Cómo se erosionó la relación entre EEUU y la UE por Boeing y Airbus
Foto: Lindsey Wasson| Reuters

Economía y capital

Cómo se erosionó la relación entre EEUU y la UE por Boeing y Airbus

¿Cómo se originó el conflicto con Boeing y Airbus? ¿Cómo ha llegado a convertirse en uno de los mayores quebraderos de cabeza de la OMC? Resolvemos las principales dudas

por The Objective

Tras 17 años de conflicto, la Unión Europea y Estados Unidos han alcanzado un acuerdo que pone fin a la disputa comercial entre ambas potencias motivada por las ayudas a Airbus y Boeing. Pero el acuerdo, anunciado este martes, prevé una vigencia de cinco años (a partir del 11 de julio), por lo que las tensiones podrían agravarse una vez superado ese periodo. Además, la representante estadounidense de comercio, Katherine Tai, ha dejado claro que su país solo cumplirá lo en la medida en que «el apoyo de la UE a Airbus sea coherente con los términos del acuerdo».

Quedan, por tanto, flecos sueltos que pueden dar lugar a tiranteces futuras, algo nada descartable en un conflicto que ha erosionado las relaciones entre ambos bloques durante casi dos décadas. Pero ¿cómo se originó este conflicto? ¿Cómo ha llegado a convertirse en uno de los mayores quebraderos de cabeza de la Organización Mundial del Comercio (OMC)? Resolvemos las principales dudas sobre esta histórica disputa.

En 2004, Estados Unidos, entonces gobernado por George Bush júnior, empezó a arquear las cejas al considerar que la Comisión Europea y varios Estados miembro de la Unión (especialmente Reino Unido, Francia, España y Reino Unido) otorgaban al gigante aeronáutico europeo Airbus subsidios que se desmarcaban de sus obligaciones con la OMC, informa Efe. Ese mismo año, la Comisión Europea también denuncia que ciertas ventajas otorgadas al fabricante Boeing (como incentivos fiscales, equipamiento y recursos humanos estatales, entre otras medidas) violan las leyes internacionales. Empieza la tensión.

A lo largo de todo 2007 las dos partes intervienen en distintas consultas en un panel de la OMC creado expresamente para resolver el conflicto, pero no es hasta 2010 cuando el organismo emite su primer dictamen: los créditos reembolsables de la Unión Europea a Airbus son ilegales. Pero dos años más tarde, la misma OMC también emite un informe similar con respecto a las ayudas de Washington a Boeing.

Cómo se erosionó la relación entre EEUU y la UE por Boeing y Airbus

La OMC autorizó a EEUU y la UE a ponerse sanciones recíprocas por valor de 11.500 millones dólares (unos 9.500 millones de euros al cambio actual) por el conflicto con Airbus y Boeing. | Foto: Christof Stache | AFP

En 2016, ambas potencias presentan sendas apelaciones a los dictámenes de la OMC. El Órgano de Apelación, la más alta instancia de la OMC, constata, por una parte, que la UE y sus Estados miembro no cumplieron plenamente las anteriores resoluciones del organismo en lo referente a la inversión inicial reembolsable para los programas A350 y A380 —lo que abría la puerta a que Washington aplicara sanciones compensatorias— y, por otra, que tampoco Estados Unidos había tomado las medidas adecuadas para cumplir con las normas de la OMC en materia de subvenciones y que siguió subvencionando ilegalmente a Boeing en detrimento de Airbus y la industria aeroespacial europea.

Finalmente, la OMC cuantifica las sanciones que Estados Unidos puede imponer a la UE: hasta 7.500 millones de dólares (unos 6.200 millones de euros al cambio actual). Esta cifra se da a conocer en octubre de 2019, con Donald Trump como presidente, y ese mismo mes el mandatario decide imponer esos aranceles, que afectan sobre todo a las importaciones de productos como el aceite de oliva, la aceituna de mesa, el vino o el queso procedentes de España, Francia, Alemania y Reino Unido. La Comisión Europea le hizo saber a Estados Unidos que prefería negociar antes de apostar por la vía arancelaria y que, de seguir adelante con los aranceles, Bruselas respondería de la misma manera cuando la OMC cuantificara las sanciones que podía ponerle a Washington.

Esa cuantificación llegó en octubre del año pasado, cuando la OMC autorizó a la UE a poner sanciones a Estados Unidos por valor de hasta 4.000 millones de dólares (unos 3.300 millones de euros al cambio actual). Así, el bloque europeo comenzó a imponer aranceles a varios modelos de aviones Boeing y a productos agrícolas y bienes industriales procedentes de Estados Unidos.

Pero en marzo de 2021, ya con Joe Biden sentado en el despacho oval, ambos bloques decidieron suspender durante cuatro meses los aranceles —hasta el 11 de julio— y, en mayo, la UE suspendió la implementación de una nueva tanda de aranceles que iba a entrar en vigor. Con los cuatro meses a punto de vencer, ambas potencias han llegado ahora a un nuevo acuerdo en virtud del cual las sanciones se suspenden otros cinco años. ¿Qué pasará entonces? De momento, la respuesta es incierta.