Cómo el coronavirus puede agravar la discriminación hacia los gitanos
Foto: ALVARO BARRIENTOS

Mundo ethos

Cómo el coronavirus puede agravar la discriminación hacia los gitanos

Estas son algunas claves para entender por qué el coronavirus incrementará la discriminación que sufre la comunidad gitana

por María Hernández

Actualizado:

Que el coronavirus nos ha cambiado a todos la vida, de una manera u otra, es algo que ya tenemos claro. Como también sabemos que no solo ha generado una crisis sanitaria, sino que también traerá serias consecuencias económicas y, probablemente, muchas consecuencias sociales que aún desconocemos.

Como todas las crisis, la causada por el coronavirus afectará más a ciertos sectores de la población que ya de por sí son vulnerables. Entre ellos se encuentra la comunidad gitana, que sufre unos niveles de pobreza muy superiores a los del resto de la población y que a menudo vive situaciones discriminatorias, que, según aseguran desde la Fundación Secretariado Gitano, se han incrementado desde que se decretó el estado de alarma.

La pandemia está afectando ya a los gitanos, pero probablemente traiga muchos más efectos negativos para ellos a largo plazo. Estas son algunas claves para entender por qué el coronavirus puede incrementar la discriminación que sufre la comunidad gitana:

Dificultades en la educación

El cierre de los colegios e institutos antes de que se decretara el estado de alarma ha dejado a millones de niños sin clases y ha generado polémica en torno a la modalidad online adoptada por algunos centros para continuar con las clases, que supone que los alumnos deben contar con acceso a internet y un dispositivo desde el que acceder a estas clases.

Algunos profesores, padres y asociaciones han denunciado que continuar con las clases de esta manera es discriminatorio, pues deja fuera a un gran número de alumnos que no tienen acceso a estos recursos.

En el caso de los gitanos, esto es una realidad para la mayoría de las familias. Según las cifras de Secretariado Gitano, el 86% de ellas se encuentran por debajo del umbral de la pobreza y la tasa de pobreza infantil se sitúa en el 89%. Esto supone que un porcentaje mucho mayor que en la población general no cuenta seguramente con los recursos necesarios para seguir con el ritmo de la educación desde casa.

No todas las familias tienen los mismos recursos, me da igual que seas gitano o no gitano, esto es así”, dice María del Carmen Cortés, abogada del Departamento de Igualdad de Trato y Lucha contra la Discriminación de la Fundación Secretariado Gitano. “En una situación de emergencia, la peor parte se la llevan las personas con menos recursos, me da igual que sean gitanos o no, pero en este caso a los gitanos se les agrava la situación cuando viven en entornos chabolistas o de infraviviendas”, que es el caso de 9.000 familias de la comunidad gitana, según los datos de la fundación.

Cómo el coronavirus puede agravar la discriminación hacia los gitanos 1

Foto: Andrés Kudacki | AP

Cortés denuncia que, de manera habitual se viven situaciones de discriminación hacia el alumnado gitano en los centros educativos. Los profesores “siguen manteniendo pocas expectativas” en estos alumnos porque dan por hecho que dejarán pronto la escuela, afirma. “No les prestan atención o no les dan las mismas oportunidades al alumnado gitano para que pueda tener una formación que le permita acceder a un empleo digno”, asegura, y explica que esto tiene “una gran repercusión para poder acceder al mercado laboral”.

“En estas circunstancias especiales, todos los niños deben de contar con las mismas oportunidades para poder acceder a una evaluación objetiva e imparcial, porque si no nos aseguramos de esto se correrá el riesgo de que esa idea estereotipada de que a los gitanos y a las gitanas no nos importa la educación, probablemente se haga efectiva”, lamenta la abogada.

Trabajadores temporales y ambulantes con menos ayudas

El 47% de los trabajadores gitanos están ocupados por cuenta propia, “en su inmensa mayoría, en la venta ambulante”, explica la fundación. “Esta actividad, organizada habitualmente a través de cooperativas y, en algunos casos, con el régimen de autónomos, es la principal fuente de ingresos para una gran mayoría de familias gitanas y el cierre de esta actividad les deja en una situación de desprotección y sin acceso a prestaciones por desempleo”.

