Crecen las voces discrepantes
Foto: | Reuters

Política y conflictos

Crecen las voces discrepantes

Biden consigue tender puentes dentro del Partido Demócrata mientras cada vez más representantes del Partido Republicano intentan distanciarse de la Casa Blanca

por Borja Bauzá

Actualizado:

En el otoño de 1972, poco antes de salir elegido senador, un jovencísimo Joe Biden concedió una entrevista al Wilmington News Journal en la que dijo lo siguiente: “No soy tan progresista como la gente se cree”. La declaración buscaba convencer a los votantes moderados de Delaware de que, pese a querer la retirada de Vietnam y apoyar el movimiento por los derechos civiles de los negros, no estaban ante un extremista.

En las décadas que siguieron a su entrada en política aquel discurso apenas sufrió alteraciones. La cantinela siempre fue la misma. Por eso, en el imaginario popular estadounidense, Biden figura como ese político campechano, enrollado y abierto al cambio pero sin pasarse. Como el tipo más centrista de un partido, el Partido Demócrata, dominado por el centrismo.

Sin embargo, poco después de convertirse en el candidato presidencial Biden, haciendo gala del buen olfato político que le ha mantenido en el sillón durante medio siglo, decidió que el ala izquierdista del partido no podía seguir siendo ignorada. En consecuencia, accedió a crear seis grupos de trabajo en los que representantes de su querido centrismo y representantes del izquierdismo promovido por el incombustible Bernie Sanders discutirían sobre el cambio climático, el sistema educativo o las políticas de inmigración, entre otros asuntos ‘calientes’. Biden prometió tomarse muy en serio las recomendaciones de esos comités.

Crecen las voces discrepantes

Biden en un evento de campaña en Delaware. | Foto: Kevin Lamarque | Reuters.

Frente demócrata

Pues bien: uno de esos grupos de trabajo, el dedicado a examinar la cuestión climática, acaba de presentar sus conclusiones. Y, a juzgar por ellas, los representantes izquierdistas se han llevado el gato al agua. Una de las recomendaciones, por ejemplo, dice que Biden debe buscar la manera de lograr que las energías limpias se conviertan en el motor del país a partir del 2035. Esto implicaría un programa energético mucho más ambicioso que el que defendía Biden hace tan solo unos meses, cuando dijo que iba a poner en marcha medidas para reducir las emisiones de dióxido de carbono antes del 2050.

Quienes han seguido las sesiones de trabajo del comité y han leído sus conclusiones han dicho que aunque no se está pidiendo abrazar el Green New Deal al completo –un conjunto de propuestas pensadas para reducir de manera seria y eficaz el calentamiento global y lograr una economía sostenible– sí se estaría pidiendo abrazar una parte del mismo. Abrir camino, vaya.

Crecen las voces discrepantes 2

Alexandria Ocasio-Cortez en Queens. | Foto: Mike Segar | Reuters.

El hecho de que Alexandria Ocasio-Cortez, una congresista famosa no solo por su edad (tiene 30 años) sino por ser una de las voces más ‘combativas’ del Partido Demócrata, esté contenta con el resultado del grupo de trabajo da una idea de por dónde han ido los tiros. “Al principio, cuando se anunció su creación, en el ala progresista del partido se respiraba mucho escepticismo”, declaró hace unos días al New York Times antes de añadir que, visto lo visto, creía que se estaba avanzando, por fin, en la dirección correcta.

Frente republicano

Mientras Biden consigue tender puentes en un Partido Demócrata que salió muy dividido de las últimas elecciones presidenciales, Donald Trump ve cómo cada vez son más los representantes del Partido Republicano que intentan distanciarse de la Casa Blanca.

Joni Ernst, una senadora de Iowa, ha sido una de las últimas voces discrepantes. Se pronunció en la tele, durante el famoso programa “State of the Union”, tras ser preguntada por los discursos que había dado el presidente con motivo del Día de la Independencia.

Crecen las voces discrepantes 1

La senadora  Joni Ernst | Foto: Tom Williams / Pool vía Reuters.

Trump, que dio su primer discurso el viernes en el Monte Rushmore (el que tiene los bustos de Washington, Jefferson, Theodore Roosevelt y Abraham Lincoln tallados en una de sus caras) y dio el segundo en las inmediaciones de la Casa Blanca un día después, cargó contra “el nuevo fascismo de la extrema izquierda” que estaría promoviendo una “revolución cultural” para, así, rescribir la historia de los Estados Unidos.

“La ideología radical que está atacando nuestro país dice pedir justicia social. Pero, en realidad, esa ideología acabaría con la justicia y con la sociedad”, declaró el presidente en el Monte Rushmore ante miles de seguidores. “Lo que haría sería transformar la justicia y convertirla en un instrumento para la división y la venganza; nuestra sociedad libre acabaría siendo un lugar de represión, dominación y exclusión. Nos quieren silenciar, pero no podrán”. Además, definió las protestas surgidas tras la muerte de George Floyd a manos de la policía como “un tumulto violento” que busca desatar “una ola de crimen”.

Crecen las voces discrepantes 4

Fuegos artificiales sobre el icónico Monte Rushmore. | Foto: Tom Brenner | Reuters.

 

Al día siguiente, en las inmediaciones de la Casa Blanca, Trump declaró estar cerca de derrotar “a la izquierda radical, a los marxistas, a los anarquistas, a los agitadores, a los saqueadores y a toda esa gente que no tiene ni idea de lo que hace”.

Aunque varios pesos pesados del periodismo conservador que no tienen problema en criticar al Donald si lo creen oportuno aplaudieron en esta ocasión sus palabras, Ernst se distanció del mandamás y dijo que lo que más necesita el país es “aunar esfuerzos para discutir sobre nuestro pasado”. En cuanto a las protestas por la muerte de Floyd, la senadora de Iowa destacó la cantidad de movilizaciones pacíficas que han tenido lugar y declaró que la protesta cívica es el tipo de protesta que ella quiere seguir viendo.

De telón de fondo, claro, la crisis vírica. El bicho sigue atizando. Entre el discurso del Monte Rushmore y las matizaciones de Ernst en “State of the Union” se registraron 94.000 casos nuevos.

Borja Bauzá

Licenciado en Historia. Ha publicado en The Objective, Jot Down, Letras Libres, Panenka, El Confidencial, El Español y en la revista norteamericana Jacobin.