The objective

Further

Cultura viral

Cultura viral

El nuevo plan científico de China: construir la primera central de energía solar en el espacio

El gigante asiático quiere "una fuente inagotable de energía limpia para los humanos"

Foto: NASA | Unsplash

Una fuente de energía ilimitada. No, no es el tema de algún fantasioso relato de Isaac Asimov, sino el nuevo objetivo de China. El gigante asiático está planeando construir la primera central de energía solar en el espacio. Un plan que permitiría proporcionar seis veces más energía que las granjas solares terrestres y que haría posible que los coches eléctricos se cargaran en cualquier momento y en cualquier lugar. Uno de los investigadores del proyecto, Pang Zhihao, ha resumido la meta del ambicioso plan en una frase: “Una fuente inagotable de energía limpia para los humanos”.

Por qué esto es importante: China es el país con mayores emisiones de gases de efecto invernadero. Una transformación hacia las energías limpias tendría efectos en el medioambiente de todo el planeta.

Actualmente, la energía solar supone una forma sostenible de obtener electricidad, sí, pero uno de sus mayores inconvenientes es su baja disponibilidad. Cada vez que el sol se pone, la energía no llega. Cuando el cielo está nublado, tampoco. En el espacio no existe ese escollo y la central podría hacer una fotosíntesis permanente. Según los responsables del proyecto, esta estructura proporcionaría energía el 99% del tiempo.

El nuevo plan científico de China: construir la primera central de energía solar en el espacio 1

Lo más difícil, para China, es cómo llevar la estación de energía solar al espacio. Una de las opciones es construirla allí. | Foto: NASA | Unsplash

El proyecto, anunciado por el diario chino Science and Technology Daily, incluye que se lance el primer prototipo entre los años 2021 y 2025, pero el plato fuerte llegará, si se cumplen las previsiones de China, en 2030. ¿Cuál es el plato fuerte? Pues no es otro que una central de 1.000 toneladas. Es decir, pesa más que el doble de las cerca de 420 toneladas de la Estación Espacial Internacional que, a su vez, ocupa unas dimensiones similares a las de un campo de fútbol. El mamotreto orbitaría a unos 36.000 kilómetros de la Tierra.

Cómo llevar la central al espacio

Esta gran central generaría megavatios de energía solar. Una vez obtenida, se convertiría en electricidad y se transmitiría a la Tierra, pero la duda es evidente: ¿cómo? Los investigadores a cargo del proyecto explican que la solución es enviarla mediante rayos de microondas o láser. Pero, en realidad, cómo llevar la energía a nuestro planeta no es el mayor obstáculo al que se enfrentan los científicos chinos, según Pang. De hecho, su preocupación es, más bien, la contraria: cómo trasladar la inmensa central al espacio. El quebradero de cabeza es tal que, directamente, los científicos se están planteando la posibilidad de construirlo ya en el espacio mediante técnicas de impresión 3D. Otro problema de este invento son los efectos, todavía por determinar, de la radiación de microondas sobre la atmósfera de la Tierra y sobre la ecología.

La construcción del prototipo ya ha comenzado, en la ciudad de Chongqin. El vicepresidente de la Academia China de Tecnología Espacial, Li Ming, ha sido citado diciendo que espera que su país se convierta en el primero en tener una central de energía solar funcionando en el espacio. Mientras, lugares como Europa, Japón e India están estudiando esta misma tecnología.

El nuevo plan científico de China: construir la primera central de energía solar en el espacio 2

China es el país que emite más gases de efecto invernadero. | Foto: Mark Schiefelbein | AP

Tradicionalmente, la principal fuente de energía que ha abastecido a china es el carbón, lo cual ha convertido al país en el que más gases de efecto invernadero emite en todo el mundo. Las consecuencias, por lo tanto, de una transformación energética en China tendrían un impacto medioambiental que afectaría al resto del planeta. De momento, Pekín se ha marcado distintos objetivos de contaminación, pero no siempre ha logrado cumplirlos. El pasado septiembre, el país se comprometió a que al menos el 35% del consumo eléctrico procediera de energías renovables en 2030. Sin embargo, las emisiones de China crecieron tanto en 2017 como en 2018.

Además de desarrollar estaciones de energía solar en el espacio, el gigante asiático también está centrado en la energía eólica e hidroeléctrica, según Newsweek. Tiene los mayores recursos eólicos del mundo y planea disponer de 210 gigavatios de energía eólica el año que viene.

Noticias en tu inbox

¿Sin tiempo para las noticias? Nuestro equipo de redacción selecciona lo más relevante de la actualidad del día y confecciona para ti una Newsletter diaria que va directamente a tu bandeja de entrada. Suscríbete para recibir las noticias de última hora, los reportajes más fascinantes y las opiniones más razonadas.