Cuando Bob aguó el 11 de Septiembre
Foto: Portada de 'Rage' de Bob Woodward| KYR News

Política y conflictos

Cuando Bob aguó el 11 de Septiembre

El libro de Bob Woodward le viene estupendamente a Biden para preparar el primer debate presidencial mientras Trump se dedica a negar el cambio climático en una California cada día más desértica

por Borja Bauzá

Actualizado:

El miércoles pasado, pocas horas después de enviar esta crónica semanal, se confirmó lo que muchos sospechaban: Donald Trump sabía desde el principio que el coronavirus era peligroso… y decidió ponerse de perfil. La confirmación ha llegado en un nuevo libro sobre el presidente. Lo que ocurre es que este, a diferencia de los últimos, no lo firma un ex compadre rebotado ni tampoco un familiar con ganas de sacarse unos billetes aireando trapos sucios. Este viene firmado por Bob Woodward, el reportero que saltó a la fama en los años 70 por investigar junto a otro colega aquel escándalo, el del Watergate, que desembocó en la dimisión de Richard Nixon. Puesto de otro modo: el libro de marras, que ha aterrizado en las librerías con el título de Rage, lo firma un peso pesado.

Tan es así que Trump, en esta ocasión, no ha discutido la información. Todo lo contrario: ha reconocido que lo que aparece en el libro de Woodward es cierto y ha intentado explicarse repitiendo lo que ya le dijo en su día al periodista: “Le quité importancia al virus porque no quería causar el pánico”.

No obstante, y como era de esperar, infinidad de periódicos, televisiones y el Partido Demócrata al completo han saltado a la yugular. Porque una cosa es no querer que cunda el pánico –una intención noble en cualquier presidente– y otra muy distinta es irte a golfear con Bolsonaro, pelearte con los epidemiólogos de la Casa Blanca cuando te dicen que te pongas las pilas y soltarle a la sociedad estadounidense que no hay que alarmarse más de lo que se alarma uno con la gripe. O sea: nada. Hasta en la National Review, una revista conservadora que suele tratarle con cariño, se han echado las manos a la cabeza por la torpeza que supone haberle regalado semejante perla a Woodward.

Queda ver cómo juzga esta revelación el electorado. Hay quien piensa que estamos ante la gota que colma el vaso. Pero también hay quien piensa que, una vez más, ahora mucho ruido y luego pocas nueces.

Frente demócrata

Por si las moscas, Joe Biden ha decidido utilizar lo de Woodward para meterle un hachazo. El candidato del Partido Demócrata dijo, al enterarse, lo siguiente: “Lo sabía y le restó importancia. Y lo que es peor: mintió a los norteamericanos”. Era de esperar: al Donald la gestión del coronavirus le está pesando en las encuestas y a Biden cosas como ésta le hacen padre.

Cuando Bob aguó el 11 de Septiembre 2

Jill Biden, Joe Biden y Andrew Cuomo en la conmemoración del 9/11. | Foto: Amr Alfiky | Pool vía Reuters.

Biden, por cierto, está especialmente activo desde que ha comenzado el otoño. La semana pasada visitó la Zona Cero de Nueva York para honrar la memoria de los muertos del 11 de Septiembre y también estuvo en Michigan intentando reconquistar el corazón de los obreros del Medio Oeste diciendo que Trump no ha cumplido su promesa de impulsar las fábricas del país para que muchas cosas vuelvan a lucir la etiquetita de Made in America. Y que él sí lo hará, claro. Es un discurso, el de “yo sí impulsaré la producción nacional”, que también quiere trasladar a Wisconsin y Pensilvania. Jugada inteligente por su parte porque son lugares que en 2016 ganó Trump por muy poco y que suelen ser sensibles a este tipo de cuestiones.

Además, el candidato del Partido Demócrata, que tiene 77 tacos, ha decidido salir finalmente al paso de los rumores que circulan sobre el estado de su salud (mental). “Gracias a Dios gozo de buena salud. Pero sí, claro que me pueden pasar cosas. Y si eso sucede seré totalmente transparente”, dijo durante una entrevista concedida a la CNN. Acto seguido invitó al telespectador a compararle con el Donald, quien con 72 años tampoco es que sea un chaval. “Míranos. ¿Quién parece estar más en forma? ¿Quién puede moverse con más soltura?”. Afilando el hacha a dos semanas del primer debate presidencial, ¿eh Joe? Está bien saber que el tipo tiene dientes aunque cuidado con esas cosas, no vaya a ser que una parte de su electorado le acuse de gordofobia o algo.

Cuando Bob aguó el 11 de Septiembre 1

Kamala Harris vista con el gobernador Gavin-Newsom Auberry,-California. | Foto: Lucy Nicholson | Reuters.

Frente republicano

Tras aclarar un poco de aquella manera lo de Woodward, Trump continuó tachando compromisos de su agenda. El 11 de Septiembre estuvo en Pensilvania, muy cerca de donde se estampó el cuarto avión, para ofrecer un discurso en el que dijo que Estados Unidos es un país que “ha sido bendecido con los héroes más increíbles”; un país que todos están dispuestos a “defender hasta el último aliento”. Lo sorprendente es que habló en primera persona del plural. Habló en nombre de todos los estadounidenses. ¿Que por qué es sorprendente? Pues, hombre, porque la noche anterior dio un mitin en el que dijo que si Biden llega a la Casa Blanca dejará entrar a un porrón de terroristas.

Bastante más polémica fue su visita a California, que un año más sufre la peor ola de incendios de su historia. Allí dijo que lo del cambio climático es una pantomima y que lo que tienen que hacer las autoridades estatales es barrer bien los parques nacionales. ¡Que las hojas secas prenden, coño! La afirmación no le sentó bien al gobernador de California, Gavin Newsom, del Partido Demócrata, que le contestó que el 57% del territorio californiano lo componen bosques que se encuentran bajo gestión federal. Vamos, que si de lo que se trata es de coger la escoba que no le miren a él.

Cuando Bob aguó el 11 de Septiembre

Los asistentes a un mítin de Trump en Jupiter, Florida, aún creen que el Covid-19 no es más que una gripe. | Foto: Jonathan Ernst | Reuters.

Con todo, algunas encuestas locales siguen dando buenas noticias al Donald. Recientemente ha tocado Florida, donde ambos candidatos se encuentran empatados con, ojo, el 50% de la población latina pensando muy seriamente decantarse por el Partido Republicano.

Borja Bauzá

Licenciado en Historia. Ha publicado en The Objective, Jot Down, Letras Libres, Panenka, El Confidencial, El Español y en la revista norteamericana Jacobin.