¿Es la falda masculina la tendencia más potente de esta temporada?
Foto: Thom Browne · Hesher · Chopova Lowena

Lifestyle

¿Es la falda masculina la tendencia más potente de esta temporada?

Esta temporada, los diseñadores de moda masculina han tirado el libro que dicta las reglas de género por la ventana vistiendo a los hombres con, en fin, cualquier cosa menos pantalones

por Vanessa Santos Ferreiro

The Hollywood Reporter escribió en una ocasión que «la influencia de Nirvana en la moda y el estilo podría ser más duradera que su producción sonora». No se equivocaba. Los vaqueros rotos, los cárdigans de punto agujereados, las gafas de sol inspiradas en las de Jackie O y las boas de plumas definieron la estética de la escena grunge de la mano de Kurt Cobain y el atuendo de miles de jóvenes desencantados a principios de los años 90. El pasado mes de abril, el cantante norteamericano Post Malone se subió al escenario enfundado en un delicado vestido de flores sobre una camiseta blanca en su concierto tributo a Nirvana. El look, firmado por la diseñadora Catherine Hahn, era un homenaje a Kurt Cobain, que llevó un vestido similar en un concierto en Amherst, Massachusetts, en 1990. La interpretación de Malone fue alabada por sus fans y por la prensa especializada, pero también supuso un revulsivo para la diseñadora, que decidió lanzar este mismo verano su propia colección de vestidos para hombres, Hesher World. 

Entre las celebridades que se han puesto falda figuran Young Thug –que también llevó un vestido en la portada de su disco de 2016, Jeffery, Harry Styles en Vogue –convirtiéndose así en el primer hombre en aparecer en portada de la cabecera–, y Marc Jacobs que, de vez en cuando, aparece con las rodillas al aire en su cuenta de Instagram. También, en la década de los 90, Jean Paul Gaultier llevó las faldas para hombres a la pasarela masculina y Thom Browne hizo lo propio en 2007 para convertirlo en un recurso habitual de sus colecciones. 

¿Es la falda masculina la tendencia más potente de esta temporada? 1

Imagen de Young Thug de Jeffery vía Wikipedia.

Este año, uno de los informes de la plataforma de moda y tendencias Lyst incluyó una de las faldas de Browne en el top 10 de los artículos de moda más deseados del segundo trimestre de 2021. Era la primera vez en la historia de Lyst que una falda se cuela en el top 10 de moda masculina.

La falda como declaración de intenciones

Ya lo dijo Miguel Adrover: «La mitad de los hombres del mundo llevan falda desde siempre». Y es que desde que existen las prendas de vestir, los hombres han llevado faldas. Ahí está, sin ir más lejos, el kilt escocés, esa falda plisada de cuadros que han llevado desde Carlos de Inglaterra a Ewan McGregor. Sin embargo, los prejuicios sobre el género han ido acabando con la idea de forma generalizada, relegándola definitivamente a la sección de ropa femenina. Ni siquiera el look de falda con corbata que Jean Paul Gaultier subió a la pasarela en la primavera de 2002 –y que era el híbrido perfecto entre prendas típicamente masculinas y femeninas– alentó que este movimiento se extendiese más allá de la cultura pop. Hasta ahora.

¿Es la falda masculina la tendencia más potente de esta temporada? 3

Imagen del cover de la Vouge US de diciembre en la que Harry Styles luce un vestido de Gucci. | Vía Vogue.

Desde la temporada de primavera/verano de 2018, las faldas han ido ganando adeptos en las pasarelas de moda masculina gracias, en gran medida, a Thom Browne. Pero a la propuesta del diseñador de Pensilvania, se suman la de Burberry, Louis Vuitton y Off-White, además de otras firmas más jóvenes como Ludovic de Saint Sernin, Stefan Cooke o Chopova Lowena. Ante esto cabe preguntarse si la falda masculina continúa siendo un acto revolucionario o si se trata de una evolución natural que discurre paralela a la evolución del concepto de masculinidad. Lo cierto es que la cultura de Tik Tok, los volantes de Styles y la aceptación definitiva de la moda no-gender, ha propiciado un nuevo escenario en el que la falda masculina –o el vestido– no solo parece tener cabida, sino que simboliza como ninguna otra prenda el nuevo sino de los tiempos.

¿Es la falda masculina la tendencia más potente de esta temporada? 2

Imagen de una de las faldas de Thom Browne vía Thom Browne.

En los últimos años, la moda masculina se ha ido revelando de una manera más transgresora que la femenina y ha tomado partido sobre la cuestión de género mostrando su rechazo a las identidades masculinas más rancias. Los chicos con lazos que hemos visto en la propuesta de Alessandro Michele para Gucci, las minifaldas y camisas semitransparentes de Ludovic de Saint Sernin o las faldas plisadas de Louis Vuitton no hacen sino confirmar que hace un tiempo que nos estamos encaminando hacia enfoques menos rígidos en la categorización de la moda, sobre todo de la masculina. 

¿Es la falda masculina la tendencia más potente de esta temporada? 4

Imagen de la colección de Chopova Lowena vía Chopova Lowena Website.

Sin embargo, y a pesar de todo, que un hombre lleve falda sigue siendo noticia y acaparando titulares en las publicaciones especializadas, pero la reflexión de base es muy simple. ¿Por qué, si las mujeres nos vestimos a veces con ropa «masculina», es raro que ellos hagan lo propio con nuestra ropa? ¿Podría la falda masculina llegar a ser una tendencia masiva?

Probablemente tenga que pasar todavía algún tiempo para romper algunos de los tabúes que todavía quedan en el mundo de la moda y que quedan reflejados perfectamente en el tuit que la escritora estadounidense Candace Owens compartió cuando Harry Styles se vistió de Gucci para la portada de Vogue. «No hay sociedad que pueda sobrevivir sin hombres fuertes. Oriente lo sabe. En Occidente, la constante feminización de nuestros hombres al mismo tiempo que se enseña el marxismo a nuestros hijos no es una coincidencia. Es un ataque directo. Traed de vuelta a los hombres varoniles». No se trata solo de la falda, sino de una noción de masculinidad trasnochada que se deriva de una construcción social tóxica y que hace que cada año mueran por suicidio más hombres menores de 49 años que por cualquier otra causa. Porque, en 2021, lo cierto es que si un hombre quiere llevar una falda, un vestido, un kilt o una túnica, debería ser absolutamente libre de hacerlo. 

Vanessa Santos Ferreiro

Madrileña de adopción desde hace casi una década, llevo a Galicia, su mar, sus montes y sus días grises siempre en el corazón. Adoro escribir, el cine y leer. Me apasionan las revistas (las de papel) y la moda. Me gusta la política de la moda y la moda política, hacer soñar, las cosas bonitas. Y por encima de todo adoro a mi perra, Annie (Hall).