones de euros de inversión, tanto pública como privada, en los próximos 10 años.

Cecilia de la Serna

Escribe sobre energía y medioambiente pero también sobre cultura, tecnología, y cualquier tema del que pueda aprender. Además, edita las newsletters del medio y coordina el contenido creativo.