DocumentaMadrid presenta su edición más "ambiciosa" y feminista
Foto: DocumentaMadrid

Cultura

DocumentaMadrid presenta su edición más "ambiciosa" y feminista

En España, desde hace 15 años, los documentales han encontrado su espacio en DocumentaMadrid, un festival dedicado a las múltiples expresiones de este cine.

por The Objective

Existen muchas formas de narrar historias, pero ninguna con tanta autenticidad y criterio informativo como el cine documental. En los últimos años, a pesar de que para muchos sigue siendo el género más discriminado, ha ido cobrando fuerza por su realismo, actualidad y naturaleza reflexiva para contar hechos y situaciones a través de personajes tomados de la realidad.

Muestra de este esplendor que vive este género es que tres de los cuatro últimos Osos de Oro concedidos en la Berlinale (Festival Internacional de Cine de Berlín), han sido a documentales: ‘No me toques’ (2018), ‘Fuego en el mar’ (2017) y ‘Taxi’ (2015).

En España, desde hace 15 años, este género cinematográfico encuentra su espacio en DocumentaMadrid, un festival dedicado a las múltiples expresiones del cine documental. Un punto de encuentro anual entre creadores, profesionales y público con el fin de apoyar y promover este género. «DocumentaMadrid es un espacio de reflexión y pensamiento donde se ha conseguido que se superen los prejuicios que había con el cine documental», apunta Andrea Guzman, directora del festival, durante la presentación en el Palacio de Cibeles de la programación.

Este año, el festival celebra sus bodas de cristal con una «ambiciosa» edición en la que el pensamiento crítico, la naturaleza, la educación o el feminismo serán la base de más de un centenar de películas de 32 nacionalidades. «Nos sentimos especialmente orgullosos con esta edición, sentíamos que la celebración de estos quince años del festival merecía una propuesta diversa y transversal», cuenta David Varela, también director de DocumentaMadrid.

Así, por primera vez, la mitad de los títulos que compiten están firmados por mujeres directivas, contando con la presencia de la reconocida directora y guionista letona Laila Pakalnina, en palabras de Varela, «una de las voces más distinguibles y singulares del panorama cinematográfico mundial», de la cual se podrá disfrutar de una restrospectiva en seis sesiones agrupadas por temáticas, estéticas o conceptos habituales de su cine.

De esta forma, 54 películas entrarán a competir en las diferentes secciones oficiales del festival con el objetivo de «regalar la oportunidad única de conocer pequeñas y grandes historias de todo el mundo. Como un hombre que educa a su hijo para ir a la guerra, el proceso creativo de una bailaora flamenca, mujeres poderosas y el impresionante negocio de las armas, entre muchas cosas», ha dicho Guzmán.

Así en la Sección Competitiva Nacional, disputan nueve largometrajes y once cortometrajes, en Competitiva Internacional, nueve largometrajes y ocho cortometrajes, y en Fugas, una sección dedicada al cine más innovador y arriesgadonueve largometrajes y ocho cortometrajes.

Entre las piezas que compiten, Varela has destacado ‘Ainhoa: Yo no soy esa’, ‘Galatée à l’ infini’ o ‘Mikele’ de la competición nacional, mientras que de internacional señala ‘Of fathers and sons’ o ‘Blue Orchids’. Las películas seleccionadas en cada sección optarán al Premio del Jurado, dotado con 10.000 euros en el caso de los largometrajes y de 5.000 euros en el caso de los cortometrajes.

Además, el festival también ofrecerá una retrospectiva y una clase magistral del documentalista norteamericano Ross McElwee, que permitirá ver títulos como ‘Sherman’s March’, ‘Photographic Memory’, ‘Bright Leaves’ o ‘Six O’Clock New’, en Filmoteca. Otro de los invitados especiales es João Moreira Salles, “un cineasta fundamental del cine brasileño contemporáneo”.

Así, con el objetivo de llegar a todo tipo de públicos, la programación de este año podrá verse desde el 3 al 13 de mayo en muchos más lugares que en ediciones pasadas, desde Cineteca Madrid, Filmoteca Española, Casa de América Instituto Francés hasta la Sala Equis, Casa del Reloj y varios centros culturales de los distintos distritos de la capital.