El hotel de lujo en el que pasaron la noche los dos 'pavos presidenciales' indultados

Cultura

El hotel de lujo en el que pasaron la noche los dos 'pavos presidenciales' indultados

En cama individuales, con televisión y calefacción. Así pasaron la noche los dos pavos indultados en este lujoso hotel de unos 250 dólares la noche.

por The Objective

Se ha convertido en tradición el ritual de indultar a uno o dos pavos que se salvarán de ser degustados en Acción de Gracias, que esta año se celebra el 23 de noviembre. La ceremonia tiene lugar anualmente en la Rosaleda de la Casa Blanca, donde el presidente de turno, en presidencia de su familia y un elevado número de periodistas, decide perdonar la vida a una o ambas aves. Este año, Drumstick y Wishbone, cuyo nombre ha sido elegido por un grupo de escolares, han sido los suertudos. Dos pavos procedentes de Minnesota y de un peso de unos 20 kilos a los que Trump decidió el martes perdonarles la vida en su primera ceremonia de este tipo que esta año celebraba su 70 aniversario. Además, los estadounidenses también podían votar a través de la página web de la Casa Blanca a qué pavo debería indultar el presidente estadounidense. El 60%, en esta ocasión votó por Drumstick.

La noche de hotel de Drumstick y Wishbone en el Washington Intercontinental

La National Turkey Federation es, desde 1947, la encargada de criar a los pavos del presidente. El proceso es el siguiente: selecciona a 80 pavos recién nacidos que, desde su más tierna infancia, son preparados para protagonizar la ceremonia. Su dieta es distinta a la del resto, más rica en carbohidratos –principalmente maíz y soja fortificada– con el objetivo final de que superen los 20 kilos, explica Zachary Crockett en Priceonomics.

Cuando se va a acercando el Día de Acción de Gracias –el último jueves del mes de noviembre–, los granjeros seleccionan a los veinte especímenes más grandes y con mejor comportamiento y los entrenan para dar la talla ante las cámaras. Hay que tener en cuenta que un pavo presidencial tiene que estar uno 15 minutos aguantando los flashes de los fotógrafos, sin intentar huir o atacar a algún político. Posteriormente, dos son los elegidos por el personal de la Casa Blanca para protagonizar la ceremonia. La decisión final queda en manos del presidente: salvar a una o a las dos aves.

Sin embargo, en los días previos al evento, los animales son tratados con las más altas distinciones. Como informa la National Trukey Federation, Drumstick y Wishbone pernoctar en el lujoso hotel de cinco estrellas Willard InterContinental Washington, a tan sólo seis minutos de la Casa Blanca. En camas individuales, con televisión y calefacción pasaron la noche en este lujoso hotel de unos 250 dólares la noche.

Tras la ceremonia, los dos pájaros fueron trasladados a Gobbler’s Rest, en el campus de Virginia Tech, un recinto hecho a medida dentro del Pabellón de evaluación de ganado del Departamento de ciencias avícolas, donde estarán acompañados de Tater y Tot, los dos últimos pavos a los que indultó Obama.  En el Día Nacional de Acción de Gracias el público podrá visitarlos.

George H. W. Bush fue el primer presidente que indultó a un pavo en 1989.