El Roto: «La sátira refuerza los mecanismos de respuesta de la sociedad»
Foto: Alejandro del Estal| Cedida por el autor

Cultura

El Roto: «La sátira refuerza los mecanismos de respuesta de la sociedad»

Andrés Rábago es El Roto, viñetista del diario El País, acaba de publicar el libro 'La línea roja' (Libros del Zorro Rojo) y expone su obra gráfica hasta el 14 de mayo en la galería madrileña La Caja Negra

por Andrés Castaño

Trabajó en La Codorniz, Triunfo o Diario 16 . Sus viñetas afilan la realidad, producen un efecto de ignición en el lector. Texto y dibujo. Palabra reflexiva, casi un aforismo, junto a un dibujo cuidado, sin apenas gamas cromáticas. Casi presidiendo el blanco y negro. Viñetas que son muestras ácidas de la realidad.

«Mi trabajo podríamos decir que se basa en la sobriedad. En evitar lo innecesario y lo inútil. Por eso el uso del color en mi dibujo es muy limitado. Y siempre por una razón plástica de señalamiento o de juego, pero no utilizar el color por el color. Eso es otra cosa», nos comenta El Roto en su taller madrileño junto al fotógrafo Alejandro del Estal, responsable del reportaje gráfico. He aquí lo que dio de sí la charla con un artista reflexivo e incisivo.

El Roto: «La sátira refuerza los mecanismos de respuesta de la sociedad» 8

Imagen vía Libros del zorro rojo.

¿Tanto Andrés Rábago como El Roto tienen los mismos motores vitales?

La misma búsqueda. La búsqueda que alimenta todo, y es una búsqueda de lo trascendente. De la comprensión de la realidad. Parte de la ignorancia lógicamente, y de la pregunta eterna de «qué es esto».

¿Usted se considera ilustrador antes que otra cosa?

No soy ilustrador, que quede claro. Soy dibujante satírico. Pero no me considero más dibujante que pintor. Digamos que son dos terrenos distintos en los que intento dar el máximo de mi capacidad. Todavía está por ver cuál de los dos al final tiene más potencia.

Entre humor y sátira, ¿dónde se inserta?

Yo siempre en la sátira. El humor es un componente, pero para mí mi elemento básicamente es la sátira.

El Roto: «La sátira refuerza los mecanismos de respuesta de la sociedad»

Foto: Alejandro del Estal.

¿Nunca le ha tentado hacer humor político?

Es que, ¿qué es humor político? Tampoco sé muy bien qué es el humor. ¿Aquello que te hace reír? Pues eludo en lo posible la risa. Porque la risa es desactivadora. La risa descompone lo creado en tu mente. Lo vuelve de nuevo a su punto de origen. Por eso es por lo que creo que lo eludo.

Hay que distinguir el humor de la burla. La burla al poder es eficaz, pero también trivializa los problemas. Entonces intento verlo de otra manera y trabajar en otra línea.

Uno de los indicativos de una sociedad sana es que tenga sentido del humor ¿no? 

Por supuesto. El sentido del humor requiere un refinamiento. El sentido del humor es básico para convivir, para uno mismo. Para no tener un exceso de ego. Generalmente la gente que tiene mucho ego tiene poco sentido del humor. 

¿La sátira y la ironía son elementos básicos para el crecimiento, como sociedad y como persona?

Sin duda. Y también para estructurarnos de otra manera. Básicamente se trata de romper esquemas establecidos, generalmente desde el propio poder. Desmontando esos esquemas, que es el funcionamiento de la sátira, poder crear esquemas alternativos: formas de pensamiento alternativo, nuevas formas de pensar… Nuestras mentes están estructuradas en una dirección determinada, entonces tenemos que desmontar ese tinglado para poder organizarlo de otra manera. 

El Roto: «La sátira refuerza los mecanismos de respuesta de la sociedad» 5

‘Multitud caminando de espaldas para
no ver a donde los llevan’ (2020) Dibujo a tinta, acuarela y rotulador. El Roto | Imagen de la exhibición ‘La linea roja’ en el catálogo de la ​Galería La Caja Negra.

¿La realidad es su principal fuente de ingredientes a la hora de trabajar?

En principio sí. Pero también hay que poner en cuestión la propia realidad. Es decir, el concepto de realidad tiene también que ser sujeto a estudio, a análisis. Porque no podemos partir de la base de que conocemos la realidad. Cada época ha tenido una realidad distinta. Nosotros mismos en nuestras propias vidas, incluso en instantes distintos, tenemos una visión distinta de lo real. También eso hay que ponerlo en cuarentena. Forma parte de eso que llamamos el desmontaje en altura. Digamos que la percibimos con nuestros propios esquemas establecidos, entonces al poner en cuestión esos esquemas también pones en cuestión la propia realidad.

¿Cuál sería el mejor escenario para el humor, para la sátira?

No me parece que eso sea relevante. La sátira es parte de la imperfección. En una sociedad perfecta la sátira no tendría cabida. Pero creo que no llegará esa situación.

No es lo mismo su obra como artista plástico que su viñeta diaria. Lógicamente en esta última hace un cuestionamiento, plantea dudas.

