"Hay un coche orbitando la Tierra": Musk deja al mundo sin palabras con el Falcon Heavy
Foto: SpaceX

Cultura

"Hay un coche orbitando la Tierra": Musk deja al mundo sin palabras con el Falcon Heavy

El sudafricano Elon Musk captó –una vez más– todas las miradas: su compañía aeroespacial SpaceX lanzó el martes al espacio su Falcon Heavy, que presume de ser el cohete más potente del mundo y el más barato –90 millones de dólares–, con una capacidad de carga de 64 toneladas y el objetivo claro de transportar ciudadanos terrestres a Marte. El ensayo fue un éxito absoluto, empañado por pequeños matices.

por The Objective

El sudafricano Elon Musk captó –una vez más– todas las miradas: su compañía aeroespacial SpaceX lanzó el martes al espacio su Falcon Heavy, que presume de ser el cohete más potente del mundo y el más barato –90 millones de dólares–, con una capacidad de carga de 64 toneladas y el objetivo claro de transportar ciudadanos terrestres a Marte. El ensayo fue un éxito absoluto, empañado por pequeños matices. La misión planteaba diferentes desafíos. En su primera parte debía conseguir que los cohetes aceleradores, ubicados en los laterales, lograran propulsar el módulo central en la inmensidad del espacio. Luego debían regresar a la Tierra, hasta su base en Cabo Cañaveral, sin sufrir daños irreparables y con la capacidad de ser reutilizables. Lo lograron. El cohete central, en cambio, no pudo volver en las mismas condiciones: sufrió una terrible caída en el Atlántico a menos de 100 metros de distancia respecto a la plataforma preparada y a casi 500 kilómetros por hora por el fallo de dos de sus tres motores. Esto se produjo, según Elon Musk, tras quedarse sin combustible. Con todo, el módulo central, antes de su viaje de retorno a la Tierra, dejó navegando en el espacio un espectacular coche deportivo rojo –el Tesla Roadster de Elon Musk– pilotado por un maniquí vestido por el traje espacial diseñado por Space X para los futuros turistas con dirección a Marte. Parece una simple extravagancia del magnate, pero es algo más. Musk publicó en sus redes sociales algunas de sus pecualiaridades: en una placa del circuito del coche lleva una inscripción donde se puede leer: “Made on Earth by humans” (Fabricado en la Tierra por humanos).

Printed on the circuit board of a car in deep space

Una publicación compartida de Elon Musk (@elonmusk) el

También dejó una réplica de juguete del modelo del Tesla, varios libros de Isaac Asimov, tres cámaras que graban el viaje por el espacio del coche –puedes verlo en YouTube–, un letrero donde se lee “Don’t panic” (una referencia al consejo a los terrícolas que el escritor Douglas Adams introduce en su obra Guía del autoestopista galáctico, de 1979) y una divertida anécdota: el coche reproduce a todo volumen y en bucle la canción Starman, de David Bowie. Pero en el espacio no se puede apreciar.

Musk celebró desde el primer instante el éxito de su proyecto y lo hizo con un comentario satírico: «Al parecer, hay un coche orbitando la Tierra».

En las redes sociales, el seguimiento y la expectación fue enorme y miles de usuarios siguieron de cerca la misión, que duró apenas nueve minutos desde su despegue hasta salir de la Tierra, y entre el asombro y el humor compartieron sus opiniones.

Algunos incluso plantean una posibilidad incómoda.