Cuando Agatha Christie protagonizó una desaparición digna de sus novelas de misterio
Foto: The Christie Archive Trust

Cultura

Cuando Agatha Christie protagonizó una desaparición digna de sus novelas de misterio

El 3 de diciembre de 1926 la célebre escritora desapareció sin dejar rastro. Esa misma mañana había discutido con su marido, Archibald Christie, que le había anunciado su intención de dejarla por su amante. Durante 11 días más de mil policías y 15.000 voluntarios la buscaron, hasta que apareció en un hotel cercano diciendo no recordar quién era ni qué le había ocurrido

por Fátima Elidrissi

El 12 de enero se cumple el 45º aniversario de la muerte de Agatha Christie (1890-1976). La reina de las novelas de misterio falleció a los 85 años por causas naturales en su hogar en Winterbrook House. Pero cinco décadas antes antes, la célebre escritora británica protagonizó una desaparición que bien podría haber formado parte de abundante producción literaria. La cuestión, todavía hoy sin una clara respuesta, es la siguiente: ¿fingió Christie su propia muerte para castigar a su marido infiel o perdió la memoria y realmente pasó 11 días perdida sin saber quién era?

Comenzando por el principio, el 3 de diciembre de 1926, aproximadamente a las 21.30 horas, Agatha dejó su casa de Berkshire. Allí vivía con su marido Archibald Christie, un coronel del ejército británico con el que llevaba casada desde 1914, y la hija de ambos, Rosalind Hicks. En mitad de la noche, la escritora salió con su coche, un Morris Cowley, pero nunca llegó a su destino. 

Cuando Agatha Christie protagonizó una desaparición digna de sus novelas de misterio 3

Portada del Dialy Mirror anunciando la misteriosa desaparición de «una mujer novelista». | Archivo.

Unas horas más tarde, el vehículo apareció abandonado en Guildford Corner al borde de una hondonada, según la descripción de The Times, prácticamente colgando de un precipicio. En su interior, únicamente el abrigo de Agatha y su carné de conducir. Ni rastro de Christie.

Por entonces, la escritora ya había publicado varias novelas policíacas y acababa de lanzar El asesinato de Roger Ackroyd, cuyo enorme éxito la convirtió en una personalidad célebre en Reino Unido y buena parte del mundo. Su desaparición se convirtió pronto en la comidilla de los tabloides y un enorme reto para Scotland Yard, que veía cómo pasaban los días sin que apareciera ninguna pista o testimonio fiable sobre el paradero de Agatha. 

La búsqueda de la desaparecida terminó convirtiéndose en uno de los operativos más grandes hasta la fecha, con mil agentes de policía, más de 15.000 voluntarios, varios aviones y decenas de perros. Se dice que su colega de profesión Arthur Conan Doyle, el creador de Sherlock Holmes, incapaz de resolver el misterio llevó uno de los guantes de Agatha a una médium para intentar encontrarla, todo sea dicho, sin resultado.

Cuando Agatha Christie protagonizó una desaparición digna de sus novelas de misterio 2

Aquí fotografiada en 1922 con su marido Archie Christie y el Mayor Belcher, y el Sr. Bates en una expedición del Imperio Británico. | Foto vía Wikipedia.

Once días después, el 14 de diciembre de 1926, Christie apareció en el Swan Hydropathic Hotel, actualmente The Old Swan Hotel, donde se había hospedado bajo el nombre de Tessa Neele. Los músicos del establecimiento reconocieron a la escritora, cuyas fotografías llevaban días circulando por los periódicos, y avisaron a la policía. Cuando llegaron, Agatha les dijo que no sabía quién era ni por qué estaba allí. Tampoco reconoció a su marido cuando fue a verla. Pero utilizó el nombre de su amante para registrarse en el hotel.

El coronel se había enamorado de Nancy Neele y quería dejar a su esposa para vivir con ella. El 3 de diciembre, el día de la desaparición de Christie, la pareja tuvo una fuerte discusión cuando Archibald anunció que pensaba pasar el fin de semana con unos amigos, lo que probablemente significara que se iría con ella. 

Cuando Christie apareció, varios médicos aseguraron que había sufrido una pérdida de memoria. Durante varias semanas recibió tratamiento psiquiátrico para recuperarse, pero nunca fue capaz de explicar qué había ocurrido durante los 11 días en que estuvo desaparecida. Buena parte del público acusó a la escritora de fingir su desaparición para castigar a su marido por su infidelidad e intentar que fuera acusado de asesinato. Y otros pensaron que se trataba de un ardid publicitario para dar más notoriedad a su obra.

Cuando Agatha Christie protagonizó una desaparición digna de sus novelas de misterio

«La Sra. Christie encontrada en Harrogate. Dramático reencuentro con su marido en un famoso spa». | Recorte de su aparición. | Wikipedia.

Posteriormente, el suceso fue atribuido a una fuga disociativa, una crisis nerviosa caracterizada por un viaje repentino lejos del hogar o del trabajo, incapacidad para recordar el pasado y confusión acerca de la identidad previa. Siendo así, el episodio de amnesia de Christie pudo desatarse por su tendencia a la depresión, las infidelidades de su marido y la muerte de su madre a principios de ese año.

Uno de sus biógrafos, Andrew Norman, defendió esta teoría. En su opinión, Agatha pensó en suicidarse, lo que podría explicar el estado en que fue encontrado el coche, pero afortunadamente se arrepintió en el último momento. Abrumada por la situación y quizá buscando algo de paz, huyó al hotel donde finalmente fue encontrada sin imaginar el escándalo que provocaría su desaparición. 

Sea como fuere, Christie mantuvo que había perdido la memoria hasta su muerte. Y en su autobiografía ni siquiera mencionó el incidente. Poco tiempo después, fue la propia escritora quien pidió a su marido el divorcio, que concluyó a finales de 1928. Una semana después, Archibald se casó con Neele. Y dos años después, en 1930, Christie contrajo matrimonio con el arqueólogo Max Mallowan, con quien vivió feliz hasta su muerte en 1976.

Fátima Elidrissi

Periodista freelance. Colabora con El Mundo y The Objective. Sus pasiones son la televisión, el cine, la literatura y el teatro.