David Summers: «Cuando piensas que eres el más grande es cuando te pierdes»
Foto: Cedida por la editorial

Cultura

David Summers: «Cuando piensas que eres el más grande es cuando te pierdes»

'Nunca fuimos los guapos del barrio' de Javier León Herrera es un recorrido de más de 500 páginas por la trayectoria de un grupo que ha publicado 12 discos, 15 recopilatorios y ha vendido cerca de 20 millones de copias

por Saioa Camarzana

¿Quién no ha cantado o bailado alguna vez canciones como Sufre mamón, Marta tiene un marcapasos o Voy a pasármelo bien? Tan solo con leer el título de las canciones empezamos a tararear y los pies en seguida se muestran dispuestos a darlo todo. Los Hombres G irrumpieron en la escena musical española para quedarse y para revolucionar a toda una generación de jóvenes que acudían en masa a los hoteles en los que se alojaban y llegaban incluso a llamarles al teléfono de casa a altas horas de la noche. Les atribuyeron la etiqueta de pijos pero no les importó. “A mí siempre me hizo mucha gracia, por momentos me parecía hasta patético. Probablemente la intención última era hacernos daño, tan típico de la puta envidia de este país”, señala David Summers, vocalista de la banda, en Nunca fuimos los guapos del barrio (Plaza y Janés), una biografía que publica Javier León Herrera.

Se trata de un recorrido de más de 500 páginas por la trayectoria de un grupo que ha publicado 12 discos, 15 recopilatorios y vendieron cerca de 20 millones de copias. Una cifra difícil de alcanzar actualmente. “Mucha gente me sigue preguntando cómo después de tantos años seguimos juntos y cuál es la clave del éxito. Respondo siempre lo mismo: la amistad, la falta de egos y las canciones”, apunta Summers en estas páginas. Su padre, Manuel Summers, le dijo que no le veía con 60 años entonando el sufre mamón que tantas veces hemos canturreado. Pues bien, van en camino.

Nunca fuimos los guapos del barrio es la segunda incursión de Javier León Herrera en el núcleo de la banda. Ya en 2002 publicó Sufre mamón pero han pasado 20 años y desde entonces los Hombres G han vivido muchas más cosas. “No se puede decir que sea la biografía definitiva porque seguimos en activo. Es cierto que llevamos sin parar todos estos años y creo que nos han pasado cosas más interesantes en esta segunda parte que en la primera”, nos cuenta David Summers. Esta biografía está plagada de imágenes que nunca se han visto antes y seguro que se convertirá en un nuevo objeto que coleccionar.

David Summers: “Cuando piensas que eres el más grande es cuando te pierdes” 2

Imagen vía Plaza y Janés.

Han pasado cuatro décadas desde que empezasteis con el grupo Los Residuos, con el que tuvisteis una etapa mucho más punk. ¿Qué influencia tuvo el punk que llegó del Reino Unido en vosotros?

Toda absolutamente. En el año 1977 cuando los Sex Pistols publicaron el primer disco llevábamos el pelo en punta y muchas chapas. Cambiaron mi vida totalmente. Yo era fan de la música desde niño, de hecho tocaba el clarinete, escuchaba música desde los 6 años. He sido un músico vocacional. Digamos que los Pistols nos cambiaron la vida a los jóvenes porque nos dijeron que esto se podía hacer, que no hacía falta ser Led Zeppelin, que con ganas de tocar y algo que decir se podía despegar. Fue la gran hazaña del punk: nos animó a hacer algo. Aun guardo cariño a los Clash o a los Pistols, cuando los escucho me siguen poniendo.

Hay música que nunca pasa de moda. Supongo que ocurre algo parecido con los Ramones.

Fui a ver a los Ramones cuando vinieron en el 79 a la plaza de toros de Carabanchel y ahí estaba yo completamente desquiciado en las primeras filas. El punk es el responsable de que sugiera La Movida aquí. Antes los grupos de rock eran tipo Asfalto, un rock más pesado. El punk aligeró mucho las cosas e hizo posible que surgieran bandas como Caca Delux, Glutamato Yé-Yé o Alaska y los pegamoides.

David Summers: “Cuando piensas que eres el más grande es cuando te pierdes” 6

«La gran hazaña del punk fue que nos animó a hacer algo». | Foto cedida por la editorial.

