The objective

Further

Cultura viral

Cultura viral

5 consejos para viajar con tu perro en coche que harán que la experiencia sea positiva para todos

Foto: Tadeusz-lakota | Unsplash

Con las vacaciones de verano, para algunos afortunados, llegan los viajes. Unos días en el pueblo, una escapada a la playa o una semana entera con todo incluido en una isla del Caribe. Da igual. Si tienes la posibilidad de llevar a tu perro, el viaje será todavía más especial. Conocer un lugar a través de los ojos de tu perro es, sin duda, una de las experiencias más enriquecedoras del mundo. Gracias a los paseos, conoces gente y lugares que de otra forma no conocerías. Y el vínculo animal-humano se ve siempre fortalecido. Por supuesto, hay algunos obstáculos. El principal es que los perros no siempre son bienvenidos. Aunque la tendencia es que las ciudades sean cada vez más amigas de los perros, todavía queda mucho camino por recorrer en este sentido. Para que no nos afecte, lo mejor es planificar el viaje con tiempo. Además, es importante ser organizados y estar siempre dispuestos a improvisar.

Los perros se adaptan rápido a los cambios, especialmente cuando están en compañía de su humano y saben que todo está bien. Eso hace que sean excelentes compañeros de viaje. Como es lógico, hay excepciones. Algunos perros no llevan nada bien el cambio de ambiente. Les cuesta adaptarse o simplemente, por una cuestión de personalidad, son de los que prefieren quedarse en casa. Por eso, al decidir si tu perro te acompañará o no en tu próxima aventura, la primera variable a considerar es su personalidad. ¿Se va a sentir a gusto? ¿Va a disfrutar del viaje? Si la respuesta es sí, no lo pienses más. Serán días inolvidables para ambos. 

Foto: Martín Moreno | Unsplash.

5 Consejos para viajar en coche

De todas las formas de viajar, el coche es no solo la más popular, sino la más cómoda. Si nuestro perro no lo disfruta, lo más probable es que, sin saberlo, estemos haciendo las cosas mal. Saber que no hay que dejar que asomen la cabeza por la ventana y que no se deben quedar solos en el coche jamás, a veces no es suficiente. Pero calma, tampoco es tan complicado. Estos cinco consejos harán que el próximo viaje en coche sea una experiencia positiva para todos.

Familiarízalo con el coche

Por muy tranquilo que sea el perro, si no está acostumbrado a viajar en coche, es normal que se ponga nervioso, que llore o incluso que se maree y vomite. Para que se acostumbre al movimiento y al espacio, lo ideal es hacer con él recorridos cortos los días previos al viaje e ir alargando la duración de forma gradual. Así, el día del viaje sabrá qué esperar y se mantendrá en calma dure lo que dure el recorrido.

Apuesta siempre por el transportín

La seguridad es siempre lo más importante. Y en el caso de los viajes en coche, lo más seguro para un perro es viajar en un transportín con certificación de seguridad que sea a prueba de choques. Debe estar bien ventilada y ser lo suficientemente grande como para que el perro pueda pararse, sentarse, acostarse y darse la vuelta con comodidad. Y, por supuesto, debe estar asegurada al asiento con el cinturón para que no se deslice durante el viaje. Si el viaje es corto y, por algún motivo, el transportín no es una opción, se debe utilizar un arnés de seguridad que se adapta al cinturón del coche. No importa la duración del trayecto, por su seguridad y la del resto de los pasajeros, el perro nunca debe ir suelto.

Para cada dos horas para descansar 

Tal y como nos pasa a nosotros, los perros necesitan salir del coche cada cierto tiempo para estirarse, caminar un poco y, por supuesto, hacer sus necesidades. La frecuencia y la duración de las paradas depende de la duración del viaje final y del perro, pero en promedio, un buen cálculo es hacer una parada de mínimo 15 minutos cada 2 horas. Pero tú conoces bien a tu perro, si ves que se muestra inquieto antes, probablemente sea hora de parar. En algunas áreas de descanso los perros son bienvenidos y una que otra tiene zona canina. Son pocas, pero hay.

Elige el mejor momento para darle de comer

Hay perros que se marean con más facilidad que otros. Pero la recomendación general a la hora de viajar es darle una comida ligera unas 3 o 4 horas antes de salir para que tenga tiempo suficiente de digerir la comida antes de subir al coche. Si el viaje es muy largo, coincide su hora habitual de comida y notas que el perro tiene hambre, aprovecha una de las paradas de descanso para que coma. Es importante que la parada sea lo suficientemente larga para que pueda comer con tranquilidad. No lo alimentes nunca con el coche en movimiento.

Vigila la ventilación y la temperatura del coche

Los perros regulan la temperatura corporal con mucha menos eficiencia que los humanos. Y los coches se calientan muy rápido. Una combinación de factores que puede tener consecuencias letales para el animal. De ahí la importancia de situar el transportín en un área bien ventilada y de mantener fresca la temperatura del coche, bien sea abriendo las ventanas o utilizando el aire acondicionado. Todo por supuesto en la justa medida. Si hace mucho frío o recibe aire directo durante mucho rato, es posible que el perro se resfríe o sufra de contracturas musculares.

Noticias en tu inbox

¿Sin tiempo para las noticias? Nuestro equipo de redacción selecciona lo más relevante de la actualidad del día y confecciona para ti una Newsletter diaria que va directamente a tu bandeja de entrada. Suscríbete para recibir las noticias de última hora, los reportajes más fascinantes y las opiniones más razonadas.