Cuándo tengo que ejercitar mi suelo pélvico y cómo debo hacerlo
Foto: Intimina

Sociedad

Cuándo tengo que ejercitar mi suelo pélvico y cómo debo hacerlo

por The Objective

Actualizado:

El suelo pélvico se ha convertido, por fin, en el protagonista de muchas conversaciones entre mujeres en los últimos años. Lo que hasta hace poco era una parte desconocida de nuestro cuerpo, a pesar de su importancia, ha comenzado a despertar nuestro interés y cada vez son más las mujeres que se preocupan por conocerlo bien y mantenerlo en forma.

A pesar de eso, todavía hay muchas dudas sobre cuándo debemos ejercitar esta zona y cómo. Aquí resumimos lo más importante para tener un suelo pélvico tonificado.

¿Qué es el suelo pélvico?

Parece muy obvio, pero lo primero que tenemos que hacer para ejercitar una parte de nuestro cuerpo es saber bien qué es y para qué sirve.

El suelo pélvico es un conjunto de músculos que sostienen órganos de gran importancia, como la vejiga, el útero y el intestino, dentro de la pelvis. Cuenta con unos orificios para que los conductos de la uretra, el ano y la vagina (en el caso de las mujeres) pasen y sus músculos, normalmente, se enrollan firmemente alrededor de estos conductos.

Dado que nuestros órganos internos se apoyan en él, el suelo pélvico es de gran importancia para nuestra salud. Que esté tonificado es esencial, por ejemplo, para el control de los esfínteres, así como para nuestra salud sexual.

Sentir estos músculos es muy fácil. Puedes notarlos al orinar, por ejemplo, apretando y relajando la pelvis, o simplemente insertando un dedo en la vagina y apretando las paredes vaginales.

¿Cómo sé si mi suelo pélvico está debilitado?

Hay muchos momentos en la vida de una mujer en los que el suelo pélvico puede perder fuerza. Uno de ellos es tras un parto, por ejemplo, cuando en la gran mayoría de los casos es necesaria una rehabilitación de la zona, que sufre mucho durante el proceso. La menopausia es una etapa de la vida que también nos puede hacer perder tono muscular.

Pero estos músculos también se pueden debilitar por otras causas, como por el deporte de impacto en exceso o por la falta de actividad. Para detectar si nuestro suelo pélvico está débil, en el blog de Intimina señalan algunos aspectos en los que podemos fijarnos:

Si tienes pérdidas de orina: no tiene por qué ser una incontinencia muy notable, pueden ser pequeñas pérdidas al toser o al orinar. Es muy común entre las mujeres, pero es una señal de que necesitamos ejercitar el suelo pélvico.

Has perdido sensibilidad: la tonificación del suelo pélvico está directamente ligada con la intensidad de los orgasmos. Si has perdido sensibilidad o tus orgasmos no son tan intensos como antes, puede que tengas los músculos más débiles de lo habitual.

Los tampones o la copa menstrual no se queda en el sitio: si tienes la sensación de que se caen, o que no se aguantan arriba o se mueven mucho, quizá sea debido a la falta de fuerza de tus suelo pélvico.

Si notas pesadez en la vagina: esta sensación puede indicar que algo no va bien. En estos casos es importante acudir al ginecólogo, pero es probable que se deba al tono muscular del suelo pélvico.

¿Cómo ejercito mi suelo pélvico?

Si tienes alguno de estos síntomas, siempre que no sea algo muy acentuado, puedes trabajar tu suelo pélvico en casa. Una manera de hacerlo es con las conocidas como bolas chinas, que funcionan de una manera muy sencilla: son pesos que se introducen en la vagina para realizar ejercicios de contracción y relajación de los músculos.

Las de Intimina, Laselle, son una buena opción. Están revestidas completamente de silicona de grado médico y contienen una bola con peso en su interior, que se mueve para que la superficie vibre con el movimiento.

Cuándo tengo que ejercitar mi suelo pélvico y cómo debo hacerlo 1

Foto: cedida por Intimina

Si eliges este modo de ejercitar tu suelo pélvico, es aconsejable consultar antes con un fisioterapeuta especializado para elegir el peso adecuado para tu tono muscular y los ejercicios que mejor te vienen.

Otra opción es un entrenador de suelo pélvico, como el KegelSmart de Intimina. Este aparato cuenta con unos sensores internos que miden la fuerza con la que contraes los músculos. De esta manera, ajustan el nivel que es necesario para tu cuerpo y, a medida que el tono muscular aumenta, se van adaptando los ejercicios.

Cuándo tengo que ejercitar mi suelo pélvico y cómo debo hacerlo 2

Foto: cedida por Intimina

Con unos cinco minutos diarios de ejercicio suele ser suficiente para tonificar la musculatura.

Aunque todos estos ejercicios se pueden hacer en casa y son muy sencillos, es aconsejable consultar con un experto para asegurarnos de que los estamos haciendo bien y de que nuestro tono muscular es adecuado, pues tan peligroso es el debilitamiento como la hipertonía, es decir, el exceso de tono muscular, que también puede provocar problemas de salud.

Contexto