The objective

Further

Cultura viral

Cultura viral

El festival Paraíso irrumpe en la escena nacional con un concepto cuidado y bailable

Foto: Nacho Nabscab | Festival Paraíso

Dos días con sus dos noches de fiesta han aterrizado en la Ciudad Universitaria madrileña este fin de semana. El festival Paraíso estaba al alcance de las miles de personas –sin disponer de cifras oficiales, calculamos que fueron entre 5.000 y 10.000– que se congregaron en el recinto del novísimo festival madrileño. Música electrónica, pero también otras artes, una zona de gaming y una cuidada área gastronómica, completaban una oferta de ocio inédita en la capital.

La primera de las jornadas, la del viernes, empezaba con dos horas y media de retraso. El tiempo inestable que ha estado confundiendo al personal estas últimas semanas marcaba también los inicios de la primera edición del Paraíso. Según avanzaba a última hora de la tarde la organización del festival, el barro concentrado tras las intensas lluvias de la tarde hacía que las salidas de emergencia no fueran completamente funcionales, por lo que por motivos de seguridad decidían retrasar el comienzo del festival. La decisión, lejos de ser criticada, fue alabada por un público cada vez más consciente de la importancia de la seguridad en este tipo de eventos.

 

El festival Paraíso irrumpe en la escena nacional con un concepto cuidado y bailable 2

Kiasmos durante su actuación en el primer día del festival. | Foto: Rodrigo Mena Ruiz / Festival Paraíso

 

Después de los imprevistos, llegó el baile. La organización se ocupó de recolocar los horarios para que los asistentes no se perdieran nada de un cartel que comenzó a desvelarse el pasado mes de febrero. El line-up del viernes era para los entendidos una auténtica exquisitez. Apparat, Kiasmos, Hot Chip Megamix, Black Coffee o HVOB eran algunos de los grandes nombres de la noche, acompañados por algunos no tan conocidos y emergentes como Awwz. Cada uno en su estilo, y en su correspondiente escenario, que eran tres: el principal, el más parecido a un festival al uso; el escenario Club, con su mil veces retratada bola de discoteca; y el escenario Manifesto by Absolut, con el patrocinio de la conocida marca sueca de vodka.

La noche del viernes terminó antes de lo que muchos esperaban: a las 5:30, media hora antes de abriera el metro, lo que constituye de las pocas críticas que ha recibido la organización en esta primera edición.

 

El festival Paraíso irrumpe en la escena nacional con un concepto cuidado y bailable 1

La carpa del escenario Club durante la sesión de Apparat el viernes 8. | Foto: Nacho Nabscab / Festival Paraíso

 

El escenario Club fue uno de los más concurridos del festival. Su ambiente era idóneo para dejarse llevar por los ritmos de los diferentes artistas que fueron pasando por allí. Es el caso del dúo Delaporte, que dio el pistoletazo de salida a la segunda jornada. Sandra Delaporte y Sergio Salvi, que han logrado un notable éxito gracias a Un jardín, el tema principal del programa Fama, a bailar, se encargaron de calentar los motores la jornada del sábado. Si bien su horario era demasiado temprano para algunos –tocaron a las 18:30–, los chicos de Delaporte agradecieron la presencia de los pocos que se congregaron a primera hora “a pesar de la resaca” y ofrecieron un directo de primera.

 

El festival Paraíso irrumpe en la escena nacional con un concepto cuidado y bailable 3

Delaporte durante su concierto en directo en la jornada del sábado. | Foto: Karlos Sanz / Festival Paraíso

 

Después del directo de Delaporte, esperaban platos fuertes como Roísín Murphy –que dio un concierto a la altura de su nombre–, Floating Points, Dekmantel –dúo fundador del famoso festival holandés y que no decepcionó con su set a medio camino entre el groove y los ritmos tropicales– o Acid Pauli, que se encargó de cerrar el festival por todo lo alto.

 

El festival Paraíso irrumpe en la escena nacional con un concepto cuidado y bailable 4

Una de las zonas de descanso del recinto del Paraíso. | Foto: Nacho Nabscab / Festival Paraíso

 

Más allá del principal reclamo de esta nueva cita festivalera, la música, hay otros aspectos de la oferta a resaltar. Por ejemplo, las zonas de descanso, amplias y disponibles durante todo el festival, las pocas colas –la organización ya avisó de que se pondrían a la venta menos entradas en el otro evento que tiene lugar en ese mismo recinto, el DCODE–, o la cuidadísima imagen gráfica y la escenografía. El área gastronómica ofrecía comida de calidad a precios razonables, incluyendo opciones para celíacos y veganos, y la zona de gaming constituía la guinda en una experiencia completa. Diversas instalaciones artísticas completaban la oferta.

 

El festival Paraíso irrumpe en la escena nacional con un concepto cuidado y bailable 5

Una asistente al festival juega a un juego de realidad virtual en la zona de gaming. | Foto: Rodrigo Mena Ruiz / Festival Paraíso

 

Madrid, hasta hace unos años punto olvidado de la amplia ruta nacional de festivales, cuenta ya con uno de referencia en los genéricos, el Mad Cool. Ahora es Paraíso quien se suma a los festivales especializados en música electrónica. La primera edición, que ha sido más tímida de lo que se esperaba en términos de cartel –un punto sin duda a mejorar de cara a próximas ediciones, y fácil de hacerlo tras construirse un nombre–, ha servido para sentar unas bases sobre las que trabajar. El concepto es perfecto para crear una de las mejores opciones en un sector, el de los festivales, que mueve en torno a 400 millones de euros anuales. La organización se despedía hasta el año que viene, asegurando que “nos vemos en #Paraíso19”. Que así sea.

Noticias en tu inbox

¿Sin tiempo para las noticias? Nuestro equipo de redacción selecciona lo más relevante de la actualidad del día y confecciona para ti una Newsletter diaria que va directamente a tu bandeja de entrada. Suscríbete para recibir las noticias de última hora, los reportajes más fascinantes y las opiniones más razonadas.