Política y conflictos

Consuelo Ordóñez: «ETA ya no mata, pero está en las instituciones y su proyecto político sigue vigente»

Hablamos con Consuelo Ordóñez, presidenta de Covite y hermana de Gregorio Ordóñez, el político vasco del PP que no dudaba en cargar contra ETA y al que el terrorismo le quitó la vida en 1995

por Rodrigo Isasi Arce

Mas allá de su signo político, si había algo que caracterizaba a Gregorio Ordóñez era que no tenía pelos en la lengua. El político popular no dudaba en cargar contra ETA y su entorno en sus discursos. «Yo soy una persona, como muchos miles de vascos, que durante muchos años ha querido a su tierra y llegó un momento en que ya no pudo más. No pudo más de ver tanto atentado, tanta sangre en nuestras calles, tanto hundimiento, tanto yugo, tanto fanatismo de quienes disparan y de quienes apuntan, fanatismo de partidos que se dicen democráticos pero que han estado amparando a ETA», decía en uno de sus tantos discursos que acabaron costándole la vida. Sobre las 15:30 horas del 23 de enero de 1995, en el restaurante La Cepa, situado en el Casco Viejo de San Sebastián, el etarra Javier García Gaztelu, Txapote, le disparaba un tiro en la nuca a Gregorio Ordóñez. El teniente de alcalde del Ayuntamiento donostiarra y dirigente del PP vasco murió en el acto.

Su asesinato marcó una nueva etapa en la estrategia de ETA: la extensión de sus ataques habituales a policías y militares a políticos, intelectuales, constitucionalistas, jueces y periodistas. Desde entonces, ETA no dejó de atentar contra otros políticos. Fracasó en su atentado contra el presidente del PP José María Aznar en Madrid en abril de 1995,  y contra el rey Juan Carlos ese mismo año, pero en enero de 1996 asesinó al dirigente socialista Fernando Múgica y al expresidente del Tribunal Constitucional Francisco Tomás y Valiente. Su política del terror contra políticos y representantes institucionales continuó, con una treintena de asesinatos, hasta cesar el terrorismo. El último fue el socialista Isaías Carrasco, asesinado en marzo de 2008.

Hablamos con la hermana de Gregorio, Consuelo Ordóñez, presidenta del Colectivo de Víctimas del Terrorismo (Covite).

Víctima de ETA | Consuelo Ordóñez 2

Gregorio Ordóñez (centro) acompañado de José María Aznar (izqda.) y Jaime Mayor oreja (dcha.). | Foto. Fundación Gregorio Ordóñez

¿ETA ha muerto?

Sería absurdo seguir diciendo que sí seguimos ante la amenaza de ETA. No, ETA ya no mata lo que pasa es que el proyecto político de ETA, las consecuencias de ETA, es lo que sigue más vigente que nunca. ETA está en las instituciones, que precisamente está en las instituciones como consecuencia del rédito que ha sacado matando, porque a mí me me indigna mucho aquellos que dicen que a ETA no le ha servido de nada matar.

El terror es el arma más poderosa desde que existe la humanidad. ETA está en las instituciones, porque ya sabéis que estamos viviendo un final de ETA negociado. Zapatero abrió un proceso de negociación con ETA, lo oficializó, le dieron el aval en el Congreso de los Diputados y ETA exigió tres cosas para dejarnos de matar: la primera era, precisamente, legalizar sus brazos políticos, porque ETA nunca lo ha pasado peor que cuando fueron ilegalizados.

Víctima de ETA | Ana Aizpiri: «La izquierda abertzale nos ha arrebatado nuestra patria»

Foto: Gara vía AP.

Estamos en un final falso de ETA. ¿Por qué decimos que ETA se ha disuelto?, ¿desde cuándo las organizaciones criminales, las organizaciones terroristas, se auto disuelven?, ¿a que nadie ha oído a Macron, al ministro del Interior de Gran Bretaña, de Alemania, pedir al DAESH que se disuelva?

Pues en este país, sí. Los que estaban gobernando este país, el ministro del Interior Zoido pedía a ETA que se disolviera. Yo alucinaba. Les tendrían que haber dado la orden a las Fuerzas y Cuerpos de seguridad para que disolvieran a ETA. Esa es la única solución para mí, que es la válida en un Estado de Derecho.  ¿Alguien ha visto la disolución policial de ETA? Nadie, nadie la ha visto y todos estamos felices dando a ETA por disuelta.

¿Fue un error negociar con ETA?

Sigo creyendo en el Estado de Derecho y pienso que no teníamos que haber negociado nunca. Esta es la enseñanza más grande que me ha enseñado mi hermano: con una banda terrorista no se puede negociar, el Estado no se puede poner al nivel de una banda terrorista, y la verdad es que una de las consecuencias es eso, que están en las instituciones. Ellos han estado en sus despachos, han vivido bien y han mandado a los de abajo para que se manchen las manos de sangre.

El hacerlos ver como héroes, rendirles honores, que en los pueblos los niños crezcan sabiendo que esas son las personas que han sido gudaris, héroes. Eso es muy peligroso, pero es lo que está pasando. Una consecuencia brutal de ETA es que han conseguido la homogeneidad en el País Vasco, que sea un País Vasco nacionalista.

Víctima de ETA | Consuelo Ordóñez 1

¿El independentismo y el nacionalismo vasco te han robado tu patria?

