The objective

Further

Cultura viral

Cultura viral

Estrés, ansiedad y depresión: los otros efectos colaterales del Brexit

Foto: Matt Dunham | AP

Solo sé que no sé nada. Esta frase, que se le atribuye a Sócrates, viaja siglos en el tiempo hasta nuestros días y se acopla al estado general de la sociedad británica. Brexit con acuerdo, Brexit sin acuerdo, prórroga del Brexit o incluso un segundo referéndum; son muchas las opciones que se barajan en una situación que ni tan siquiera tiene una salida clara, a pesar de que hayan pasado casi tres años desde que se votara en referéndum. Theresa May, que está en el poder, está tan perdida como el resto.

La incertidumbre tiene todo tipo de consecuencias socioeconómicas, e incluso está causando estragos en la salud mental de la población. Un 62% de los británicos afirma que el proceso de salida del Reino Unido de la Unión Europea les hace sentirse infelices, según un sondeo de la firma demoscópica YouGov para el canal 5 News. En consecuencia, la prescripción de antidepresivos también crece. Concretamente, un 13,4% desde 2016, según confirma un estudio del King's College de Londres publicado en The British Medical Journal.

En el primero de los estudios se establece que hasta un 11% de los encuestados considera que el Brexit ha tenido un impacto fuerte sobre su estado de salud mental, mientras que un 32% se siente afectado en menor medida.

Cualquier ruptura conlleva un potencial trauma, y la ruptura con la Unión Europea no es una excepción. El componente colectivo magnifica dicho trauma. El Brexit tendrá una serie de implicaciones, algunas profundas, en los servicios públicos británicos. Las políticas y legislación europeas influyen en aspectos como el sistema público de salud, la agricultura o el empleo. La futura ausencia de estas políticas y de esta legislación provoca no solo incertidumbre, sino incluso ansiedad.

 

Estrés, ansiedad y depresión: los otros efectos colaterales del Brexit 1

¿Merece la pena el Brexit? | Foto: Rui Vieira | AP

 

Agricultores en riesgo de suicidio

Los agricultores británicos no están pasando por su mejor momento. Al cambio climático, que afecta especialmente al sector primario, se le suma el Brexit. Los agricultores dependen especialmente del comercio con la Unión, pero sobre todo de los generosos subsidios del bloque para sus ingresos. La Política Agraria Común (PAC), que fue creada a principios de los 60 para proteger a los agricultores y ganaderos de posibles bajadas de demanda o de precio, es para el sector primario un pilar fundamental de supervivencia.

Aistair Mackintosh, de la Unión Nacional de Agricultores, le contaba recientemente al diario The Guardian que había “recibido muchas llamadas telefónicas preocupantes en las últimas dos o tres semanas de agricultores que quieren rendirse y que están contemplando el suicidio”.

No es raro que los colectivos más vulnerables, aquellos que afrontan mayores consecuencias, sean los más afectados. “Aquellos que se enfrentan a importantes eventos negativos en la vida pueden caer en problemas de salud mental, como la depresión y la ansiedad”, asegura la psicóloga clínica británica Hamira Riaz a Quartz.

 

Estrés, ansiedad y depresión: los otros efectos colaterales del Brexit 2

Un ganadero norirlandés. | Foto: Mstyslav Chernov | AP

 

La incertidumbre del extranjero

Si bien el Brexit, sus consecuencias y su incertidumbre están causando estragos en la salud mental de los agricultores británicos –el medio rural–, los millones de comunitarios –en muchas ocasiones, el medio urbano– son vulnerables también a la tensión emocional. Alrededor de 3,5 millones de ciudadanos de otros países de la Unión consideran que el Reino Unido es su hogar y, aunque el Gobierno se ha comprometido a permitirles quedarse después de que el Brexit sea efectivo, el Ejecutivo tiene el poder de revertir dicha promesa. Muchos de ellos no se sienten tan bienvenidos en el país como antes y esto está provocando episodios crecientes de ansiedad y depresión.

Otro grupo vulnerable a estos efectos es el de aquellos votantes anti-Brexit, es decir, el 48,1% de los que votaron en el referéndum. Un grupo de investigadores de la London School of Economics analizó un conjunto de datos de 35.000 personas en la Encuesta de Hogares del Reino Unido y halló un impacto estadísticamente significativo en la angustia mental desde la fecha del referéndum. Las personas que votaron a favor de permanecer en la Unión Europea informaron de un aumento de dicha angustia mental, incluyendo desde problemas para concentrarse hasta infelicidad, depresión y sentimientos de inutilidad. Es lo que los expertos denominan Brexit blues –algo así como la “depresión del Brexit”–. Un blues cuyas notas finales desconocemos, al igual que desconocemos en qué derivará esta histeria colectiva del Brexit.

Noticias en tu inbox

¿Sin tiempo para las noticias? Nuestro equipo de redacción selecciona lo más relevante de la actualidad del día y confecciona para ti una Newsletter diaria que va directamente a tu bandeja de entrada. Suscríbete para recibir las noticias de última hora, los reportajes más fascinantes y las opiniones más razonadas.