De los cánticos de Mercury al desastre de Altamont: 5 documentales para entender el rock
Foto: Mark Allan| AP Photo

Cultura

De los cánticos de Mercury al desastre de Altamont: 5 documentales para entender el rock

Sin poder saltar en los conciertos, solo queda recordar aquellos tiempos pasados con documentales que narran diferentes épocas y muestran desde la apatía hasta la indignación de la sociedad

por Eva Ocaña

Irreverencia, libertad y contracultura. Al tiempo que Estados Unidos se proclamaba con el estilo de vida American Way of Life, la cultura hippie y el movimiento anti-guerra hacia Vietnam, se consolidó en el llamado Verano del Amor. El Monterrey Pop Festival cambió la industria musical con la máxima expresión de la rebeldía juvenil. El 13 de julio, el rock celebra su día. Sin poder saltar en los conciertos, solo queda recordar aquellos tiempos pasados con documentales que narran diferentes épocas y muestran desde la apatía hasta la indignación de la sociedad.  

Desde The Objective te traemos cinco documentales para entender el rock.

Live Aid (1985)

Live Aid fue un evento musical que se celebró en 1985 para combatir el hambre en Etiopía y el motivo por el cual cada 13 de julio se celebra el Día Internacional del Rock. En los años de culto a lo excesivo, dos macroconciertos simultáneos en Londres y Filadelfia, y retransmitido en 72 países. Si Woodstock es la cuna del rock para los hippies de los sesenta, el Live Aid marco toda la década de los ochenta. U2, Phil Collins, Paul McCartney y el apoteosis: 20 minutos de Queen que sintetizaron a la perfección un concierto de rock: baladas, coros y solos de guitarra. Freddie Mercury se había ganado al público con su actitud potente y cantos operísticos.

Gimme Shelter (1970)

Documental que muestra parte de la gira American Tour 1969 de los Rolling Stones. Dirigido por los Hermanos Maysles y Charlotte Zwerin, la cinta retransmite el Altamont Speedway Free Festival, un supuesto evento musical pacífico para cerrar la década de los 60. El festival se volvió violento debido a la pésima organización y la elección del grupo de motoristas Hell’s Angels como cuerpo de seguridad. Mientras suena Under my thumb, un miembro del grupo asesina a Meredith Hunter. Los inicios del rock, en estado puro y sin escrúpulos.

The Filth and the Fury (2000)

De la contracultura estadounidense pasamos a la británica. The Filth and the Fury ayuda a entender qué supusieron los Sex Pistols y el surgimiento del movimiento punk en Londres en unos años sumidos por una segregación socio-económica y elevados índices de paro. El descontento, la irreverencia y las manifestaciones constantes facilitaron a unos jóvenes transmitir su furia y desafiar a la sociedad de su tiempo. La oda a la anarquía y al God Save The Queen descrito con entrevistas, testimonios de los miembros supervivientes del grupo, secuencias filmadas durante la época y la decadencia de Sid Vicious.

Some Kind of Monster (2004)

Esta cinta, en principio, iba a ser un vídeo promocional del octavo disco de estudio de Metallica. Una especie de making off que tornó en reportaje al encontrarse la formación en un momento delicado. Tras 14 años con los mismos integrantes, su bajista, Lars Ulrich, había abandonado el grupo y el líder, James Hetfield, se encontraba apartado de los escenarios para desintoxicarse de los excesos. El documental muestra a unas estrellas del rock humanas y desmitificadas, con una industria musical que ha explotado a los músicos y su futuro pende de un hilo.

The Last Waltz (1978)

Dirigido por Martín Scorsese durante el concierto de despedida de The Band, una de las bandas más influyentes del rock americano de los 70. Su pretensión: testimoniar una época y transmitir un estilo de música tan en boga en estos años. A través de The Last Waltz se transmite, desde un primer plano intimista, a rockeros que hablan de música. Interesa el artista, pero también la persona. La habilidad de Scorsese es mostrar la personalidad de los protagonistas, sirviéndose de sus conocimientos acerca del cine clásico. Muddy Waters, Neil Young, Van Morrison o Ringo Star son filmados por el director neoyorkino sintiendo la música con excesos, alegrías y egos.