Me han robado la patria, mi patria. El sitio donde yo he crecido, donde he tenido mi arraigo. Y lo voy a seguir teniendo, pero a mí siempre me ha dado mucha rabia que yo no pueda votar allí. No lo acepto. Nos han echado. Han cambiado el mapa electoral para siempre del País Vasco. ¿Cómo no va a ganar el nacionalismo en el País Vasco? Somos como 150.000 o 200.000 vascos que no tenemos derecho a votar, que estamos fuera, que nos hemos ido no por gusto, sino por obligación, porque nos han echado forzosamente. 

Además, cuando el PP estuvo gobernando en la primera legislatura, con Rajoy, hubo una ley para recuperar el voto de los exiliados forzosos, y nosotros estuvimos muy detrás de eso y presionando al PP de qué pasaba con esa ley que ya estaba prácticamente lista.  ¿Qué pasó? Lo que ha pasado siempre en este país, todos los que han gobernado este país, el PP, el PSOE, siempre se han dejado chantajear por los nacionalistas, y a los nacionalistas esa ley no les interesaba nada, así que la metieron en un cajón.

Al PP, entonces, le importaba que le votaran los presupuestos, que le apoyarán en esto. Al PP le importábamos una mierda las víctimas, los exiliados y todo lo demás, pero luego siempre están con las víctimas.

¿Ha habido dejadez por parte del Gobierno vasco?

Al Gobierno vasco es el primero que le interesa que nosotros nos vayamos. Ellos siempre han rentabilizado las consecuencias directas del terror, les ha venido muy bien. Yo no te digo que lo hayan apoyado, pero tienen muchas responsabilidades y muchas complicidades.

El tema de los exiliados le ha venido bien al PNV para seguir gobernando el País Vasco. El PNV va a segur gobernado Euskadi hasta el fin del mundo. Los no nacionalistas nos hemos ido a raudales, en un goteo constante desde hace 40 años. Toda España está plagada de vascos que se han tenido que ir porque no aguantaban esa atmósfera, ese nacionalismo obligatorio al que nos hemos visto sometidos todos los vascos. Si eres nacionalista, no te importa nada, pero si no lo eres, allí tienes cero posibilidades en muchos campos de tu vida.

¿Y qué pasa con los etarras que no han sido condenados? 

Yo siempre he dicho que me parece más grave todavía, más culpables, los autores intelectuales que los materiales, pero este país no ha perseguido nunca a los autores intelectuales. O sea, tenemos 350 y pico crímenes en los que no habido ninguna sentencia. Pero, claro, consideraban que en los que hay sentencia ya son crímenes resueltos. ¿Cuándo se considera un crimen resuelto?, cuando todos los que han participado en él han sido condenados. Eso es lo que se tiene que considerar un crimen resuelto, de terrorismo o de otro tipo de violencia común. Sólo hay 24 crímenes resueltos de víctimas mortales de ETA, sólo 24 que tienen todo: la autoría material de todos los que han participado y los autores intelectuales. Sólo 24. 

En fin, que cuando decimos que hay casi el 40% de las víctimas mortales de ETA están sin esclarecer,  hay bastante más de crímenes no resueltos todavía.

Víctima de ETA | Ana Aizpiri: «La izquierda abertzale nos ha arrebatado nuestra patria» 4

Varios miles de manifestantes marchan en la ciudad de Bilbao, en el norte de España, el sábado 21 de abril de 2018, para exigir que los miembros encarcelados del grupo militante vasco ETA sean trasladados a cárceles más cercanas a sus hogares. | Foto: Álvaro Barrientos / AP.

¿Qué decir sobre el discurso de la reconciliación y la convivencia?

Bueno, el tema de la reconciliación es un tema muy recurrente para los nacionalistas, o sea, para las políticas públicas de memoria, paz, convivencia y tal. Me hace gracia reconciliar. Vamos a ver: ¿con las violadas o con las víctimas de violencia de género hay la misma obsesión?, ¿se habla de que hombre debe llegar a una reconciliación? A nadie se le ocurriría hablar de reconciliación.

A mí que me dejan en paz. Yo se convivir. Sí, claro que hay una parte muy considerable en la sociedad vasca y navarra que necesita educación en la convivencia, porque son salvajes, porque son totalitarios, porque siguen justificando, porque siguen jactándose de los asesinatos que se ha cometido contra nuestros familiares.

Las víctimas creo que hemos demostrado con creces  que somos un referente de paz, que sabemos convivir, que hemos roto la espiral de la violencia, que si no ha habido conflicto ha sido gracias a nosotras y solo a nosotras. Somos referentes de paz.

Más de la mitad de los españoles están convencidos de que ETA sigue en activo

Foto: Paul White / AP.

¿Hay que educar para no olvidar?

Esto se ha visto muy bien en las encuestas éstas que están saliendo ahora en las que nadie sabe nada de ETA ni de sus víctimas. Ahí, nuestros gobernantes han fallado todos. ¿Cómo se va a prevenir algo si no se conoce, si nadie conoce lo que ha pasado?  Y luego también hay muchas complicidades, muchas responsabilidades. A nadie le gusta hacer un examen de conciencia. Hay mucha gente implicada, mucha gente responsable y mucha gente que ha mirado a otro lado, mucha gente que ha participado activamente, mucha gente que sigue justificándolo hoy y que sigue enalteciendo y jactándose en público.

El nacionalismo nunca lo va a hacer, y hay que coger el toro por los cuernos, hay que hacer una reflexión crítica de la complicidad que hemos tenido como sociedad en la perpetuación de tantos años del terrorismo de ETA. Y la verdad es que yo no tengo ninguna esperanza de que eso vaya a pasar.

Rodrigo Isasi Arce

Periodista especializado en Defensa, conflictos armados, mundo arabo islámico y cooperación internacional. Viajero empedernido y fotógrafo aficionado.