The objective

Further

Cultura viral

Cultura viral

Ángel Rojas: "A los políticos no les interesa la cultura, mucho menos el flamenco"

Foto: Ángel Rojas

El flamenco es el agua de un búcaro, un sol que brilla lejos, una niña que se arranca a bailar, una abuela friendo huevos. El flamenco es sentimiento, es pasión, es el corazón latiendo sangre andaluza al sonido de una guitarra. Es expresión, porque hay quien no conoce otra forma de manifestar sus sentimientos que con alma y tacón. Y flamenco también es Ángel Rojas, bailaor, coreógrafo y director de este arte gitano cuyo plan es bailar hasta que su cuerpo se lo permita.

Madrileño de raíces cordobesas, su forma de entender esta vocación quedó marcada por no haber nacido en una cuna flamenca. "Como todo en mi vida, empecé a dedicarme a esto por casualidad, pero llegó de una forma muy rotunda y profunda, no pude evitar no seguirlo", cuenta el artista a The Objective quien recuerda cómo esta 'llamada' vibró en él a los 13 años, "muy tarde", recuerda Rojas, "pero estudié mucho y exploté mi tiempo y talento".

A partir de ese momento las seguidillas, las bulerías, los fandangos y las alegrías pasaron a formar parte de la banda sonora de su vida, y los tablaos, su suelo más firme que pisar. Camarón o Rafael Farina, su melodía más cotidiana.

Ángel Rojas:

Ángel Rojas frente al cartel Flamenco Madrid 2018. | Foto: The Objective

Ahora, con un camino hecho a base de tesón, honestidad, nobleza y compromiso aterriza un año más en el Teatro Fernán Gómez para dirigir la 4ª edición del festival Flamenco Madrid 2018 que, a partir del 16 de mayo y hasta el 10 de junio, acogerá a un gran elenco de profesionales del flamenco y la danza española que durante casi un mes deleitarán, sin adornos ni argumentos, sólo usando el lenguaje del baile y de la danza, a los asistentes. "Flamenco Madrid este año se presenta como un festival muy honesto y muy directo en cuanto al mensaje, y con una programación muy coherente con respecto a una ciudad como Madrid que necesita grandes proyectos o proyectos con mentes abiertas".

Y es que en esta edición, el flamenco lleva a la función la 'M' de mujer con una programación que promueve la singularidad de la mujer artista y creadora. "Esta gala busca una conexión con lo social, para mí era muy importante que tuviese un mensaje, no sólo entretenimiento", apunta Rojas, y añade: "El mensaje es la búsqueda de la igualdad y el respeto entre nosotros. Un intento de cambiar la sociedad desde la cultura".

De esta forma, la figura icónica de la violetera estará muy presente en los cuatro días de festival donde se reunirá a un ramillete de esas figuras de nuestro siglo. Rosario Toledo, Lucía 'La Piñona', María Moreno, Carmen 'La Talegona' y Mercedes de Córdoba destacan entre ellas.

Cantaoras, cantautoras y yeyés de un tiempo diferente escrito con sus cantes y vivencias compartidas fuera y dentro de los escenarios a lo largo de los años. Mujeres apasionadas, mujeres emprendedoras, mujeres flamencas que marcan de norte a sur el faro a seguir en la igualdad, el respeto y la lucha por conseguir un mundo mejor.

Ángel Rojas:

Ángel Rojas en una actuación en el célebre tablao madrileño Corral de la Morería. | Foto cedida por Ángel Rojas.

La mujer ha sido eje transformador de la sociedad, ¿cuál es su importancia en el flamenco?

Históricamente ha sido mucha. El mundo ha estado copado por el hombre, ahora menos, pero lo sigue estando. Ha habido mucho talento desperdiciado porque antes, por mucho talento que tuviera una mujer, si se dedicaba al flamenco era una 'pilingui' o una mujer de mala vida. Ahora, gracias a la labor que se ha hecho desde muchos sectores, sobre todo, desde el femenino, hemos podido llegar a una paridad en el flamenco.

¿En el flamenco la mujer se tiene que esforzar mas que el hombre para triunfar?

Depende de donde la ubiques. En la guitarra o en la percusión sí, en el cante y en el baile no. En la actualidad, generalmente no es un lugar donde la mujer tenga que luchar por encima del hombre. No es un lugar hostil para las mujeres, de hecho hay muchas figuras femeninas muy importantes como Carmen Amaya, Cristina Hoyos o Pastora Imperio. No hay tanta desigualdad.

Es cierto que la mujer ha tenido siempre mucha presencia. No se puede entender el flamenco sin la figura femenina. En este sentido, ¿ha revolucionado la mujer el flamenco frente a otros sectores donde apenas ha tenido presencia?