Después de debutar con Los residuos la banda se pasó a llamar La burguesía revolucionaria y, después, Los bonitos Redford. ¿Cómo fue ese tránsito? ¿Guardan alguna característica común todos ellos?

En realidad todas porque estamos los mismos tíos, yo hacía las canciones igual para La burguesía que para Los residuos. El guitarrista Pepe Punk también hacía temas. A partir de La burguesía empecé yo a hacer las canciones, fue una evolución natural. Cuando conocimos a Rafa el grupo cambió. Hasta entonces éramos un trío y cuando llegó él, que era el que mejor tocaba, ayudó a que el grupo sonara mejor.

Ya como los Hombres G arrasasteis y surgió el fenómeno fan casi como no se había visto en España. Lo que había ocurrido con los Beatles en Reino Unido ocurrió aquí con vosotros. ¿Cómo vivisteis aquellos años?

Lo vivimos con mucho sentido del humor. Nos lo tomamos a cachondeo porque no nos acabábamos de creer que despertáramos esa histeria. Era como una broma y eso nos permitió tener los pies en el suelo. Fue muy divertido y maravilloso. No he hecho más que agradecer a todos y todas las fans el cariño tan enorme porque es lo que nos ha mantenido arriba. A pesar de que aquí se nos menospreciaba diciendo que éramos un grupo de fans, como si eso fuera el horror. Un grupo sin fans no es nada. Todos los grandes como los Beatles, Elvis Presley o Frank Sinatra han tenido fans. Cuando haces algo que mola surgen estos sentimientos.

David Summers: “Cuando piensas que eres el más grande es cuando te pierdes” 5

En Viena, en una gira en 1987. | Foto cedida por la editorial.

La música tiene la capacidad de levantar pasiones…

Hay que hacer música buena que le guste a la gente. Querer gustar a los músicos es una gran cagada porque los músicos no te van a comprar los discos. Si consigues que a la gente le vuele la cabeza con tu música y que marque su vida, su  adolescencia, su primer amor o a una generación has conseguido lo más grande. El músico transforma la vida de las personas a través de las canciones. Yo siempre digo que son canciones, no son bombas atómicas, pero no son solo canciones porque tienen un poder que a mí mismo se me escapa, el de transformar la vida de las personas y hacerles felices.

Entre tanta locura, ¿era fácil centrarse en la música y no dejarse llevar por la fama y todo lo que ello conlleva?

Sí, no fue tan difícil. Éramos muy jóvenes, teníamos una capacidad de trabajo enorme y trabajábamos mucho. Íbamos donde hiciera falta, a América o donde fuera. Nuestra energía nos hacía decir que sí a todo el mundo y no seleccionar tanto. Hacíamos 140 conciertos al año, películas, todo lo que nos parecía divertido e interesante. La energía y la juventud nos ayudó a hacerlo. Siempre hemos sido, a pesar de la apariencia de divertidos y cachondos, muy responsables con el trabajo. Los cuatro somos unos enamorados de la música y nos tomábamos en serio que la letra y las melodías fueran bonitas. Hemos sido serios, nunca he salido borracho en un concierto, ni cuando tenía 20 años, tenemos una responsabilidad con el público.

David Summers: “Cuando piensas que eres el más grande es cuando te pierdes” 1

Concierto en Costa Rica. | Foto cedida por la editorial.

Sin embargo hay mucho músico joven que se pierde en las drogas, el alcohol y la fama.

El rollo es pensar que nunca llegas a ninguna parte. Es una especie de carrera de fondo que la ganan quienes siguen corriendo. No hay una meta, un “me quedo aquí”. No existe un para siempre en la música. Puedes ganar la liga cada año, pero tienes que ganarla cada año. Cuando piensas que has llegado a lo más alto y que eres el más grande es el principio del fin y te pierdes. En realidad, como decía Chaplin, somos aficionados y nos moriremos siendo aficionados, nunca llegaremos a ser profesionales porque siempre hay algo que aprender, siempre puedes hacerlo mejor y eso es lo que te mantiene. Y de ilusiones se vive, es verdad. Ahora tenemos la ilusión de un disco nuevo que saldrá cuando acabe todo esto. Nunca hay que perder las ganas. Cuando me preguntan qué consejo daría a los que se quieren dedicar a la música es que no se rindan, si lo haces la jodiste. Se pueden rendir los de alrededor pero tú nunca, si quieres hacer algo en la vida tienes que hacerlo, no va a llegar solo.