Si me permites hay una posición común en las dos. Y es la voluntad de comprensión, y la voluntad de servicio. En las dos se da esa misma voluntad. Y también las dos están de alguna manera conectados por el territorio de la plástica. En las dos se produce esa indagación plástica, y el intento de que esa plástica sea potente. Son puntos en común, que tienen su origen justamente en la personalidad, y en lo que subyace detrás de todo eso. Mientras que una se relaciona con lo físico, la otra se relaciona con lo metafísico.

El Roto: «La sátira refuerza los mecanismos de respuesta de la sociedad» 1

Foto: Alejandro del Estal.

Hay una gran tradición de viñetistas en la prensa diaria ¿Se siente al margen de coetáneos? 

La tradición se rompió en un momento determinado. En España hemos tenido una dictadura que anuló todo este tipo de trabajo. Habría que volver otra vez a unas raíces que tampoco se dieron tanto en España, a pesar de Goya, que es el ejemplo paradigmático. En el carácter español se va más a la lucha partidista que a la comprensión, elevarse de esa lucha partidista solo lo consiguieron unos pocos, entre ellos Goya. Es importante darse cuenta de que ese trabajo no tiene que ser un instrumento de lucha política, sino de comprensión del orden de la realidad, una mirada más elevada. 

Hubo una voluntad también en otro grandísimo, Chumy Chúmez. Que también tuvo una voluntad plástica. Quizás Máximo y él son dos ejemplos estupendos de un trabajo próximo, de calidad. Y no son los únicos.

La altura a la que había llegado la plástica en los grandes dibujantes europeos de entreguerras no se ha alcanzado posteriormente: Castelao,  Solana, José Guerrero, Julio Cebrián eran excelentes. Además de la gente de [la publicación] La Codorniz.

¿Usted cree que no se cuida esa tradición de viñetistas?

Creo que básicamente se ignora. Es lo que hay. Estamos en una fase pobre, limitada, culturalmente. No podemos esperar grandes cosas en un momento culturalmente bajo.

El Roto: «La sátira refuerza los mecanismos de respuesta de la sociedad» 6

‘El agitador’ (2020) Dibujo a tinta, acuarela y rotulador. El Roto. | Imagen de la exhibición ‘La linea roja’ en el catálogo de la Galería La Caja Negra.

Uno de los retos más duros de un artista es no perder el rumbo, ser fiel a uno mismo y seguir su propia evolución.

O no someterte a los dictados ajenos. Ni siquiera someterte a la opinión imperante. A veces hay que opinar en contra de la opinión dominante, porque no tiene por qué ser la opinión correcta. No hay que dejarse arrastrar por las corrientes de opinión, que son muy potentes y a veces no provienen de las directrices sino es algo que te envuelve tal y como estás: respiras eso. A veces puede resultar chocante tu pensamiento y no ser comprendido. Cuando todo el mundo permanece impávido significa que estás dentro de la corriente dominante. Hay que estar al margen de eso y situarte en un punto que es el centro de ti mismo.

En sus viñetas cuestiona a los poderes políticos, económicos y financieros, ¿cree que de alguna manera esos poderes pueden sentirse ultrajados?

No les afecta para nada. Si alguien piensa que se puede cambiar algo a partir de la sátira, está equivocado. Lo que se hace es reforzar los mecanismos de respuesta de la sociedad y eso es muy importante. Refuerzas el sistema inmune. Por eso es buena la sátira, porque reactiva los sistemas inmunes de la propia sociedad. Que ya están ahí, pero tú los refuerzas. Y ese aspecto es lo que la sátira puede tener de beneficioso, o de saludable.

El Roto: «La sátira refuerza los mecanismos de respuesta de la sociedad» 2

Tampoco tiene ningún tapujo en cuestionar cosas en los medios.

Lo que cuestiono en los medios de comunicación es que los propios medios, o las personas que trabajan en ellos, han dejado de creer en los medios. Hablo de medios en papel. Para mí el papel es importantísimo. Si abandonamos el papel, la sociedad se va a ver muy debilitada. 

Es verdad que los medios en papel tienen enormes deficiencias y están al servicio del poder, clarísimamente. Pero hablo ya de otra cosa incluso, que va más allá de esas miserias del periodismo. La necesidad de documento, la perderemos en el momento en el que el papel no exista. No hay documentos en internet y la ausencia de documentos nos debilita porque podemos ser mucho más fácilmente manipulables.

No solamente se pueden borrar los rastros, que se borran, sino que además se pueden modificar, se quedan obsoletos los propios mecanismos donde se guardan, que no sabemos quién los guarda y qué pasa con ellos. Dependes totalmente de otros. Mientras que si tienes un recorte, ahí está todo documentado, ese recorte no se puede modificar, no hay manera de tacharlo y poner otra cosa. Un papel es un documento importantísimo.

La tecnología ha aparecido en algunas de sus viñetas, ¿le gusta como temática?

No me ocupo demasiado de la tecnología. Tengo una mirada distante de la ciencia y de la tecnología, porque se han convertido en una especie de nueva religión y detesto esta forma que han adoptado.

Andrés Castaño

Periodista freelance especializado en cultura y espectáculos. Colabora regularmente en El Duende de Madrid y en las webs El Asombrario e Indienauta.