Creo que tanto como revolución, no. Pero tampoco el hombre. Hablar de revolución es demasiado superlativo porque creo que ha habido mucho talento femenino escondido. Pero sí es cierto que todos estos logros conseguidos deberían de servir como ejemplo y otros sectores deberían de mirar hacia éste y tomar nota.

¿Crees en este arte como arma de empoderamiento femenino?

No me gusta el termino empoderamiento, porque parece que nos separa. Lo más interesante es unirse y apoyar al mas débil. Nosotros, con Flamenco Madrid 2018, buscamos poner en valor lo femenino.

¿Cómo ha cambiado la ética y la estética del flamenco en estos años que llevas ejerciendo?

La ética no ha cambiado mucho. Es la que es. Además, en una profesión que requiere tanto sacrificio, ésta es muy importante. Quien maneja bien el manual de la ética es quien tiene capacidad para andar lejos y, para que cuando llegue lejos y mire hacia atrás y vea lo andado, se enorgullezca de su camino y nadie pueda hacerle agachar la cabeza.

En cuanto a la estética, decía Mario Maya que el flamenco es una estética. Y es cierto. Ahora, la estética ha vuelto al mismo sitio donde comenzó, lo más moderno o transgresor se basa en lo más tradicional. La vanguardia del arte ahora mismo es volver al inicio y esto se va a prolongar, al menos, durante una década.

Ángel Rojas:

Ángel Rojas durante un momento de la entrevista. | Foto: The Objective

¿Cuáles son los hilos sociales que han hermanado a lo largo del tiempo a los viejos flamencos con los nuevos?

El vínculo de union es el traspaso de información y eso es lo que hace que este arte siga vivo. Esto es como una carrera de relevos, es un trabajo de equipo.

¿Es posible establecer un canon flamenco?

El canon es que tiene que haber cante, guitarra y baile o alguna de esas tres. Ese es el único patrón que marcaría. A raíz de ahí, todo es abstracto y libre.

El flamenco nació y viene de lo marginal, de la calle. Pepe Agujetas decía que para ser cantaor es mejor ser analfabeto porque quienes saben leer estropean la pronunciación. ¿El flamenco es cosa de pobres?

(Risas) Pepe Agujetas es un genio. Pero no, el flamenco no es sólo cosa de pobres. Es un arte universal que se ha escapado de nuestros dedos.

Cada vez son más los artistas flamencos que se alejan del purismo y hacen un flamenco más popular. ¿Está desapareciendo el purismo?

No, yo creo que cada vez el flamenco es mas grande y lo que está pasando es que el sector está creciendo y desarrollándose muchísimo. Su proyección ha sido muy difícil, pero ahora se ha convertido en un arte de primera línea. El flamenco es de quien lo quiera cuidar, donde haya alguien que quiera amarlo y entenderlo habrá un flamenco. Desde la parte mas purista cuesta entender que ya no sea sólo algo nuestro, es del mundo y eso hace que sea un arte universal.

Durante 2016 y 2017, realizaste dos giras de cursos en Argentina, Brasil y Chile. ¿Crees que el flamenco se valora más fuera que en España?

Lo que creo es que se aprecia más porque es mas exótico. En España lo que falta es más cercanía entre los artistas. Una cercanía real, ya que este arte marca mucho la individualidad. En Flamenco Madrid 2018 hay varias muestras que dan ese punto de unión, como la gala inaugural en la que 12 artistas, que han desarrollado su carrera individualmente, actuarán juntas. ¡Va a ser un bombazo!

Lo que pasa es que hay mucho recelo entre artistas. Pero si cada uno de nosotros somos capaces de contextualizar nuestro ego y parapetarlo y vernos en el del enfrente, podríamos superar todas esos escollos. Sin embargo, las inseguridades en el arte son muy complicadas.

Y por otro lado, también hay que reconocer que no sabemos venderlo colectivamente. No hay una apuesta ni un plan en común, sino proyectos aislados que no se conectan. Desde las instituciones, que son las que tienen la obligación, no hacen nada. Pero nada nos debe extrañar si partimos de la base que en España no conseguimos ni hacer un pacto en educación y despolitizarla. Teniendo en cuenta esto, el resto de la cultura queda en segundo plano.

¿Ha dejado de interesar el flamenco a los políticos?

Nunca les ha interesado. A ellos no les interesa la cultura. Si les interesase, este país funcionaria de otra forma. Y el flamenco mucho menos.

 

Ángel Rojas:

Ángel Rojas durante una de sus actuaciones. | Foto cedida por Ángel Rojas.

 

 

 

Noticias en tu inbox

¿Sin tiempo para las noticias? Nuestro equipo de redacción selecciona lo más relevante de la actualidad del día y confecciona para ti una Newsletter diaria que va directamente a tu bandeja de entrada. Suscríbete para recibir las noticias de última hora, los reportajes más fascinantes y las opiniones más razonadas.