David Summers: “Cuando piensas que eres el más grande es cuando te pierdes” 3

En el Paseo del Rock de Madrid | Foto cedida por la editorial.

¿Crees que actualmente aquella locura fanática de desmayos, horas de espera o persecuciones ha acabado?

En los 80 las fans eran niñas o chicas de 14 a 20 años o de 12 a 20. El griterío no se puede comparar. Ahora tocamos para 40.000 personas pero son diferentes generaciones, hay gente más mayor y más joven. Han traspasado nuestra música a sus hijos, a sus parejas y amigos y el público es más variado. Me parecería sorprendente salir al escenario con 50 años y provocar ese histerismo. Sería absurdo tener un público histérico de 14 años aunque todavía me vienen chicas jóvenes al camerino llorando. Me hace ilusión pero me sorprende, tengo una hija de 20 y es antinatural. Así que es mejor ahora, más cómodo porque puedes viajar tranquilo y llegar al hotel sin que haya gente en la puerta, ni en tu casa, ni en el camerino. Es más cómodo, haces tu trabajo, haces feliz a la gente y te lo pasas genial pero te respetan.

Con vosotros también se vivió el fenómeno de la venta de millones de copias de vuestros discos. ¿En qué y cómo ha cambiado el mercado musical desde entonces? Porque a día de hoy es muy difícil vender semejante cantidad de discos. ¿Se debe a la proliferación de plataformas como Spotify, Apple o YouTube?

Es verdad que ahora no se venden tantos discos. Las plataformas se cargaron la industria y además digamos que los gobiernos bajaron los brazos. Pensaron que todos éramos millonarios y no les importó. La industria se transformó, las listas de venta no son tan importantes como la popularidad, los likes, las visitas a los vídeos. Es todo menos consistente, hay más humo y todo consiste en las sensaciones. Antiguamente vendíamos medio millón de copias y sabíamos que todo iba a estar a reventar porque la gente había ido a comprar su disco y se lo sabía de memoria. Ahora no lo sabes, hay artistas que tienen muchos seguidores en redes sociales pero va poca gente a verles.

David Summers: “Cuando piensas que eres el más grande es cuando te pierdes” 4

Presentación en México el 07 de marzo de 2020 | Foto cedida por la editorial.

¿Es un síntoma de esta sociedad volátil en la que vivimos?

Sí, es un reflejo de la sociedad, todo es mucho más volátil. Y es una referencia totalmente falsa porque hay muchos impresentables con muchísimos seguidores que no sirven para nada. Y además, la referencia que tienes es también confusa e incierta. ¿Realmente eres mejor por tener más seguidores? Yo tengo más seguidores que algunos artistas americanos que me flipan. Es injusto.

Al principio decías que estáis trabajando en un nuevo disco. ¿Nos puedes adelantar algo?

Es un disco muy especial que estamos grabando en mi casa. Tengo un estudio en el que preparo maquetas, encargos y proyectos. Lo que he hecho ha sido ampliarlo y comprar material para hacer una grabación profesional. Empezamos a grabar hace dos meses, sin tiempo, sin presupuesto, sin prisa, intentando hacerlo lo mejor posible. La idea siempre ha sido lanzarlo hacia marzo y ahora con la vacuna, más. La idea es lanzarlo para primavera, si ha mermado la Covid.

David Summers: “Cuando piensas que eres el más grande es cuando te pierdes”

Imagen del la primera visita a México en 1987 junto a los locutores Giselle y Billy Trainor. | Foto cedida por la editorial.

¿Habrá gira, si las circunstancias lo permiten?

Hemos cerrado una gira por Estados Unidos y tenemos muchos conciertos aplazados. La idea es volver a la carga.

Seguro que cuando esto acabe, si acaba, la gente tendrá ganas de retomar todo el ocio.

Creo que va a provocar una reacción de la gente, hay muchas ganas de ir a conciertos. Habrá que ser consecuentes y pensar que la gente lo ha pasado mal económicamente así que pondremos entradas a precios asequibles para que todos puedan disfrutarlo. Tenemos que salir de esto todos juntos y lo más inteligente es facilitar el acceso.

Saioa Camarzana

Periodista. Me gusta viajar, moverme, no estar nunca quieta, la cultura en general me llena. Escribo regularmente en The Objective y El Cultural.