Cómo el coronavirus puede agravar la discriminación hacia los gitanos 2

Foto: Paul White | AP

En total, en España hay 3,2 millones de autónomos, lo que supone un 16% de los trabajadores. Esto supone que la prevalencia de los autónomos en la comunidad gitana es mucho mayor a la habitual, por lo que la desprotección en esta crisis afecta a una mayor parte de la población.

La falta de ingresos para casi la mitad de la población gitana durante el tiempo que dure el estado de alarma, como mínimo, puede empeorar notablemente la situación de pobreza que ya vive esta comunidad y, por tanto, poner aún más difícil su objetivo de lograr la igualdad de trato y oportunidades.

Más actos discriminatorios

“Desde que se inició la crisis sanitaria por el covid-19, se han detectado graves casos de discriminación hacia la comunidad gitana en España”, explican desde la Fundación Secretariado Gitano. “La mala imagen que persiste en España sobre las personas gitanas ha incidido sin duda en la asimilación como cierta de que las personas gitanas son las culpables de la propagación del coronavirus”, añaden.

En la fundación reciben a diario quejas y denuncias sobre comportamientos discriminatorios hacia la población gitana, explica Cortés. “Pues imagínate ahora con el agravante de la situación en la que vivimos. A estos actos discriminatorios súmale el miedo de la población y esta situación de crisis y pánico que tenemos todos, y llega un momento en que ya no tenemos ese pensamiento de ‘bueno, son personas como nosotros’”, lamenta.

Desde que se decretó el estado de alarma, el Consejo para la Eliminación de la Discriminación Racial o Ética, que atiende a víctimas de discriminación, ha “documentado y atendido diversos casos de discriminación contra determinados grupos”, especialmente contra personas chinas y gitanas, según explican en un comunicado.

Una de las discriminaciones más llamativas es la denegación de acceso a algunos gitanos a espacios públicos como supermercados y farmacias, así como los insultos racistas recibidos a la hora de ir a comprar, como ha ocurrido con una familia gitana en Tomelloso, Ciudad Real. “Son situaciones muy graves”, afirma Cortés.

También se han recibido numerosas quejas por mensajes de odio antigitanos, como mensajes o vídeos, en distintas redes sociales, explica la fundación.

Además, la fundación hace especial hincapié en el papel de los medios de comunicación. En concreto, han recogido menciones a la etnia gitana de siete periódicos a nivel estatal y en más de 20 medios locales, “así como en las principales televisiones, radios nacionales y locales”.

Un ejemplo de esto es la referencia a la etnia gitana en noticias que relacionaban directamente la asistencia de varias familias de Haro (La Rioja) a un funeral que se celebró en Vitoria con la propagación del coronavirus. La fundación denuncia que esta mención, “que nada aportaba a las noticias”, puede llevar a incrementar los discursos y comentarios de odio hacia los gitanos.

Bulos sobre la comunidad gitana

Otro de los grandes problemas que esta pandemia ha creado para esta comunidad es el aumento de bulos que circulan sobre ellos en las redes sociales y de mensajería.

La fundación ha denunciado que estos días se han reenviado a miles de personas mensajes que “culpabilizaban a las personas gitanas de La Rioja y Vitoria de la propagación del virus aun conociendo que muchas personas gitanas de estos territorios también han sido contagiadas e incluso han fallecido”.

En estos mensajes se incluyen afirmaciones como “el foco de infección está en los gitanos” o “no entran en razones, les importa todo una mierda, hacen lo que les da la gana”.

Este tipo de generalizaciones proceden del desconocimiento sobre esta comunidad, afirma Cortés. “Las generalizaciones se aplican porque se desconoce y lo más fácil es decir lo que dice todo el mundo”.

María Hernández

De Murcia y madrileña de adopción. Escribo a menudo sobre derechos humanos e inmigración. También estudié Publicidad, pero lo mío es el periodismo. Y los viajes.